[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Economía

“Nunca habíamos dependido tanto de las remesas como ahora” Paulo de León


Paulo de León, director y analista sénior de Central American Business Intelligence (CABI), señala la preocupación por los factores internos que afectan el crecimiento económico. Explica con claridad que el país se ve riesgoso para los inversionistas, que han optado por oportunidades en Honduras, Nicaragua y Colombia.

foto-articulo-Economía

¿Qué factores explican la desaceleración económica que se prevé para este año? 

– Las desaceleraciones son parte de la economía donde se tienen subidas y bajas. En CABI, desde hace diez años hemos visto tres desaceleraciones, pero a diferencia de las anteriores, esta vez hay más preocupación porque en las otras desaceleraciones se tenía claridad de que habría un rebote. El problema es que en ahora EE. UU. ya tiene un rebote y Guatemala no se ha enganchado, y otros países si lo están haciendo. Entonces en el caso de Guatemala ya se le puede atribuir a factores internos. Si EE. UU. sube, nosotros subimos y viceversa, pero EE. UU. ya va en ciclo alcista desde hace seis o siete meses y nosotros no nos hemos enganchado al ciclo.

¿Cuáles son los factores internos?

– Son varios. El tema de la pérdida de competitividad estructural es severa en el país, empezando por las carreteras, puertos y aeropuertos, por lo tanto hacer negocios es más difícil. Nos afecta también la incertidumbre y falta de certeza jurídica, que es evidente en sectores como minas, hidroeléctricas y las invasiones en el sector agrícola. No vemos que haya alguien que este invirtiendo en esos sectores en Guatemala. De hecho me ha tocado hacer análisis para inversionistas guatemaltecos para irse fuera, y ya están ejecutando inversiones fuera donde encuentran más certeza jurídica y de propiedad de la tierra. Esa volatilidad nos ha afectado, el país tiene también una baja sensible en Inversión Extranjera Directa. Nosotros los guatemaltecos estamos acostumbrados a la volatilidad política, pero los inversionistas extranjeros ven que cae un presidente por corrupción y acusan al otro presidente… a cualquiera lo asusta y es una volatilidad como estamos en un mundo competitivo, si nos les gusta se van a otro lado. Otro factor es la falta de liderazgo en política económica.

¿Qué otros destinos se vuelven más atractivos?

– Honduras, por ejemplo. Ellos nos están levantando a los clientes en nuestra cara. Es lamentable ver que ideas que se empezaron en Guatemala, las han copiado, mejorado y las implementen con éxito. El caso de las Alianzas Público Privadas (APP), aquí el Ministro de Finanzas (Julio Héctor Estrada) fue el padre de la Agencia para las APP (la ANADIE) y después de más de siete años aún no se ha hecho un solo proyecto. Honduras vino tres años después a copiar el modelo, le cambiaron lo que no estaba funcionando aquí y hoy ya tienen 27 APP funcionado: la circunvalación de Tegucigalpa, la de San Pedro Sula, dos puertos nuevos, un nuevo aeropuerto, un centro administrativo del Estado y lo más bonito es que hay APP a nivel municipal para alcantarillado, tratamiento de agua y de basura. Entonces, realmente nos están dando una cátedra de política económica envidiable, y por eso Honduras crece ahora a tasas del seis por ciento.

¿Qué entidades tienen que ejercer el liderazgo?

– Es una mezcla del Ministerio de Finanzas y del  Ministerio de Economía y hoy no tenemos ese liderazgo. Nombré a Honduras, pero también Nicaragua y Colombia nos esta levantado las inversiones. Los inversionistas se van fuera del país en el sector de contact centers, Guatemala fue el primer país de América Latina con call center globales hace diez años, pero en los últimos cinco años no se ha creado un solo puesto nuevo de trabajo. Hay muchas trabas para el sector. Las empresas se están expandiendo hacia Honduras, Nicaragua y Colombia.

¿Cuáles son los impactos de la revisión de S&P en la calificación de riesgo?

– En primer lugar es una señal mala, es de desconfianza hacia el país que se percibe más riesgoso. Creo que sí se tendrá consecuencias, en la reducción de créditos de inversión y el encarecimiento de la deuda pública. Seguramente el próximo año si el Ministro (Estrada) tiene pensado emitir bonos externos para financiar el déficit se verá el costo real. Es preocupante la situación y no se ve una salida. La crisis anterior nos agarró en el último año de gobierno por lo que se vislumbraba un cambio, pero ahora nos quedan dos años aún de gobierno. Creo que llegaremos arrastrándonos a 2019 y ojala no ocurra una desaceleración o siendo pesimistas una recesión en EE. UU. Este ambiente no está peor porque la economía de Estados Unidos está jalando y nos llegan más remesas. Nunca habíamos dependido tanto del flujo de remesas como ahora. Las remesas son las que están marcando el paso.

¿Qué nivel de crecimiento se espera con la baja inversión que S&P y usted señalan?

– Se ha dejado de invertir bastante del 18 por ciento del PIB pasamos al 12 por ciento. La falta de inversión hará que sea muy difícil crecer arriba del tres por ciento en los próximos dos o tres años. Para este año, se tendría que crecer entre 3.6 y 3.7 por ciento en el segundo semestre para llegar a niveles de 3.2 por ciento, y yo no veo que se logre.

¿Podemos depender tanto de las remesas?

– No es algo bueno porque no es un factor interno. El promedio de crecimiento de las remesas del 20 por ciento se explicaría porque más personas están migrando, no creo que estén aumentando tanto los envíos de dinero al mes. Puede ser que sea que enviaron sus ahorros, pero eso tomaría un plazo de seis meses en desaparecer. No se tienen datos, pero creo que más personas se van y otros hablan de un aumento en el flujo de lavado de dinero, pero tampoco se tiene evidencia de eso.

Además del consumo que se impulsa con las remesas, ¿qué otros sectores estarían creciendo?

– El que más crece es el sector de electricidad. La demanda eléctrica está creciendo al siete por ciento. Hay una parte que son exportaciones de energía, pero la urbanización del país que hace que en las ciudades alternas a la capital se use más electricidad per cápita. El aumento del consumo eléctrico residencial es porque se tienen más teléfonos, televisión, computadora y ese es el fenómeno de la urbanización.

Encuesta de migración

El Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla) publicó el estudio de migración y remesas para el caso de Guatemala. Entre los resultados obtenidos está que el 77.1 por ciento de los encuestados envían remesas, el promedio de ingresos de los profesionales migrantes es de US$6 mil mensuales.

“El problema no es que un año el déficit fiscal llegue a más de 2.5 por ciento, nos oponemos a la deuda porque no hay transpa-rencia, no se gasta con eficiencia y hay desconfianza”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Nuevo triunfo de Al-Attiyah en el Dakar

El catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota) logró este miércoles su tercera victoria de etapa consecutiva en el Dakar de 2021 al término de la jornada más larga de la 43ª edición del célebre rally-raid, entre Wadi Ad-Dawasir y Riad, en Arabia Saudita, y sigue su duelo con el francés Stéphane Peterhansel (Mini).

 

noticia
Por qué deberías planificar un viaje con tu madre todos los años
noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Colegio de abogados de EE. UU ofrece apoyar a la CSJ en la elección de un magistrado para la CC


Más en esta sección

Gobierno pide a Centroamérica tomar acciones para evitar la migración

otras-noticias

CANG: elección del nuevo Magistrado de la CC será el lunes 18 de enero

otras-noticias

Duwest y sus empresas afiliadas denuncian invasión de terrenos

otras-noticias

Publicidad