[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

Indígenas molestos por copia de diseños


Los artesanos dedican unas cinco horas diarias para tejer en seis meses un camino de mesa, y hasta un año y medio para confeccionar un mantel de seis metros.

foto-articulo-Internacionales

Rodeada de pilas de mantas bordadas rojas, azules y amarillas, Glafira Candelaria, una indígena mexicana de 59 años que habla español con dificultad, se indigna al referirse a la última colección de la casa de modas Carolina Herrera, que usó diseños textiles de su pueblo.

“Nomás está copiando nuestro trabajo, lo que estamos haciendo, pero así no se vale”, dice en su casa. Vive en San Nicolás, un pueblo de Tenango de Doria, en el estado de Hidalgo, en una zona habitada mayoritariamente por indígenas otomíes.

El director creativo de Carolina Herrera, el estadounidense Wes Gordon, utilizó los pájaros y gallos rodeados de árboles y hojas que caracterizan la técnica del bordado Tenango y los diseños de otras dos comunidades mexicanas en su última colección, llamada Resort 2020.

La colección provocó la protesta del Gobierno mexicano, que le pidió a Carolina Herrera –una casa de modas neoyorquina fundada en 1980 por la diseñadora venezolana del mismo nombre– una explicación sobre lo que consideró como una “apropiación” de la iconografía autóctona.

La colección “rinde homenaje a la riqueza de la cultura mexicana” y reconoce “el maravilloso y diverso trabajo artesanal” del país, argumentó Gordon, quien tomó las riendas creativas de la empresa hace un año de manos de Herrera, de 80 años.

Pero Glafira y sus vecinos no aceptan esa explicación. “La gente que viene de afuera nomás se hace rica con nuestro trabajo, con lo que estamos haciendo porque lo venden bien caro (…). Esas personas también se pueden demandar o pedir perdón”, añade Glafira, al ver las fotografías de los vestidos de la colección, que se venden por miles de dólares.

La Carta Internacional de Derechos Humanos reconoce la propiedad intelectual como parte de los derechos fundamentales del hombre, y la ley federal del derecho de autor de México establece que se tienen que respetar todas las obras que se consideren de arte popular o artesanal.

El uso de los diseños de comunidades indígenas en pasarelas internacionales no son nuevos. Zara, Mango, Isabel Marant y Rapsodia son otras marcas que han sido señaladas de “apropiar” los diseños de los pueblos indígenas de México.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Juan Villoro
Pies en un vuelo a Aguascalientes
noticia Sputnik
Qué comer para tener cabello fuerte y sano

Existen algunos alimentos con alto contenido de vitaminas y minerales que también pueden adicionarse a la dieta.

noticia AFP
Berlín devuelve todas las obras de arte del coleccionista Gurlitt robadas por los nazis

La obra le había sido robada por los nazis en 1939 y comprada al año siguiente por Hildebrand Gurlitt, el padre de Cornelius, cercano al régimen de Hitler.



Más en esta sección

Gobierno de Panamá pide mantener el autocuidado tras levantarse el toque de queda

otras-noticias

El adiós a la mujer más poderosa del mundo: Angela Merkel

otras-noticias

Corea del Norte dispara proyectil y defiende su derecho a probar armamento

otras-noticias

Publicidad