[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

Una isla que sobrevive diez años después de “Katrina”


Dos tormentas y una marea negra complicaron la vida de los habitantes de Jean Charles.

foto-articulo-Internacionales

En la profundidad de los pantanosos “bayou” de Luisiana el tiempo parece pasar más lentamente… pero no tanto como para salvar a una comunidad de indígenas cajún que vive en una pequeña franja de tierra a punto de ser tragada por el mar.

Este estado del sur de Estados Unidos ha perdido casi 5 mil kilómetros cuadrados de tierra costera desde la década de 1930. Se han hecho importantes esfuerzos para preservar el litoral y enlentecer la erosión, pero cada hora Luisiana pierde una superficie equivalente a un terreno de fútbol.

Maryline Naquin, de 70 años, fue una de las primeras moradoras: “Allí atrás estaba lleno de árboles”, cuenta, sentada en su porche. “Ahora hay solo agua. Mucha agua”.

La comunidad de la isla de Jean Charles nació cuando un francés, repudiado por haberse casado con una indígena, desembarcó a inicios de los años 1800. Casi todos sus hijos se casaron con integrantes de la comunidad autóctona.

Los “bayou”, zona de antiguos brazos y meandros del río Misisipi, les procuraban buenas cosechas de camarones, peces y cangrejos para alimentarse y vender en la ciudad.

En su época de mayor auge casi 700 familias vivían en la isla, a la que se accede por carretera; cuando Naquin era niña incluso sobraba espacio para destinar a pasturas para vacas y caballos.

Hoy quedan apenas unas 30 familias y muchos temen que la próxima gran tormenta los expulse por completo. “Siempre vivimos aquí y no podemos imaginarnos viviendo en apartamentos, en lugares estrechos”, añadió Maryline Naquin.

A lo largo de las costas de Luisiana se han construido diques para proteger las viviendas, pero no ha ocurrido lo mismo con la isla Jean Charles. Demasiado caro, según las autoridades. Los diques del río Misisipi frenaron dramáticamente el flujo de sedimentos en el delta y, cuando Katrina azotó la zona el 29 de agosto de 2005, la frágil costa ya estaba en mal estado.

La mayor parte de la atención se centró entonces en la destrucción de Nueva Orleans, pero en los “bayou” la gente también tenía serias dificultades para reconstruir sus viviendas. Pocas semanas después llegó además el huracán Rita.

Las dos tormentas dejaron juntas más daños que los 25 años previos de erosión: 850 kilómetros cuadrados de ciénaga fueron tragados por el agua. La marea negra de 2010 trajo más problemas a la costa: la mezcla de petróleo y dispersantes dañó aún más las frágiles plantaciones del litoral.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Gallach valora a Guatemala como uno de los “socios de siempre” de España
noticia AFP
Vicepresidenta de Colombia defenderá en EE.UU. actuación del gobierno en protestas

Las masivas protestas en rechazo a una ya retirada alza de impuestos y se avivaron por la represión de las manifestaciones en jornadas que dejan 42 muertos y más de 1.700 heridos.

noticia Redacción Deportes
Cremas sufren pero ganan en su debut

Comunicaciones parecía con control del partido, pero Xelajú M.C. le hizo varios destrozos en su defensa, y con “media goleada” mutua, 3-2, concluyeron el partido…

 

 



Más en esta sección

Un par de gaviotas entrometidas arruinan el romanticismo de esta pareja durante su paseo por la playa al atardecer

otras-noticias

¿Vacunarse mientras escucha música clásica? Esta semana es posible frente al Palacio Nacional

otras-noticias

Tango bajo las estrellas, el regreso del abrazo en una milonga de Buenos Aires

otras-noticias

Publicidad