[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Economía

“El Corredor Seco necesita de políticas diferentes, inversiones de la escala del problema”


Ricardo Rapallo, representante de la FAO en Guatemala.

foto-articulo-Economía

En el marco de la presentación del informe 2020 “Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional de la FAO en América Latina y el Caribe”, Ricardo Rapallo, representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Guatemala, habló con elPeriódico sobre los escenarios para el país.

Durante 2019, el 7.4 por ciento de la población de la región vivió con hambre, lo que equivale a 47.7 millones de personas. La situación se ha ido deteriorando durante los últimos cinco años, con un aumento de 13.2 millones de personas con subalimentación. 

¿Cuáles son los principales hallazgos con respecto a Guatemala?

—  El informe evidencia, en primer lugar, los avances o retrocesos de los países en relación a los indicadores incluidos en la agenda de Desarrollo Sostenible. En ese sentido, los datos de Guatemala están basados en las encuestas nacionales de salud y nutrición, y vuelven a manifestar los problemas y desafíos que tenemos sobre todo en el retraso del crecimiento infantil, la desnutrición crónica y también el aumento en algunos territorios del sobrepeso y la obesidad infantil. La desnutrición se concentra fundamentalmente en el Altiplano, con algunas zonas preocupantes en Las Verapaces, San Marcos, Huehuetenango, Chiquimula y sobre todo en el área Chortí. Por otro lado, la concentración del sobrepeso infantil se da en el área de Zacapa y la ciudad de Guatemala y las grandes poblaciones urbanas.

El Gobierno y organizaciones llevan alimentos a los departamentos afectados, pero los niños siguen muriendo por desnutrición. ¿Qué está fallando?

— Como señala el informe, las políticas, programas y estrategias que han servido para reducir los promedios nacionales no sirven de igual forma en los territorios con mayores rezagos, como el Corredor Seco. La forma de hacer políticas en los territorios rezagados tiene que ser diferente. Por ejemplo, los programas de alimentación escolar, muy necesarios para cualquier estrategia de lucha contra el hambre, cuando hablamos de estos en el Corredor Seco necesitamos que se vinculen más a la agricultura familiar, pero que provea los alimentos que se producen en el Corredor Seco. El estudio llama la atención sobre desarrollar otra era de políticas públicas, que en su aterrizaje territorial tenga elementos comunes y diferenciados que atiendan las realidades de los territorios.

El Corredor Seco necesita de políticas diferentes, evidentemente necesita inversiones de la escala del problema, pero también necesita que la oferta pública se ajuste a las condiciones físicas, culturales y de toda índole que se da en el territorio. 

Además, vimos que cuando vienen fenómenos naturales, como las tormentas recientes, impactan más en esos territorios que no tienen las condiciones que deberían de tener si se hubieran desarrollado políticas de largo plazo.

La FAO en Guatemala ejecuta programas que fomentan prácticas de resiliencia en áreas con desnutrición e inseguridad alimentaria. ¿Qué retos observan actualmente?

— El primer reto es cómo facilitar el acceso a alimentos a las personas que peor lo están pasando. Están damnificadas por las tormentas y la pandemia, pero no es tan fácil implementarlo sobre todo en la escala que el desafío plantea. Esa es la preocupación fundamental. La FAO, el Ministerio de Agricultura y otras instituciones del gobierno llevamos trabajando varios años en tratar de generar medios de vida más resilientes. Estamos hablando de observación de suelos, variedad de productos más adaptados en la sequía, reubicar o apoyar la adjudicación o infraestructura ante estos fenómenos ambientales  climáticos. Las políticas públicas tienen que estar preparadas para atender esta realidad.

El panorama que se plantea en el estudio es un retroceso a los niveles de 1990. ¿Cómo revertir este resultado en un continente exportador de alimentos?

— Estas situaciones tienen mucha relación con el deterioro económico que está viviendo la región y que se ha acelerado con la pandemia. En ese sentido, hay claves que aprendimos al inicio de los 2000 y que deberían de ser retomadas ahora con algunas innovaciones. La primera: en una región que contribuye a la seguridad alimentaria mundial, la explicación del hambre y desnutrición solo puede darse por un insuficiente compromiso político mantenido en el tiempo y que involucra a diferentes actores del Estado. Necesitamos un paquete de políticas de protección social para las personas que pasan hambre hoy, para incentivar la recuperación económica y las oportunidades en el campo, y una serie de medidas desde la mirada de salud, agua y saneamiento.

¿Cuál es el rol del sector privado?

— El sistema alimentario lo forman y lo componen actores privados, desde un pequeño productor hasta la persona que transporta, comercializa y el consumidor final. Por tanto, no hacer políticas públicas, programas o no desarrollar un ambiente apropiado de emprendimientos sin pensar en el sector privado es la mejor receta para que cualquier iniciativa pública no funcione. Hay algunos que lo entienden y otros no siempre priorizan ser parte de la solución.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Importadores de vehículos bloquean la ruta Interamericana
noticia Ferdy Montepeque/elPeriódico
El Jefe de Salud que recomendó zinc para prevenir el COVID-19

Juan Francisco Robles, jefe del Área de Salud de Huehuetenango, sostiene que un suplemento vitamínico llamado Chispitas disminuye el contagio en niños.

noticia EFE
Moderna anuncia la efectividad de su vacuna contra COVID-19 para adolescentes


Más en esta sección

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

Trabajar o no trabajar

otras-noticias

Las formalidades en flexibilidad laboral que cumplirán las empresas

otras-noticias

Publicidad