[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

La historia injusta de “Sendero Brillante”


El deportista fue víctima del racismo de la época, pues no fue hasta 1924 en que se le reconoció la doble ciudadanía a los indígenas estadounidenses.

 

foto-articulo-Internacionales

Dicen que en su lecho de muerte Jim Thorpe solo repetía: “Mis medallas, devuélvanme mis medallas”. Después, perdió la conciencia, y murió el 28 de marzo de 1953.

Hoy, a 62 años de su muerte, el indígena Thorpe tiene sus medallas, pero su familia perdió la batalla por regresar sus restos al lugar donde nació.

La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó la semana pasada una apelación para mover los restos del legendario atleta olímpico Jim Thorpe desde Pennsylvania a la tierra nativa americana en su estado natal de Oklahoma.

Los hijos supervivientes de Thorpe, Bill y Richard Thorpe, querían trasladar los restos de su padre a las tierras tribales de la Nación Sac y Fox en Oklahoma, en concordancia a una ley de 1990 destinada a rectificar el saqueo de los cementerios nativos.

Jacobus Franciscus Jim Thorpe, bautizado en lengua indígena Wa-Tho-Huk, que significa Sendero Brillante, nació el 28 de mayo de 1888 en el llamado “territorio indio” de Oklahoma.

Sus padres eran de ascendencia mestiza. Por línea paterna, era descendiente de europeos, y por la materna, de los pobladores autóctonos del territorio americano.

Es considerado uno de los atletas más versátiles en el deporte moderno: ganó medallas de oro olímpicas en las pruebas de pentatlón y decatlón. Practicó además con éxito fútbol americano, béisbol, hockey sobre hielo, boxeo, tenis y arquería.

El atletismo lo practicaba solo ocasionalmente, aunque fue este el deporte que le abrió las puertas del Olimpo al vencer a todos sus rivales en las clasificatorias estadounidenses.

Ya en los Juegos de Estocolmo-1912 obtuvo un puntaje en el decatlón de 8.413 puntos, marca que no sería superada en casi dos décadas.

A su regreso de los Juegos Olímpicos, fue homenajeado con un paseo triunfal por la calles de Broadway, en Nueva York.

Pero su habilidad en el béisbol llamó la atención de la prensa deportiva estadounidense, que hurgando en su carrera descubrió que el joven Thorpe había jugado béisbol de forma profesional.

En los albores del olimpismo, existían estrictas reglas que impedían a los atletas profesionales participar en los Juegos Olímpicos.

Las acusaciones fueron creciendo, pese a que el propio Jim reconoció haber jugado béisbol profesional en 1909 y 1910 en la liga de Carolina del Norte, con un pago de US$2 por partido.

Muchos jugadores amateurs y universitarios también lo hacían, pero usaban nombres falsos. Jim jugó con su propio nombre, porque por su mente ni pasaban entonces los Juegos Olímpicos.

Un año después de su triunfo en Estocolmo, la Unión Atlética Amateur de Estados Unidos le privó del estatus de amateur y el Comité Olímpico Internacional le retiró sus medallas. En 1983, 30 años después de su muerte, le devolvieron sus títulos olímpicos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Renato Recinos, colaborador
Griezmann, en el banquillo una vez más

Tras haber pasado casi todo el partido contra el Huesca en el banquillo de suplentes, Antoine Griezmann suma su quinto partido empezando de suplente esta temporada.

 

noticia Editorial
Renovados ataques contra la prensa en Venezuela
noticia César A. García E.
Alienación planetaria


Más en esta sección

Vacunan contra COVID-19 a 20 mil maestros y personal educativo en México

otras-noticias

Maduro dispuesto a “nuevo camino” en relaciones con EE. UU.

otras-noticias

Capturan a hombre por el asesinato de su esposa y cuñado en Zacapa

otras-noticias

Publicidad