[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

La inevitable desintegración del traje de Armstrong


Maniquíes hechos a la medida soportan las fibras, cuyo peso contribuye al desgaste y la deformación.

foto-articulo-Internacionales

En una mesa de un taller del Museo del Aire y del Espacio, en los alrededores de Washington, los guantes de Neil Armstrong aparentan estar casi intactos. Apenas se distingue el polvo lunar que los ensució hace 50 años.
Al lado, el casco de comunicación de su compañero de equipo Buzz Aldrin luce algo amarillento. El traje espacial de Michael Collins, el tercer astronauta de la misión Apolo 11, está casi inmaculado

Pero la goma de silicona azul que recubre la yema de los dedos de los guantes de Armstrong, el primer hombre en caminar sobre la Luna, comenzó el proceso inevitable -por ahora invisible a simple vista- de descomposición. El interior del traje de Collins sufre la misma suerte.

“Al cabo de 50 años se sabe que el caucho se degrada, se endurece y se rompe”, explica Lisa Young, restauradora especializada en objetos espaciales del anexo del Museo Smithsonian de Chantilly.

“Fueron fabricados para una sola utilización: ir a la Luna y volver. En los años 1960 los materiales eran nuevos. El interior en caucho debía durar apenas seis meses, y ya van 50 años”, dice esta mujer que era una niña cuando Armstrong y Aldrin pisaron el satélite de la Tierra, el 20 de julio de 1969.

En este taller vedado al público, los restauradores se empeñan en atrasar -ya que no pueden impedir- el envejecimiento de estos objetos venerados por generaciones de entusiastas del espacio.

Lisa Young conoce íntimamente el traje de Armstrong, que tras haber recorrido todo Estados Unidos al regreso de la misión, fue expuesto en el Museo del Aire y del Espacio hasta 2006, para posteriormente iniciar su restauración en el taller. Se lo expondrá nuevamente a partir del 16 de julio, día del 50 aniversario del despegue del Apolo 11.

No se puede hacer gran cosa para reparar estos trajes: están compuestos por 21 capas diferentes que no pueden ser recortadas ni separadas.

La capa exterior solo puede ser dañada por la luz (que le da el tono amarillento): está hecha en fibras de vidrio recubiertas de teflón, que se supone protege a los astronautas de los micrometeoritos y la radiación.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Rayuela abre sus puertas de nuevo y será centro de acopio
noticia
5 Minutos
noticia Redacción Deportes
Xelajú sale bien librado de Guastatoya

Xelajú M.C. logró un buen empate en la ida como visitante este jueves ante Guastatoya; y llega con leve ventaja al de vuelta en Quetzaltenango, pero nada está definido…

 

 

 

 

 


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Juez niega devolver aula del Hogar Seguro Virgen de la Asunción

otras-noticias

Acusado de financiar ilícitamente al PP no podrá ser juzgado penalmente

otras-noticias

“Grupo de la Muerte”, a escena

otras-noticias

Publicidad