[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

El reto para acceder a una vacuna contra COVID-19


Varias naciones están invirtiendo en vacunas experimentales y esperan recibirlas antes de que se apruebe su venta.

foto-articulo-Internacionales

Las potencias del mundo trabajan contrarreloj para obtener la ansiada vacuna contra el COVID-19. Muchos se preguntan si será China, Rusia o Estados Unidos quien la desarrolle primero, pero pocos hablan de qué países podrán acceder a ella.

Analistas advierten que algunas naciones de América Latina no podrán tenerla si es que no se libera su fórmula. Lejos del interés puro de la ciencia, la vacuna se ha vuelto en una cuestión comercial clave: las potencias han invertido y lo probable es que quieran sacar rédito de ello.

“Si no se libera la producción de la vacuna, se convertirá en una cuestión comercial, en donde los países latinoamericanos que tengan una economía débil le va a costar el acceso (…) Si los países latinoamericanos no demandan una apertura a la fórmula o un acceso barato, va a ser una problemática importante para las personas”, dijo el médico ecuatoriano César Pay y Miño, director del Centro de Investigación Genómica de la autónoma Universidad UTE de su país.

Mientras EE. UU., China, la Unión Europea y Rusia invierten en ciencia e investigación entre 1.5 y 3 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB), la región latinoamericana en su conjunto destina 0.5 por ciento, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Esto hace que Latinoamérica sea completamente dependiente de las potencias.

Javier Calderón, investigador de la Universidad de Buenos Aires, recordó que podría pasar algo similar a lo que sucedió con la epidemia del VIH (virus de inmunodeficiencia humana, causante del sida), que en los años ochenta obligó a varios gobiernos a declarar emergencias sanitarias para poder obtener fondos que les permitieran solventar los costosos tratamientos. “Casi que vamos a depender de la disputa geopolítica y de la buena voluntad de estos gobiernos para que los países pobres puedan acceder a precios asequibles”, agregó.

Pruebas en Argentina

El presidente argentino Alberto Fernández dijo ayer que el país fue seleccionado para realizar pruebas de una vacuna contra el COVID-19, proyecto impulsado por las multinacionales BioNTech-Pfizer. “Argentina es el único país de la región donde se llevará a cabo una de las fases de prueba para una posible vacuna contra el COVID-19”, escribió Fernández en su cuenta de redes sociales.

La vacuna experimental BNT162b1 “es capaz de generar una respuesta de anticuerpos neutralizantes en humanos a niveles mayores o iguales a los observados en sueros convalecientes, y lo hace a dosis relativamente bajas”, dijo Ugur Sahin, director ejecutivo de BioNTech, citado en un comunicado de ambas compañías en Washington.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Moisés Naím
¿En qué se parecen trumpismo, maoísmo y peronismo?
noticia Lucero Sapalú*/ elPeriódico
Sepultan a Yesmin, la menor que murió por desnutrición en Jocotán

La menor de dos años pesaba diez libras.

noticia Agencias
Trump desea éxito a Gobierno de Biden y promete volver


Más en esta sección

Violencia contra la mujer, el problema histórico que sigue sin resolverse

otras-noticias

El muro legal que le costó las piernas

otras-noticias

Así fue como ganó Moto

otras-noticias

Publicidad