[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

Las horas que pusieron fin brutalmente a la joven democracia en Birmania


El motivo esgrimido por los militares para justificar el golpe, el tercero desde la independencia del país en 1948, es el “enorme” fraude electoral, según ellos, en las elecciones parlamentarias de noviembre.

foto-articulo-Internacionales

Birmania fue escenario el lunes de un golpe de Estado, con vehículos blindados en las calles y manifestaciones de algunos partidarios del ejército, una toma del poder sin violencia ni presencia militar masiva que sin embargo puso fin en pocas horas a la joven democracia en el país.

“Es extremadamente estremecedor”, “no quiero un golpe militar”, se podía escuchar en las calles de Rangún, la capital económica con más de cinco millones de habitantes. 

Todo ocurrió en pocas horas. Poco después de las 03H00 de la madrugada, los observadores detectan interrupciones en las telecomunicaciones y el acceso a internet. 

Cuando le despertaron, un parlamentario, miembro del partido Liga Nacional para la Democracia, el movimiento de Aung San Suu Kyi, que vive en Naypyidaw, la capital, intenta averiguar qué está pasando.

“Miembros de mi familia salieron para intentar obtener información, las fuerzas de seguridad les dijeron que se fueran a casa, que los soldados estaban ante el edificio” donde viven los parlamentarios, dijo el diputado que ni quiso identificarse por temor a represalias. 

Unas horas más tarde, los militares llevaron a cabo una ola de detenciones, entre ellas la de la jefa de hecho del gobierno civil, Aung San Suu Kyi, y del presidente de la República, Win Myint. 

El ejército bloqueó los accesos alrededor de Naypyidaw con tropas armadas y vehículos blindados, mientras los helicópteros sobrevolaban la ciudad.  

En Rangún, los soldados del Tatmadaw, el nombre oficial de las fuerzas armadas birmanas, toman el Ayuntamiento y bloquean el acceso al aeropuerto internacional.

A continuación, los militares declaran, en su cadena de televisión Myawaddy TV, el estado de emergencia durante un año y colocan a sus generales en puestos clave, poniendo fin de forma abrupta a diez años de transición democrática. 

Min Aung Hlaing, el todopoderoso jefe del ejército, concentra ahora los poderes “legislativo, administrativo y judicial”, mientras que otro general, Myint Swe, es nombrado presidente interino, un cargo principalmente honorífico.

El motivo esgrimido por los militares para justificar el golpe, el tercero desde la independencia del país en 1948, es el “enorme” fraude electoral, según ellos, en las elecciones parlamentarias de noviembre, que ganó ampliamente la Liga Nacional para la Democracia, en el poder desde las elecciones parlamentarias de 2015. 

Resistir

Presintiendo el golpe, Aung San Suu Kyi, que pasó 15 años bajo arresto domiciliario en su país, dejó un mensaje a la población antes de ser detenida en el que les instaba a “no aceptar” la toma de poder militar. 

Un llamamiento de “Madre Suu” que podría tener eco en la población, que la venera, a pesar de que internacionalmente ha sido muy criticada por su gestión de la crisis de los musulmanes rohinyás.

Varios birmanos con los que pudo hablar la AFP expresaron su decepción.

“Esperaba un futuro mejor”, dijo un hombre de 64 años que hacía cola para comprar comida, mientras el país está siendo duramente golpeado por la pandemia de coronavirus, con más de 140.000 casos y 3.000 muertes. 

Pero no todo el mundo se siente angustiado, y en las calles de Rangún se vieron pasar varios camiones a gran velocidad con partidarios del ejército, ondeando banderas y cantando himnos nacionalistas. 

Los militares han prometido celebrar nuevas elecciones “libres y justas” una vez que se levante el estado de excepción, que debería durar un año.

Pero algunos birmanos siguen siendo pesimistas.  

“Me temo que dure más tiempo”, dijo el realizador Lamin Oo, de 35 años. “Por el momento, todo está en calma en mi barrio de Rangún, pero tenemos que prepararnos para lo peor”.

En 1988, unos 3.000 civiles fueron asesinados por los militares en una sangrienta represión de las manifestaciones contra el gobierno.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Cristian Velix/elPeriódico
Unión Europea busca promover la integración comercial con la Euro Expo

Con la Euro Expo se pretende impulsar la inversión, el intercambio comercial y la generación de empleo.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Denuncian a la directora de comunicación del Congreso

Acusan a la trabajadora del Legislativo de dirigir una campaña contra opositores. 

noticia Cristian Velix / elPeriódico
CSJ reactiva retiro de antejuicio en contra de Gloria Porras y Francisco de Mata Vela

La resolución se basó en una denuncia interpuesta por la Asociación de Dignatarios de la Nación.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Proveedor cuestionado y su hija compiten por los mismos contratos

otras-noticias

Presentan inconstitucionalidad contra la ley de oenegés

otras-noticias

Aifán pide a la CC suspender fallo que la CSJ dictó en su contra

otras-noticias

Publicidad