[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

Fracaso de alianza opositora, camino fácil para oficialismo en elecciones de Honduras


La posibilidad de que los grupos de poder instalados en el Gobierno ni siquiera pretendan llegar a un proceso electoral, sino desembocar en una crisis de país, igual o peor a la de 2009.

foto-articulo-Internacionales

Cuando el 27 de mayo el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Honduras convoque de manera oficial a las elecciones generales del 28 de noviembre, el gobernante Partido Nacional verá desde la barrera cómo se le abre el camino para la permanencia en el poder que ocupa desde 2010.

De labrarle la senda del triunfo a la administración nacionalista se encargaron las propias fuerzas de oposición, incapaces de conformar una alianza unitaria, a sabiendas de que constituía la única vía de evitar la permanencia de los “chacurecos” en Casa Presidencial.

A estas alturas, el candidato del partido de Gobierno, el actual alcalde capitalino Nasry Asfura, quien cuenta a su favor con el respaldo de la maquinaria del Estado, competirá en noviembre contra el voto fragmentado del Partido Libertad y Refundación (Libre, izquierda), el Nacional y el Salvador de Honduras.

ECONOMÍA DE HACIENDA

La alianzas están en cero, en punto muerto. Así de tajante describió la situación en diálogo con Sputnik el destacado activista social hondureño Luis Méndez, del grupo de protección de la tierra Asociación Campesina Pro Mejoramiento y Defensa de Jutiapa.

El esperado pacto electoral entre Libre y los liberales, lo más factible en el actual escenario político catracho, finalmente no llegó a cuajar.

Tal acuerdo no consensuado pasaba por quién lideraba la candidatura presidencial, entre la ex primera dama Xiomara Castro (Libre) y el exministro de Gobierno Luis Rosenthal (liberal), ambos con aspiraciones a la primera magistratura, recordó Méndez.

“No hubo una negociación estratégica porque por encima de los intereses populares y por encima del país seguimos en esa economía de hacienda donde los partidos políticos son los feudos de caciques o terratenientes electoreros”, retrató la situación el militante de Libre.

Ceder la candidatura de Castro, esposa del expresidente Manuel Zelaya (2006-2009) a Rosenthal, un empresario que cumplió tres años de cárcel (2017-2020) en Estados Unidos por realizar transacciones monetarias en bienes derivados de delitos de narcotráfico, era concederle el espacio a líderes que fueron parte directa o indirecta del golpe de Estado del 28 de junio de 2009, opinó.

Entre esos grupos están el del michelettismo (seguidores de Roberto Micheletti, presidente de facto 2009-2010 tras el golpe a Zelaya) y Carlos Flores, como dueños del Partido Liberal (centro), el más antiguo de Honduras fundado en 1891.

Aunque Xiomara Castro es la cabeza de la candidatura de Libre detrás está la cabeza del ex presidente Zelaya y su tentativa de acercamiento con los citados grupos del liberalismo aún no cuaja.

“Analizado desde el lado para los liberales, cederle la candidatura a Castro significaba darle la razón a Zelaya como víctima política del golpe de Estado, en términos de la democracia representativa. Entonces los cálculos desde ambas partes impidieron que la población tuviera cierta esperanza en un recambio de la dictadura (del presidente Juan Orlando Hernández-JOH) a un proceso con tintes más democráticos), expuso Méndez.

En medio de tal coyuntura del voto divido de las fuerzas adversas, el Partido Nacional está acumulando fuerzas a través de un discurso desarrollista, con venta de territorios y una actitud recriminatoria hacia una oposición incapaz de llegar a consensos.

“Vamos en las mismas o peores condiciones a un proceso electoral que las existentes en 2013 y 2017”, anticipó el activista social en referencia a los dos anteriores comicios presidenciales, marcados por la sombra del fraude.

EMPUJANDO UNA CRISIS

La posibilidad de que los grupos de poder instalados en el Gobierno ni siquiera pretendan llegar a un proceso electoral, sino desembocar en una crisis de país, igual o peor a la de 2009 y creadora de posiciones hostiles para quienes quieren salir del actual atolladero, está muy presente en el panorama político hondureño a juicio de del activista social.

Tal hipótesis está sustentada en la presión ejercida por Estados Unidos durante los últimos meses en el tema de la narcopolítica del Estado hondureño y el posible arresto y extradición del presidente Hernández, hermano del condenado “Tony” Hernández y vinculado a redes de narcotráfico, según testimonios de testigos y acusados en juicios celebrados por tribunales de Nueva York.

Esa crisis podría desembocar en la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente antes de las elecciones de noviembre, lo cual permitiría un nuevo acoplamiento de JOH, prologar su etapa en el poder y de esa forma evitar su posible extradición a territorio estadounidense, sugirió Méndez.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lorena Álvarez / elPeriódico
El PIB por habitante retrocedió 0.7 por ciento en 2020

La pandemia hizo retroceder el PIB per cápita, según la estimación del Banguat que lo situó en US$4 mil 603.

noticia Agencia Reforma/ UNIVISION
Cartel Jalisco presume robo de tanques a rivales

Michoacán es una región estratégica por ser paso de la droga y el control del puerto Lázaro Cárdenas en el Pacífico, punto de entrada de los químicos para las drogas sintéticas.

noticia AFP
EE.UU. sanciona a cuatro funcionarios de Nicaragua cercanos a Ortega


Más en esta sección

El viaje de una estela: la otra pieza guatemalteca en el MET

otras-noticias

Inauguran un nuevo edificio para Escuela de Especialidades de la Policía

otras-noticias

¿Se ha detectado energía oscura? Los científicos de Cambridge dicen que es una posibilidad

otras-noticias

Publicidad