[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

El arte para curar a víctimas del terrorismo


Este proyecto financiado por la Asociación Francesa de Víctimas del Terrorismo y algunas subvenciones dura tres años.

foto-articulo-Internacionales

 

“Lo que nos une es que todos hemos vivido una historia que es dura”, declaró Viviana, colombiana de 19 años que participa en Francia en un proyecto terapéutico inédito que ayuda a adolescentes víctimas del terrorismo.

 

Junto a su amiga rumana Laura, Viviana, cuyo padre policía fue secuestrado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) durante 13 años antes de ser asesinado en 2011, tiene la sensación de poder compartir un mismo dolor.

 

Para Laura, estudiante de 21 años, la “vida cambió” en 2013, cuando su padre que trabajaba en Nigeria fue secuestrado por los islamistas de Boko Haram y asesinado tres semanas más tarde.

 

En una zona de la región de París, mantenida en secreto, 24 jóvenes, con edades comprendidas de entre los 15 y los 24 años, son acogidos durante diez días por la Asociación Francesa de Víctimas del Terrorismo (AFVT).

 

Originarios de Colombia, Francia, Líbano, Israel, Marruecos, Rusia o Rumania, estos jóvenes que entienden todos un poco de francés comparten su tiempo entre grupos de palabra, talleres de arteterapia y actividades culturales y deportivas.  Un campamento de vacaciones diferente, para niños obligados a crecer más rápido.

 

“Cualquiera que sea su idioma, religión o cultura, todos han sido víctimas directas o indirectas del terrorismo. El objetivo era reagruparlos y crear un encuentro entre ellos para liberar su palabra”, explicó Asma Guenifi, psicóloga de la AFVT y directora del “proyecto mariposa”.

 

“Antes del proyecto, estaba aislada. Ahora aprendí cómo vivir con mi situación, con mi dolor. Lo he aceptado”, analizó Laura.

 

“Salí corriendo cuando las bombas explotaron”. Once años después del secuestro del colegio de Beslán (Rusia), Alexandre, de 22 años, no lo ha olvidado.

 

Alexandre estuvo ya en un primer viaje el año pasado. Aunque hoy “la vida continúa” y “estas vacaciones en Francia sientan bien”, vive en Osetia del Norte (Rusia), no olvidará jamás el 1 de septiembre de 2004, día de vuelta al colegio en Beslán. “Había mucha gente. Tres vehículos entraron y los tiros comenzaron”, contó.Refugiado en un gimnasio, con su madre herida, su hermano, aún desaparecido, y otras 1,200 personas, este niño de diez años en aquella época fue retenido por los rebeldes prochechenos durante tres días, sin beber ni comer.

 

“Liberar la palabra”,  la gestión no es fácil. Así, cuando las palabras no salen, es la creación artística la que toma el relevo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Necesario llamado al diálogo
noticia Luisa Paredes / elPeriódico
EE. UU entrega libros y equipo para 13 escuelas

El Programa Umbral de Millennium Challenge Corporation ayudó  a financiar el diseño de seis nuevos programas de títulos técnicos de secundaria.

noticia EFE
Bukele recibe polémico proyecto para reformar la Constitución de El Salvador


Más en esta sección

Casi 34 mil menores han contraído COVID-19 en Honduras

otras-noticias

Bukele dice ante la ONU que el “mundo es más pesimista y más individualista”

otras-noticias

Migrantes haitianos son detenidos en el sur de México y retornados a Guatemala

otras-noticias

Publicidad