[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

Duelo Trump-Biden a distancia por TV en una campaña alterada por el COVID-19


Las encuestas son preocupantes para Trump en esta campaña plagada de sobresaltos y cuando más de 17.5 millones de estadounidenses ya han votado anticipadamente.

foto-articulo-Internacionales

El presidente estadounidense Donald Trump ofreció el jueves una cerrada defensa de su gestión de la pandemia de COVID-19 en un evento televisado, mientras que su rival Joe Biden, en un foro transmitido simultáneamente por otra cadena, lo acusó de no hacer «nada».

«Estamos llegando al final», dijo un optimista Trump, a pesar del reciente aumento de casos en el país, en el canal NBC. «Hemos hecho un trabajo fantástico (…) Las vacunas están llegando y los tratamientos están llegando».

«Estamos en una situación en la que tenemos más de 210 mil muertos y ¿qué hace? Nada», dijo casi al mismo tiempo el candidato demócrata, en la cadena ABC.

A 19 días de las elecciones presidenciales, Trump se mostró enfadado, molesto, por las preguntas que se le hicieron, en particular sobre por qué usaba tan poco el barbijo.

«Soy el presidente, tengo que ver gente (…). No me pueden encerrar en una habitación magnífica en algún lugar de la Casa Blanca», ironizó.

Por otro lado, el mandatario republicano se negó a condenar explícitamente el movimiento conspirativo «QAnon».

«No sé nada de QAnon», señaló, para luego asegurar que estaba de acuerdo con sus posiciones «contra la pedofilia».

Su rival demócrata, que lidera las encuestas, respondió a las preguntas de la audiencia en un tono mucho más tranquilo.

Debemos «escuchar al otro», respondió a un votante que le preguntó cómo pensaba restaurar la «cortesía y el honor» en la política estadounidense.

«Lo que voy a hacer, si soy elegido presidente, primero, y no es broma (…) será llamar» a los republicanos, dijo, recordando su reputación, cuando fue senador por más de 35 años, de ser un hombre capaz de traspasar barreras partidarias.

Florida y Pensilvania

La campaña volvió a trastornarse por el coronavirus. La candidata demócrata a la vicepresidencia, Kamala Harris, suspendió sus viajes de campaña hasta el domingo «por precaución» debido a dos casos de covid-19 en su entorno.

Biden decidió, por recomendación de sus médicos, no interrumpir sus desplazamientos a pesar de otro caso descubierto en la tripulación de su avión, pero que permaneció «a más de 15 metros» y tenía, como el candidato, una mascarilla.

«Que esto sirva de ejemplo sobre la importancia de usar máscaras y de mantener una distancia física segura», tuiteó Biden, que este jueves volvió a dar negativo.

El debate inicialmente previsto para este jueves fue cancelado tras la negativa de Trump de participar en forma remota. Un último duelo televisado está programado para el 22 de octubre en Nashville, Tennessee.

Ante la anulación del debate, ambos candidatos aparecieron en foros televisados al mismo tiempo, pero en canales diferentes, en el horario central de las 20H00 locales.

El evento de Trump en Florida fue transmitido por NBC, mientras que el de Biden fue desde Pensilvania a través de ABC.

Estos dos estados, considerados clave para ganar los comicios del 3 de noviembre, le reportaron victorias a Trump en 2016, pero en ambos Biden encabeza ahora la intención de voto.

Unas horas antes de aparecer en escena, Trump marcó el tono, agresivo y burlón.

«Me gustaría ver si puede llegar hasta el final», dijo el presidente de 74 años, al aludir a su rival tres años mayor cuya vitalidad suele poner en duda y a quien apodó «Joe el Dormido».

«Buena chance»

Las encuestas son preocupantes para Trump en esta campaña plagada de sobresaltos y cuando más de 17.5 millones de estadounidenses ya han votado anticipadamente.

Los demócratas tienen «buena chance» de ganar la Casa Blanca, reconoció el jueves el senador republicano Lindsey Graham, muy cercano a Trump.

Su colega Ted Cruz, exrival de Trump en las primarias republicanas de 2016 y convertido ahora en uno de sus aliados, ya admitió la semana pasada estar «preocupado» por lo que podría ser un «baño de sangre» de proporciones históricas para los republicanos, que además del control de la Casa Blanca aspiran retener su mayoría en el Senado.

Biden lidera por casi 10 puntos porcentuales el promedio de los sondeos nacionales. Y aventaja a Trump por unos 5 puntos en los «campos de batalla», los estados que por su peso electoral pueden definir la contienda.

Trump, recuperado del covid-19, del cual dijo que es «inmune», intensificó su campaña, rodeándose cada noche de miles de simpatizantes con gorras rojas en estados clave. En Florida, Pensilvania y Iowa encadenó tres mitines en tres días y celebró un cuarto el jueves en Carolina del Norte.

Los foros de este jueves en NBC y ABC fueron en formato «ayuntamiento» (town hall), una tradición estadounidense que implica que el candidato es interrogado en vivo en televisión por un panel de votantes, bajo la supervisión de un moderador.

¿Quién habrá generado mayor audiencia? 

David Canon, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Wisconsin, había anticipado no tener duda: el «town hall» del tempestuoso presidente atraerá más televidentes.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Martes 19 de Septiembre de 2017
noticia Luisa Paredes / Rony Ríos
CSJ rechaza antejuicios contra cinco magistrados del TSE

El Ministerio Público buscaba investigar a cinco magistrados titulares por el delito de incumplimiento de deberes.

noticia ÓSCAR F. HERRERA oherrera@elperiodico.com.gt
El lento regreso a casa

fotoreportaje por: José Luis Pos



Más en esta sección

Arsenal desafía al Tottenham

otras-noticias

Aumenta el presupuesto de los Juegos Olímpicos

otras-noticias

Municipal busca revalidar el título

otras-noticias

Publicidad