[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

El mundo se moviliza para ayudar a migrantes venezolanos en plena pandemia


Venezuela vive una grave crisis socioeconómica, institucional y política desde 2015.

foto-articulo-Internacionales

La comunidad internacional recaudará este martes fondos para atender las necesidades de cinco millones de venezolanos que abandonaron su país y de sus comunidades de acogida, enfrentadas a una mayor presión económica por el coronavirus.

La pandemia, que golpea con fuerza América Latina y el Caribe con más de 40.000 muertos, “ha vuelto a poner sobre la mesa la urgencia de actuar”, dijo a la AFP el jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell.

A partir de las 14H00 GMT, los alrededor de 60 participantes, entre países, organizaciones e instituciones financieras, anunciarán su respuesta económica durante la conferencia organizada por la UE y España.

“El impacto de la pandemia ha golpeado severamente a países de acogida”, subrayó en un comunicado la cancillería de Ecuador, pidiendo más recursos internacionales “para hacer frente a la crisis migratoria y de refugiados”.

La plataforma regional liderada por las agencias de la ONU para los Refugiados (Acnur) y las Migraciones (OIM) estima en unos 1.410 millones de dólares la ayuda necesaria en 2020 para atender la crisis.

Del monto total, del que ya se recaudaron unos 90 millones de dólares antes de la conferencia, casi 430 millones se destinarían a acciones sanitarias relacionadas con la lucha contra el nuevo coronavirus.

Fuentes en Bruselas descartan que las donaciones superen los 1.000 millones de dólares, pero consideran necesaria cualquier aportación para auxiliar en la segunda mayor crisis de desplazados del mundo, tras Siria.

Venezuela vive una grave crisis socioeconómica, institucional y política desde 2015. Desde entonces, poco más de 5 millones de personas han abandonado el país, en su mayoría a países vecinos, según datos de la ONU.

En octubre de 2019, en un evento en Bruselas que permitió recaudar unos 133 millones de dólares, los países de acogida ya solicitaron ayuda para atender a los migrantes, ahora más necesaria por el impacto económico del virus.

A modo de ejemplo, la economía de Colombia, que acoge a unos 1,8 millones de venezolanos y donde murieron 750 personas por la COVID-19, se contraerá un 2,4% en 2020, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El desempleo generado por las medidas para contener la pandemia y el temor de ser objeto de discriminación han hecho que cientos de migrantes hayan decidido regresar a su país, pese a las restricciones en la frontera.

Jutta Urpilainen, comisaria europea de Asociación Internacional, urgió en declaraciones al diario El País a apoyar a los países de acogida de migrantes “para que sus ciudadanos no sientan que estén quitándoles nada”.

La “actual migración de venezolanos que ingresan y salen”, unida al “éxodo masivo”, “agrava el riesgo de que el virus se extienda más allá de Venezuela”, alertó la oenegé Human Rights Watch y la universidad Johns Hopkins.

– “Estrategia distractiva” –
El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, explicó a la cadena Euronews que el 80% de los venezolanos dependen del dinero que ganan a diario o de la economía informal, muy golpeada por la pandemia.

“Se han visto profundamente afectados por este impacto económico [vinculado al confinamiento] y muy a menudo también las comunidades que los acogen, que suelen ser pobres”, agregó Grandi, llamando a aliviar la “carga” de estos países.

Acnur y la OIM estiman que Colombia necesitará por ejemplo 782 millones de dólares en 2020 para los migrantes y comunidades de acogida, más que Ecuador (208 millones), Perú (149), Brasil (88) y Chile (35 millones).

Los cancilleres de estos países, que acogen casi las tres cuartas partes de los venezolanos desplazados, deben tomar la palabra al inicio de la conferencia, donde participarán Estados Unidos, Japón y países europeos, entre otros.

El gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, cuya legitimidad disputa el opositor Juan Guaidó al que más de 50 países consideran jefe de Estado interino, criticó la celebración de la conferencia de donantes.

“La verdadera necesidad de fondos debería ir a la repatriación y reinserción de venezolanos que regresan por millares”, tuiteó el canciller Jorge Arreaza, que cargó contra una “estrategia distractiva” de Estados Unidos y la UE.

El evento llega en plena tensión con Washington por las denuncias de una frustrada incursión marítima a Venezuela, de la que Caracas responsabiliza a Guaidó, Estados Unidos y Colombia, y el acercamiento de Maduro a Irán.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Conarep rechaza las Reformas a la Ley Electoral que planteó el Congreso
noticia AFP
Redes de pesca recicladas serán utilizadas para fabricar pantallas faciales en Tailandia

Hace dos años, un suceso provocó la indignación pública cuando un bebé dugongo, una especie en peligro de extinción, murió de una infección causada por un plástico descubierto en su estómago.

noticia AFP
Abandonan proyecto de cobertura sanitaria


Más en esta sección

Kobe Bryant, un año después

otras-noticias

Solo quedan 160 camas para enfermos de COVID

otras-noticias

Joe Biden impulsa creación de empleo

otras-noticias

Publicidad