[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

Francia: de profesora a primera dama


El entorno del nuevo mandatario francés la describe como una mujer influyente.

 

foto-articulo-Internacionales

Brigitte Macron, que asume sin complejos los 24 años de edad que la separan de su exalumno y esposo, ha acaparado la atención de la prensa nacional e internacional, incluso antes de convertirse oficialmente el domingo en la primera dama de Francia.

Omnipresente durante la campaña presidencial, esta elegante rubia de ojos azules de 64 años ha estado siempre junto a Emmanuel Macron, de 39, desde que este dejó el año pasado el cargo de ministro de Economía para lanzar su movimiento ¡En marcha!, con la mirada puesta en el Elíseo.

Bronceada todo el año, adepta a los pantalones ajustados y a los zapatos de tacón de aguja, Brigitte, o Bibi para sus allegados, se ha vuelto una habitual de las portadas de prensa del corazón, fotografiada caminando de la mano con su esposo por París o en bañador en las playas del sur de Francia.

Emmanuel y Brigitte Macron parecen una pareja unida, cariñosa y cómplice, la imagen de un amor que venció todas las adversidades e indiferente al “qué dirán” por su diferencia de edad.

Nacida en Amiens (norte), en el seno de una acaudalada familia pastelera, Brigitte Trogneux parecía prometida a otro destino. Cuando conoció a Emmanuel a principios de los años noventa, estaba casada y era madre de tres adolescentes. Tenía entonces 39 años, era profesora de francés y dirigía un taller de teatro en un instituto de Amiens. Al conocer al futuro presidente, entonces un alumno de 15 años, se sintió “totalmente cautivada” por su inteligencia.

Emmanuel desafió todos los tabúes y le declaró su amor. “Con 17 años, me declara: Hagas lo que hagas, ¡me casaré contigo!”, cuenta. “Poco a poco venció todas mis resistencias”.

Pero los padres de Macron, médicos, trataron de sacarle la idea de la cabeza enviándolo a un prestigioso instituto de París. Él no se amilanó. Finalmente, Brigitte Trogneux dejó a su marido banquero y se casó en 2007 con Macron, con quien se mudó a París. Allí empezó a dar clases en un instituto privado, mientras él se desempeñaba como alto funcionario, banquero y, finalmente, entraba a formar parte del gobierno del presidente socialista François Hollande.

“Ella no me eligió por lo que tenía. Por el confort o la seguridad que le aportaba. Renunció a todo eso por mí”, escribió Macron en su libro. Durante la campaña, su entorno la describió como una mujer influyente, que relee los discursos del candidato y no se pierde ningún acto electoral.

Su esposa “no tiene ningún papel atribuido, no asiste a los comités políticos” pero “si él no la ve durante una hora, la llama”, confiesa François Patriat, de ¡En Marcha!.

Macron prometió crear un estatuto oficial de primera dama si llegaba al Elíseo y su esposa, abuela de siete nietos, ya tiene claro que quiere dedicarse a la educación y la cultura, especialmente en los barrios periféricos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Se hace viral video de diputados que están bebiendo alcohol en una sesión del Congreso
noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
MP y PNC realizan 79 allanamientos contra extorsiones

En una de las diligencias capturan a un líder de las pandillas.

noticia Cristian Velix/elPeriódico
Organizadora del #TengoMiedo denuncia represalias de parte de Giammattei

La denunciante interpuso un amparo en contra del Presidente, el ministro de Trabajo y la directora de la Oficina Nacional del Servicio Civil.



Más en esta sección

Descubierta una nueva partícula de materia exótica de larga duración

otras-noticias

Un médico revela quiénes no deberían comer melón

otras-noticias

Crean doce embriones para salvar al rinoceronte blanco del norte

otras-noticias

Publicidad