[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

Obispos dan plazo de un mes al diálogo con Gobierno de Nicaragua


Los obispos católicos de Nicaragua, que mediarán en un diálogo entre el Gobierno y sectores de la sociedad civil, advirtieron hoy que le darán al presidente Daniel Ortega un plazo de un mes para evaluar el cumplimiento de los acuerdos.

foto-articulo-Internacionales

«Le expresamos (al presidente) que al mes de empezado el diálogo haríamos un alto para evaluar la voluntad, la implementación y el cumplimiento serio y real de los acuerdos», dijo el cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal (CEN).

«Y si los obispos evaluamos que no se dando están los pasos (fruto de los acuerdos entre las partes), informaríamos al pueblo de Dios y les diríamos que así no podemos seguir y que no se pudo» llegar a una solución de la crisis, agregó.

El también arzobispo de Managua habló ante miles de manifestantes congregados en las afueras de la Catedral Metropolitana de Managua, que participaron en una marcha para pedir «paz y justicia» tras violentos incidentes que la semana pasada dejaron decenas de  muertos, heridos y detenidos, en su mayoría jóvenes.

Por su parte, el vicario de la Arquidiócesis de Mangua, monseñor Silvio Fonseca, declaró al canal 15 de televisión que la población “ha perdido la confianza” en el Gobierno y ha habido una actuación de  “las fuerzas del mal”.

En Nicaragua, agregó, la actual crisis “no solo son fenómenos sociopolíticos sino que hay fuerzas satánicas que están llevando a este país a masacres, a la violación de los derechos” y “la fuerza del mal tiene que ser erradicada”.

Esta fue la segunda marcha multitudinaria realizada esta semana en  Managua. También se realizaron manifestaciones convocadas por la Iglesia Católica en las ciudades de Estelí  y Matagalpa (norte), Matagalpa, Rivas (sur), León (occidente) y Boaco (centro).

Los obispos aceptaron participar como mediadores y testigos en el diálogo que Ortega convocó en respuesta a las protestas universitarias que iniciaron el 17 de abril y a las que se sumaron a otros sectores, en rechazo a la violenta acción policial.

El gobierno ha confirmado 10 diez muertes en cinco días de protestas, pero la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH, independiente) ha reportado hasta 63 fallecimientos, además de nueve jóvenes que se encuentran muy graves en el hospital.

Este sábado, varios miles de campesinos opuestos a la construcción de un canal interoceánico en la zona sureste del país centroamericano llegaron a Managua para sumarse en la marcha pacífica.

La líder campesina Francisca Ramírez afirmó que el Gobierno «está matando a los jóvenes” y pidió la salida del poder del presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Ortega es “una persona que no tiene corazón, porque quien tiene corazón hace el bien del pueblo y no manda a matar”, dijo Ramírez a periodistas.

Aunque Ortega revocó la reforma y accedió a instalar un diálogo con distintos sectores, hasta ahora no se ha informado cuándo iniciarán las conversaciones ni se conoce la lista de participantes.

Las protestas comenzaron en rechazo a una reforma al Seguro Social que establecía un incremento en las cuotas y aportes de los trabajadores y empresas al Seguro Social, incluyendo una reducción del 5 por ciento al monto de las pensiones de los jubilados.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EVELYN BOCHE elPeriódico
Presunto acosador señalado por muerte de Véliz Franco

Gustavo Bolaños fue detenido por el asesinato de María Isabel, una adolescente de 15 años desaparecida en 2001.

 

noticia Ana Lucía Castillo
Realizan entrega de la Orden Monseñor Juan José Gerardi
noticia AFP
Radiografía del SEBIN, el temido servicio de inteligencia de Venezuela

Calificado por organizaciones de derechos humanos como “instrumento de persecución política”, el servicio de inteligencia del gobierno de Nicolás Maduro comanda la ofensiva contra parlamentarios venezolanos acusados por el fallido levantamiento militar que encabezó el líder opositor Juan Guaidó.



Más en esta sección

Ejecutivo quiere terminar el año haciendo compras por excepción

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

La del monodelespacio

otras-noticias

Publicidad