[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

Barricadas vecinales en Caracas para frenar al coronavirus


Las personas de la comunidad que se encargan de dirigir los programas del Gobierno ponen en riesgo su salud, al igual que muchos médicos en esta pandemia.

foto-articulo-Internacionales

En los últimos años, los habitantes de la capital venezolana han aprendido a organizarse y a trabajar en conjunto para beneficiarse de diversos programas del Gobierno, y ahora los emplean también para dar batalla al covid-19.

Mildred Espinoza es secretaria del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en sector caraqueño de La Candelaria. Vive en la localidad de Sarria (oeste), y allí junto a otras siete mujeres se ha organizado para conocer detalles de cada uno de sus vecinos vulnerables a la pandemia.

En la última semana, en la calle Real de Sarria se produjeron tres muertes por el nuevo coronavirus, y al menos otras dos personas infectadas se encuentran en estado delicado.

Ante el aumento de casos, los vecinos se pusieron en contacto con el Centro de Diagnóstico Integral la Candelaria para pedir apoyo en la realización de test rápidos y en las visitas casa a casa con asistencia de médicos comunitarios.

“Este año, por esta parte sí ha habido fallecidos, pero es en la calle Real. Sin embargo, cuando se hizo el despistaje (exámenes médicos preventivos), con más de seis contagios, se trajeron 50 médicos, y nos desplazamos por toda la parroquia (zona), y salieron 15 positivos y de esos dos fallecieron”, explicó Espinoza.

Una vez que se registra una muerte por COVID-19, los vecinos organizados bajo la figura del Consejo Comunal contactan a los miembros del colectivo (organización civil partidaria del Gobierno de Nicolás Maduro) Frente Francisco Miranda, que voluntariamente acuden a la zona y realizan la fumigación con hipoclorito de sodio y calcio.

“Esto es voluntario, de la alcaldía de Caracas me dan los implementos. Algunas veces los vecinos se organizan y me realizan alguna donación de alimentos, o algo parecido, pero nosotros no cobramos nada por este trabajo, lo hacemos por apoyar la lucha contra el covid-19”, explicó a esta agencia Diego Fariñas, que también reside en La Candelaria.

VALENTÍA FRENTE AL CORONAVIRUS

Las personas de la comunidad que se encargan de dirigir los programas del Gobierno ponen en riesgo su salud, al igual que muchos médicos en esta pandemia.

Con sus tapabocas hechos en casa, visitan las casas en las que hay pacientes sospechosos para llevarles el tratamiento cuando este se encuentra disponible, o la bolsa de alimentos subsidiados conocidos por su acrónimo Clap (Comités Locales de Abastecimiento y Producción).

Jaqueline Vizcaya, de 44 años, está a cargo precisamente de la distribución de estos alimentos para 795 familias de Sarria, y en medio de la pandemia no se ha detenido. Junto a Espinoza recibe las bolsas de comida, las desinfecta con cloro y las entrega a las familias por grupos de 20, priorizando a los adultos mayores.

“Esta organización de los Clap nos ha servido para ya conocer a las familias de nuestra comunidad, saber dónde están los casos de contagio, los casos de riesgo, y así presentar apoyo a los vecinos. Esto ha sido vital, porque en la unión está la fuerza. Yo como jefe de comunidad estoy involucrada aún arriesgando mi vida, porque me toca atender a los que están enfermos, llevarle tratamiento hacerle seguimiento”, agregó.

Los vecinos contaron a Sputnik que, aunque este tipo de labor no recibe una remuneración económica, les resulta satisfactorio ver el efecto y el poder que tiene la organización comunal, que les ha permitido en ocasiones apoyar en el cuidado y atención de pacientes con covid-19, que luego han logrado superar la enfermedad.

Además, cargados de mucho sentimiento, los trabajadores comunales aseguraron que su mayor ganancia es sentir que están contribuyendo no solo con sus vecinos, sino con el modelo de Gobierno que impulsó el expresidente Hugo Chávez (1954-2013), a quien se refieren con lágrimas en los ojos como: “Mi comandante”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lorena Álvarez / elPeriódico
Economía en 2021 seguirá marcada por la pandemia y lenta recuperación

La recuperación que se anticipa es en forma de K, es decir que se da en dos velocidades.

noticia Phillip Chicola
Vistazo a vuelo de pájaro a la próxima integración de la CC

Cinco órganos electores con cinco dinámicas diferentes.

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Se reporta accidente aéreo en Atitlán, Sololá

Un helicóptero cae al agua en Panajachel.



Más en esta sección

“Las agencias municipales tendrán la competencia de resolver solo los delitos menos graves”

otras-noticias

Francisco García Gudiel y la operación para ocultar Q59 millones

otras-noticias

Obra de Antoni Tàpies llega a Guatemala

otras-noticias

Publicidad