Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Oculta

“La cultura es la única reparadora de puentes que conozco” Paco Ignacio Taibo II

Paco Ignacio Taibo II está en Guatemala para participar en los últimos días de la Feria Internacional del Libro en Guatemala (Filgua). Es una de las grandes voces de la novela negra en América Latina y artífice del prestigioso festival Semana Negra de Gijón, España. Hoy habrá un conversatorio sobre su obra, a las 18:00 horas, y mañana conversará con Francisco Méndez sobre novela negra, a las 18:30 horas. En el Parque de la Industria. Admisión, Q5.

Fecha de publicación: 25-07-15
Paco Ignacio Taibo II Por: Jaime Moreno
Más noticias que te pueden interesar

Paco, vienes a la Filgua 2015. ¿Qué esperas de tu visita?

 

– Básicamente un encuentro con los escritores y lectores guatemaltecos. Llevo mucho tiempo publicando en México, mis libros han estado llegando con cierta regularidad a Guatemala y quiero encontrarme con los lectores y también con los colegas, ya que la desconexión entre nuestros mundos culturales es muy fuerte. También es de aprovechar la Feria para afianzar relaciones, llevar algunos libros y leer un poco de lo que se está produciendo por acá.

 

En este sentido, ¿es realmente fuerte la desconexión cultural entre ambos países? ¿Se sabe poco de lo que se produce en Guatemala?

 

– Sí. Esto es terrible dado que a lo largo de nuestra historia el exilio guatemalteco tuvo una fuerte presencia en México y gracias a eso algunos autores pudieron circular ampliamente, pero luego se dio una especie de vacío y a pesar de nuestra enorme cercanía la ausencia es muy grande. Tendríamos que reparar esa situación, tirar puentes… la cultura es la única reparadora de puentes real que conozco.

 

Hablando de tus libros y la novela negra. ¿De qué forma complementa o compite con géneros que son más propios del periodismo, con temas que la literatura le ha dejado a la comunicación?

 

– Creo que más que competir son géneros paralelos y complementarios. Muchas veces la ficción te permite profundizar más, llegar a aquellos espacios en los que el periodismo de investigación no puede llegar. La ficción te permite especular, unir los cabos que están sueltos. Además, te permite una reconstrucción narrativa, literaria, de la realidad. El reportaje tiene la virtud de poner sobre la mesa lo que conocemos como “los hechos”. En ambos casos tenemos el problema de que nuestra sociedad es dominada por la mano criminal, pero esta no solo se genera de abajo hacia arriba, lo criminal se genera de arriba hacia abajo. Vivimos en sociedades donde el abuso de poder y el autoritarismo son los grandes ejes que dominan el panorama.

 

En este sentido, la novela negra latinoamericana, desde el punto de vista de la ficción, ¿puede “superar” a la realidad? Es una realidad cruda, violenta…

 

– No es que intente superarla, no es que exista una pugna entre literatura y realidad. Al contrario, puede ayudar a contarla.

 

En América Latina vivimos un momento de cambios. ¿Es parte del ciclo de pugnas históricas o es un verdadero quiebre social?

 

– Creo que el panorama se ha ido balanceando hacia la izquierda, después de un proyecto neoliberal que está caduco. Es un proyecto que se vio afianzado en una primera etapa por el autoritarismo y las dictaduras. Creo que el péndulo da la vuelta ya hora se mueve hacia la izquierda.

 

El México actual, ¿cómo se ve?

 

– Es un país con una enorme tensión social, con muchas heridas abiertas y no resueltas, con un descarado abuso del poder y con un sistema en el que la corrupción se ha convertido en un desastre.

 

Pero es un panorama en el que también juegan los movimientos sociales…

 

– Juegan tratando de impulsar la rueda en el sentido contrario.

 

Como las redes sociales.

 

– Pero estas juegan un papel importante sin llegar a ser determinante. Son una alternativa ante unos medios de comunicación que no reflejan la realidad con precisión. Son complementarias y están creando un movimiento paralelo, autónomo y por lo tanto democrático.

 

¿Cómo se encuentra la literatura mexicana? ¿Qué caminos toma?

 

– Trato de seguir leyendo a mis colegas contemporáneos, pero la pérdida en los últimos años de una serie de autores claves en México, Fuentes, Montemayor, Monsiváis, ha dejado un vacío que creo aún no está cubierto.

 

Es una etapa de recambio…

 

– Es un recambio que se viene produciendo desde hace algunos años pero aún no se ha consolidado.

 

¿Los movimientos literarios en México hoy son congruentes con la línea histórica de la literatura en el país?

 

– Todos los años en México se producen dos o tres novelas y un par de libros de cuentos que son congruentes con la realidad. Esto es un síntoma de salud mental para la literatura mexicana.

Etiquetas: