[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

El príncipe Felipe, un maestro en “chistes” a veces de mal gusto


foto-articulo-Internacionales

El príncipe Felipe, fallecido este viernes a los 99 años, permanecerá irremediablemente asociado a las bromas políticamente incorrectas -a veces teñidas de racismo o de sexismo- que lanzó durante sus compromisos oficiales:

– Inaugurando una placa en un estadio de cricket en Londres en 2017: “Estás a punto de ver al experto mundial de las inauguraciones de placas”.

– A Malala Yusafzai, que sobrevivió a un ataque talibán contra un autobús escolar en 2013: Los niños “van a la escuela porque sus padres no los quieren en casa”.

– A punto de cumplir 90 años en 2011: “Empiezo a caerme a pedazos”.

– A una joven que le regala flores, en 1984 en Kenia: “Gracias, señora… Es usted es una mujer, ¿verdad?”.

– “¿Me arrestaría si abro la cremallera de este vestido?”, preguntó en 2012 a un policía, refiriéndose a una joven rubia enfundada en un ceñido vestido rojo cerrado con una cremallera a la altura del pecho.

– En 1966 aseguró en público que “las mujeres británicas no sabían cocinar”.

– “¡Parece que está usted listo para irse a dormir!”, lanza en 2003 al presidente nigeriano Olusegun Obasanjo, vestido con un atuendo tradicional.

– En una cena en Roma en 2000, el primer ministro italiano Giuliano Amato le propone vino italiano. Y el príncipe responde: “Que me traigan una cerveza. No me importa cuál, pero que me traigan una cerveza”.

– “Ah, ¿eres tú el que conduce ese horrible coche? A menudo lo vemos yendo al castillo de Windsor”, lanza al cantante Elton John en 2001.

– “No os quedéis mucho tiempo o se os pondrán los ojos rasgados”, recomienda a estudiantes británicos en prácticas en China en 1986.

– A una compañía de bailarines negros, en el 2009: “¿Todos ustedes son de la misma familia?”.

– “¿Siempre pelea con lanzas?”, le pregunta a un aborigen durante una visita a Australia en 2002.

– “Entonces, ¿no te han comido?”, pregunta en 1998 a un estudiante que volvía de una travesía en Papúa Nueva Guinea.

– En 1994, a un rico habitante de las Islas Caimán le dijo: “Casi todos ustedes descienden de los piratas, ¿no?”

– Al ver un contador eléctrico viejo y defectuoso durante una visita a una fábrica escocesa, en 1999, dice: “Sin duda fue instalado por un indio”.

– “¿Pero cómo convence usted a la gente de por aquí de que deje de beber alcohol hasta que consiga su licencia (de conducir)?”, preguntó a un instructor de autoescuela en Escocia en 1995.

– “Filipinas debe de estar medio vacío. Todos están aquí haciendo funcionar el NHS”, el servicio de salud pública británico, dijo en 2013 a enfermeras filipinas que trabajaban en un hospital en el Reino Unido.

– Durante la recesión de 1981, dice sobre los desempleados: “No lo entiendo: primero dicen que quieren más tiempo libre, y ahora se quejan de estar sin trabajo”.

– En 1999, la orquesta de una escuela de jóvenes con discapacidad le dio la bienvenida en Gales. El príncipe dijo a las personas con problemas auditivos: “¿Están sordos? ¡No me extraña si tienen que escuchar esto a menudo!”.

– “Nunca podrás volar ahí dentro, estás demasiado gordo”, afirmó en 2001 a un adolescente de 13 años que soñaba con ser astronauta.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lionel Toriello
Malestar en la Cámara de los Lores

Según decía Plutarco, el estado natural –y primitivo– del hombre es la anarquía. Pero la anarquía, por aquello de la implacable ley del más fuerte, conduce a la tiranía y esta, tras revestirse de explicaciones místicas o ideológicas, a la monarquía o a algún otro tipo de despotismo.  Al poder absoluto lo desafían sus pares rivales, lo que conduce a la oligarquía –como en los regímenes feudales– que al evolucionar en busca de equilibrios, puede –aunque no automáticamente– conducir a la democracia.  Las aspiraciones populares desbocadas también pueden conducir de la democracia, nuevamente, a la anarquía, cerrando un círculo que se repite sin fin.  El genio romano –según Plutarco– tomó elementos de la monarquía (el Consulado), de la oligarquía (el Senado) y de la democracia (la Asamblea Popular), para desembocar en ‘la República’, un sistema estable y poderoso –de pesos y contrapesos– que perduraría por largo tiempo.  Un clima social decadente, no obstante, con la pérdida efectiva de los equilibrios republicanos, condujo en la Roma antigua a un renovado despotismo –esta vez “imperial”– y finalmente a la debacle anarquista, con su “noche de los mil años”. Durante el Renacimiento, el estudio de los clásicos buscó derivar lecciones de la historia y condujo a la búsqueda de un “contrato social explícito” –las constituciones– aspirando a limitar la arbitrariedad de los gobernantes y así preservar permanentemente el espíritu republicano: la división de poderes del Estado en un Organismo Ejecutivo, un Legislativo y un Judicial. El reparto de los frutos de la civilización, sin embargo, puso presión sobre los sistemas republicanos, dando lugar a la búsqueda perpetua de un “orden nuevo de cosas”, que postuló Hegel y que aprovecharon los marxistas para introducir un nuevo –pero no menos cruel– despotismo.  Fucuyama creyó que con el derrumbe del muro de Berlín y de la Unión Soviética habíamos llegado, por fin, “al fin de la Historia”; pero aún no cante victoria, ciudadano, parece que “aún nos falta un cacho”…

noticia Silvia y Laura Palmieri/Cortesía
Lecciones de la naturaleza de 2020

El mundo ha experimentado cambios profundos durante muchos ciclos.

noticia AFP
El plan de reactivacion de Biden adoptado por la Cámara de Representantes antes de ir al Senado

Pero los demócratas moderados también podrían oponerse a esta idea.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Diputados del partido con “ideología narco” saltan a Vamos

otras-noticias

Creatividad vital

otras-noticias

¿Cómo lograr empatía con el consumidor?

otras-noticias

Publicidad