[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

La batalla de los vendedores callejeros de Nueva York


Para vender comida en la calle se precisa una licencia que cuesta unos US$50 y un permiso para el carro que cuesta US$200.

foto-articulo-Internacionales

Hace más de dos décadas que la mexicana Guadalupe Galicia, madre soltera de seis hijos, se despierta a las cuatro de la mañana para preparar arroz con leche y decenas de tamales que vende a US$2.25 en una esquina de Nueva York.

La ciudad de los ‘hot dogs’ y los pretzels es famosa por su rica oferta de comida callejera: desde tacos al pastor mexicanos, arepas venezolanas o lechón horneado ecuatoriano, sandwiches árabes de falafel, dumplings chinos o momos tibetanos.

Como Galicia, que vive en un pequeño apartamento de Bushwick, Brooklyn, muchos vendedores neoyorquinos son inmigrantes indocumentados, y se enfrentan a innumerables dificultades para subsistir.

«Solo estamos trabajando, estamos ganando dinero para mantener a nuestros hijos», explica en una gélida mañana esta mujer de 40 años, mientras ofrece a los transeúntes un humeante vaso de champurrado, una bebida espesa de chocolate, harina de maíz y especies.

No tiene un verdadero carro ambulante porque teme que la Policía lo confisque. Transporta su comida en un carro de supermercado sobre el cual abre dos sombrillas que la protegen de la lluvia y la nieve.

Además de enfrentar las inclemencias del tiempo, los vendedores –sobre todo las mujeres– con regularidad son blanco de agresiones, robos, multas, confiscaciones o arrestos que pueden culminar en su deportación si no tienen papeles, según el Proyecto de Vendedores Callejeros (PVC) de la ONG Justicia Global.

Para vender comida en la calle se precisa una licencia que cuesta unos US$50 dólares y un permiso para el carro que cuesta US$200.

Pero es casi imposible obtener los permisos para carros. Aunque Nueva York tiene más de 10 mil vendedores de comida callejera, desde 1983 el tope de permisos está «congelado» en 2 mil 900.

Si bien hay unos 2 mil permisos adicionales para los trabajadores de temporada, no alcanzan para todos.

El resultado es el surgimiento de un mercado negro donde los permisos se subalquilan en hasta US$25 mil, así como la aparición de estafadores que venden permisos falsos, dijeron varios vendedores.

Fuera de Manhattan, en distritos como Bronx, Queens y Brooklyn, la comida callejera es vendida sobre todo por mujeres, que según el PVC sufren más agresiones y reciben más multas.

La mayoría son el principal sostén de su familia, y escogen este trabajo para poder cuidar a sus hijos cuando regresan de la escuela, explicó Julie Torres Moskowitz, una arquitecta que asesora al PVC.

+10 mil

vendedores de comida callejera existen en Nueva York.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
10 pasos para aprender a reciclar
noticia Redacción/Oculta
Un viaje a Egipto

La Sinfónica llega esta noche con un repertorio del país africano.

noticia Tulio Juárez
Detienen en Guatemala a seis de “los 100 más buscados” en El Salvador

Salvatruchas formaban parte de clicas del Barrio 18 y la MS desmanteladas este miércoles en operativos que por el momento arrojan unas 25 capturas: MP, Mingob y la PNC.



Más en esta sección

IRTRA abre mañana sus puertas

otras-noticias

La Portada del día

otras-noticias

Misión especial de OEA finaliza visita a Guatemala

otras-noticias

Publicidad