[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Investigación

El exnarco y los militares que asesoran al Viceministro de Seguridad


Carlos Enrique Franco Urzúa, primer viceministro de Seguridad, contrató a un exconvicto que cumplió sentencia de 144 meses de prisión en Estados Unidos por narcotráfico (conspiración para enviar 1,300 kilos de cocaína a EE. UU.) para gestionar las actividades con la Dirección del Sistema Penitenciario y con la Dirección General de la Policía Nacional Civil, así como a cinco militares, entre ellos varios de sus compañeros de la Promoción 108 de la Escuela Politécnica, para que lo asesoren en las tareas del Despacho de Gobernación.

foto-articulo-Investigación

En apenas cuatro meses, Erik Donaire Constanza Bran se ha convertido en el principal operador y asesor técnico del viceministro de Seguridad, Carlos Enrique Franco Urzúa.

Según sus informes mensuales, Constanza es multitareas: igual asiste a las reuniones entre compañías de telecomunicaciones y la empresa que bloquea las señales telefónicas en  el Centro de Detención Preventiva de la Zona 18 para rediseñar, calibrar y reubicar los bloqueadores; crea protocolos de atención y abordaje de la conflictividad social; analiza  la ejecución presupuestaria del Sistema Penitenciario; apoya el monitoreo y coordina operativos contra la defraudación fiscal; ayuda a evaluar el desempeño de los Gobernadores Departamentales; supervisa la construcción de comisarías; como asesora a la unidad del nuevo modelo de gestión penitenciaria.

En enero pasado participó en una reunión entre el Subdirector General de Operaciones de la Policía Nacional Civil (PNC) para la creación de la nueva fuerza especial antipandillas con la colaboración de la embajada de Estados Unidos por medio de la Sección de Asuntos Antinarcóticos y Aplicación de la Ley (INL por sus siglas en inglés).

Lo que las autoridades asistentes ignoraban es que este bachiller en ciencias y letras que fue contratado a pedido directo del viceministro Franco Urzúa para gestionar las actividades con la Dirección General del Sistema Penitenciario y con la Dirección General de la Policía Nacional Civil entre otras actividades asignadas, tiene mucha experiencia penitenciaria pues pasó 12 años dentro de una prisión norteamericana por conspirar para enviar un cargamento de 1,300 kilos de cocaína hacia Estados Unidos.

La operación Augustine Cortez

Todo ocurrió entre 2005 y 2006.  Según los documentos del juicio realizado en la Corte del Distrito de Columbia, en 2005 la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, siglas en inglés) se enteró que Jorge Ricardo Bardales Bourdet estaba ayudando a un grupo de narcotraficantes colombianos a mover cocaína a través de Guatemala con la ayuda de policías corruptos.

A fines de 2005, la DEA inició una operación encubierta en Centroamérica para atrapar a Bardales y a sus cuatro co conspiradores:  Edgar Antonio Chiu Serrano, Erik Donaire Constanza Bran, Juan Daniel del Cid Morales y Álvaro Agustín Mejía. Para ello, reclutó a un informante confidencial con el seudónimo “Augustine Cortez” para que se hiciera pasar por un proveedor de cocaína y se reuniera con Bardales. Cortez grabó subrepticiamente todas las reuniones y llamadas telefónicas con el grupo, cuyas transcripciones fueron usadas por el Gobierno de EE. UU. en el juicio.

Bardales picó el cebo, en la primera reunión asistió con Chiu Serrano a quien presentó como un policía, y estuvo de acuerdo en ayudar a Cortez y le propuso cobrarle US$1 millón por mover 3,000 kilos de cocaína. Cortez le pidió a Bardales que hiciera los arreglos para dar seguridad a un contenedor con la cocaína.

En las semanas siguientes, Constanza, quien era el jefe de Chiu Serrano, siguió hablando con Cortez para programar una reunión en la que planeaba presentarle a dos policías. El 19 de julio de 2006 se reunieron en un restaurante de San Salvador, donde Cortez les dijo a los cuatro: Bardales, Constanza, del Cid y Mejía que tenía la intención de transportar 1,300 kilos por Guatemala. Bardales le aseguró a Cortez que los policías Del Cid (jefe de la División de Investigación Criminal) y Mejía (comisario de la PNC) se ocuparían del transporte y la seguridad.  Al final de la reunión, Cortez le pagó a del Cid US$10 mil por adelantado.

En agosto de 2006, Cortez se reunió con Constanza, Del Cid y Mejía en el mismo restaurante de San Salvador, pero no asistió Bardales, quien había resultado gravemente lesionado en un accidente automovilístico en los días previos a la reunión. Según Cortez, Constanza tenía documentos de una empresa de fachada que él controlaba, y que podía usarse para esconder la cocaína en medio de una carga legítima, específicamente, decoraciones navideñas. Constanza, quien tomo el liderazgo de Bardales y empezó a actuar como el jefe del grupo, le explicó a Cortez como enviar las drogas para evitar ser detectadas.

El 27 de septiembre de 2006, el grupo se reunió por tercera y última vez en el restaurante en San Salvador, pero todo era una trampa preparada por la DEA. A los 10 minutos de iniciada la reunión llegó la Policía salvadoreña y capturó a Constanza, Del Cid y Mejía.  Al piloto de Constanza, que estaba en el vehículo que los transportó le decomisaron dos pistolas pero no fue acusado de conspirador. El agente principal de la DEA, Stephen Fraga, supervisó el arresto.

Constanza, Del Cid y Mejía fueron entregados a los agentes Fraga y Jason Sandoval 90 minutos después del arresto y llevados de inmediato al aeropuerto de San Salvador donde fueron puestos a bordo de un avión de la DEA con destino a Estados Unidos.

Tras su arribo a Estados Unidos, Constanza, Del Cid y Mejía fueron presentados ante el juez John D. Bates de la Corte del Distrito de Columbia, quien se encargaría de juzgarlos. Bardales no fue juzgado debido a que falleció días después del accidente automovilístico y Chiu Serrano nunca fue capturado.

Erik Constanza Bran fue contratado como asesor técnico del Viceministerio de Seguridad el 8 de diciembre de 2020.

Durante el juicio, la Fiscalía estadounidense les ofreció a los tres conspiradores declararse culpables a cambio de una pena más benévola, pero solo Constanza firmó su acuerdo de culpabilidad; Del Cid y Mejía se declararon inocentes, y argumentaron que tenían una participación menor, que Constanza era quien les había convencido de participar en la operación.

A pesar de que Constanza se quiso retractar después de su acuerdo de culpabilidad, el juez Bates lo sentenció a 144 meses de prisión (12 años) y 60 meses de libertad condicional. Con los dos policías corruptos: Del Cid y Mejía, fue más severo: los condenó a 220 meses y 208 meses de prisión, respectivamente.

Los tres apelaron posteriormente su sentencia pero sin éxito.

Erik Constanza Bran se declaró culpable de narcotráfico en EE. UU.

De vuelta a Guatemala

Contanza recuperó su libertad el 10 de marzo de 2017.  Mejía saldrá de la prisión North Lake el 5 de julio de 2021; y Del Cid saldrá de Giles W. Dalby el 12 de mayo de 2022.

De regreso en Guatemala, Constanza, quien durante el gobierno de Alfonso Portillo había tenido cargos importantes (en 2000 fue miembro de la comisión interventora del Patronato para la Lucha contra el Alcoholismo, entidad por cuyos inmuebles el vicepresidente Francisco Reyes López estaba muy interesado; también fue secretario general de la Comisión del Plan Trifinio, una entidad controlada por la Vicepresidencia y de la cual fue director ejecutivo  su hijo Juan Francisco Reyes Wild; y entre 2001 y 2004 fue subcoordinador nacional y director del Fondo Nacional de Ciencia y Tecnología -FONCYT- en la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología -SENACYT), no enfrentó ningún proceso legal y buscó un trabajo otra vez con el Estado.

Del 16 de noviembre al 31 de diciembre de 2017 fue contratado por servicios técnicos como analista en la Unidad de Informática de la Empresa Portuaria Quetzal (EPQ).  

Se desconocen sus actividades entre enero de 2018 y noviembre de 2020.

El 19 de noviembre pasado, el presidente Alejandro Giammattei nombró a Gendri Reyes como Ministro de Gobernación, y al excoronel de Aviación, Carlos Enrique Franco Urzúa, que había sido Delegado Presidencial del Ministerio de Gobernación en la Comisión Presidencial del Centro de Gobierno, como Viceministro de Seguridad.  

Como delegado presidencial del Ministerio de Gobernación, Franco Urzúa se había enfocado en la reforma del Sistema Penitenciario y el proyecto de construcción de comisarías para la PNC y dos nuevas cárceles que se financiarían con un préstamo de US$300 millones del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

El 8 de diciembre pasado, Franco Urzúa publicó en el portal de Guatecompras los términos de referencia para contratar un asesor técnico para gestionar todas las actividades de la Dirección General del Sistema Penitenciario y de la Dirección General de la Policía Nacional Civil. El perfil del técnico requería que tuviera conocimiento en estrategias en administración pública, análisis de expedientes relacionados a seguridad, conocimiento de procesos internos. No requería que tuviera título universitario (del cual carece Constanza Bran), solo fotocopia del título de diversificado, solvencia fiscal, antecedentes penales y policíacos entre otros documentos.

El mismo día fue contratado Constanza Bran para el periodo del 8 al 31 de diciembre de 2020 por Q12 mil. Y recontratado el 12 de enero de 2021 por Q139 mil 741.94 anuales (Q12 mil mensuales). Se desconoce si el viceministro Franco Urzúa conocía sus antecedentes penales y que cumplió una condena de 12 años de cárcel en Estados Unidos por conspirar para enviar 1,300 kilos de cocaína a ese país, antes de confiarle las responsabilidades de ser sus ojos y manos en el Sistema Penitenciario y la PNC.

En mayo de 2006, el Gobierno de EE. UU. acusó de narcotráfico a Jorge Bardales Bourdet, Erik Constanza Bran, Edgar Chiu Serrano y los policías Juan Daniel del Cid Morales y Álvaro Agustín Mejía.

Tiempo en prisión
Erik Constanza Bran salió de prisión en marzo de 2017 y fue retornado a Guatemala; los expolicías Álvaro Agustín Mejía y Juan Daniel del Cid saldrán de prisión en julio de 2021 y mayo de 2022 respectivamente.

 La 108, “la Promo” sin filtro de calidad

La Promoción 108 de oficiales de la Escuela Politécnica (1984-1987) es conocida entre los militares como “la Promoción sin filtro de calidad” debido a la premura del Ejército por graduar oficiales fue la última que recibió alumnos con grado de escolaridad de tercero básico y tras graduarse pasaron de inmediato a ser comandantes de pelotón de unidades de combate  además de que muchos de sus integrantes han estado envueltos en escándalos de corrupción como Juan de Dios Rodríguez López, expresidente del IGSS; Héctor Rodríguez Heredia, ex subdirector de Apoyo Logístico de la Policía Nacional Civil; Estuardo Galdámez, exdiputado y excandidato presidencial de FCN Nación; el abogado Byron Manuel Santos Galindo por el desfalco a la Industria Militar; el capitán Byron Lima Oliva  por el asesinato de monseñor Juan Gerardi; el general Erick Melgar Padilla acusado de desviar la investigación por el asesinato de su padre; Edy Fisher Arbizu, ex subdirector del Sistema Penitenciario, entre otros.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Whatsapp quiere compartir más datos con Facebook, los usuarios se inquietan
noticia Redacción Cultura
“Delphi, una aventura submarina” para ver en familia

Esta película animada que se estrena esta semana mezcla la diversión, la aventura y el mensaje.

noticia EFE
El presidente de Costa Rica ordena intervenir ente vial acusado de corrupción

El pasado lunes, el presidente Alvarado dijo sentir “una enorme indignación, molestia y rabia” por estos hechos de corrupción.



Más en esta sección

PNC investigará a sus agentes por incidente con supuestos hondureños

otras-noticias

Los vínculos de la nueva Fiscal contra Delitos Electorales

otras-noticias

Política sin aplausos

otras-noticias

Publicidad