[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

El cerco de la justicia se estrecha en torno a Donald Trump


Crecen las chances de una inculpación contra el expresidente estadounidense Donald Trump y sus allegados que dirigen la Organización Trump: la fiscal del estado de Nueva York confirmó en la noche del martes que investiga con el fiscal de Manhattan posibles fraudes vinculados a sus negocios.

foto-articulo-Internacionales

Hasta ahora, la fiscal Letitia James, una funcionaria electa demócrata, solo había confirmado una investigación en el ámbito civil -sin riesgo de inculpación o de cárcel en caso de condena- sobre posibles fraudes fiscales o bancarios en el seno del holding familiar del expresidente.

Los fiscales sospechan que Trump y su sociedad, que no cotiza en bolsa y por ende no está obligada a publicar sus libros contables, inflaron o redujeron artificialmente el valor de algunas de sus propiedades para obtener préstamos bancarios o reducir sus impuestos. Un área de 90 hectáreas en el norte del estado de Nueva York, su club de golf en Nueva Jersey o incluso su emblemática Trump Tower en Manhattan estarían bajo la lupa de los investigadores.

“Hemos informado a la Organización Trump que nuestra investigación sobre la organización ya no es de naturaleza puramente civil”, dijo el martes de noche la fiscal James a través de un portavoz. “Ahora estamos investigando activamente a la Organización Trump en materia penal, junto con el fiscal de distrito de Manhattan”.

El fiscal de Manhattan Cyrus Vance investiga desde hace meses a la Organización Trump en el ámbito penal, dejando planear la amenaza de una inculpación inédita para un expresidente estadounidense que a sus 74 años es ambigüo sobre la posibilidad de volver a ser candidato a las presidenciales de 2024.

Vance, que dejará su cargo a fines de diciembre, obtuvo en febrero -tras una larga batalla judicial que culminó en la Corte Suprema- ocho años de declaraciones de impuestos y archivos contables de Trump, un golpe para el exmagnate inmobiliario que siempre se negó a publicar sus impuestos.

Para Bennett Gershman, profesor de derecho penal de la Universidad Pace y exfiscal adjunto de Manhattan, la declaración de James equivale a una “demostración de fuerza” de los fiscales.

“Eso quiere decir que son muy serios, que avanzan rápido (…) que no retrocederán”, dijo a la AFP. “Al ver un anuncio así, yo diría que nos acercamos a una inculpación”.

Las investigaciones “son la continuación de la mayor caza de brujas política en la historia de Estados Unidos”, dijo el miércoles el expresidente Trump en un comunicado.

“Trabajando de manera conjunta con Washington, estos demócratas quieren silenciar y cancelar a millones de votantes porque no quieren que ‘Trump’ sea otra vez candidato”, añadió. “No hay nada más corrupto que una investigación que busca desesperadamente un crimen. Pero no se equivoquen, esto es exactamente lo que está sucediendo aquí”.

Obtener la cooperación de testigos clave

Para Gershman y otros observadores, la declaración de la fiscal James también podría buscar aumentar la presión sobre testigos clave que conocen al dedillo los negocios de Trump, y a quienes los fiscales quieren convencer de cooperar. 

El principal es quizás Allen Weisselberg, de 73 años, director financiero de la Organización Trump, el más fiel de los fieles de Trump y quien trabajaba ya para el padre del expresidente.

Estas últimas semanas, los investigadores mostraron que no dudarían en investigar los negocios de su hijo, Barry Weisselberg, para obtener la cooperación del padre.

La exmujer de Barry Weisselberg también fue fotografiada a comienzos de abril por medios locales transportando cajas de documentos financieros destinados a los investigadores, que exigieron su entrega. 

La defensa de Trump se prepara para la batalla. Sus abogados son conocidos por pelear hasta el final, como lo hicieron para resistir a la entrega de los archivos contables durante 16 meses.

Recientemente, su abogado principal en este dossier, Alan Futerfas, reforzó su equipo, al confirmar en abril a Ronald Fischetti, que trabajó varios años con Mark Pomerantz, actualmente jefe del equipo de investigadores a cargo del caso Trump en el despacho del fiscal de Manhattan.

Contactado por la AFP para comentar la declaración de la fiscal James, Futerfas no respondió inmediatamente.

Algo es seguro: algunos se frotan las manos al ver que los fiscales avanzan. Empezando por el exabogado personal de Trump, Michael Cohen, sentenciado en 2018 a una pena de tres años por fraude fiscal y violación de la ley de financiación electoral, y que colabora con los investigadores en el dossier contra su exjefe.

“¡Bienvenidos a la #fiestadeinculpacióndeTrump!”, tuiteó el miércoles.  

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción
#AliadasConstruimosPaz, la campaña de mujeres lideresas
noticia AFP
Un velorio de migrantes en Guatemala sin cuerpos ni certezas

Tamaulipas, en la costa del Golfo de México, es la ruta más corta para llegar a Estados Unidos desde Guatemala, pero es peligrosa por la presencia de bandas que secuestran, extorsionan y asesinan a migrantes.

noticia Geldi Muñoz Palala/elPeriódico
Banco Industrial e INCAE anuncian a las empresarias ganadoras de beca


Más en esta sección

Washington enfrenta las consecuencias de su política hacia Guatemala

otras-noticias

Porras pide fondos para pagarle Q249.6 millones a contratistas

otras-noticias

Guatemala registra más de 100 mil casos de desnutrición aguda en seis años

otras-noticias

Publicidad