[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Economía

Lecciones económicas de la década de 1970


DEBATING POLITICS, ECONOMICS AND OTHER TIMELY TOPICS WITH PAUL KRUGMAN OF THE NEW YORK TIMES

foto-articulo-Economía

Cuando no estoy intentando hacer algo respecto al horror político que se está revelando en Estados Unidos, reviso capítulos de libros y me preparo para dar varios discursos en Europa, incluyendo uno que presenté recientemente en Ginebra sobre las lecciones macroeconómicas extraídas de la experiencia reciente (véalo aquí: bit.ly/2aMrDtR). Y me he encontrado volviendo a un tema que he tocado varias veces con los años: me parece que, con demasiada frecuencia, tanto los economistas como los hacedores de política económica podrían haber respondido mejor a la crisis financiera, si hubieran usado un juego de herramientas teórico clásico basado en, digamos, lo que creían keynesianos inteligentes cerca de 1970.

Últimamente he estado poniendo una cara a mi hipótesis: me gusta imaginar cómo hubiéramos respondido de haber seguido el consejo de un personaje que concibo como un “James Tobin imaginario”. Me he encontrado releyendo algunos de los escritos de ese entonces del finado economista, y han sido una revelación.

Permítanme enfocarme, en particular, en el discurso presidencial de Tobin de 1972 ante la Asociación Estadounidense de Economía, intitulado Inflation and Unemployment. Recuerdo cómo fue visto ese discurso entre mis compañeros de posgrado: como la última resistencia; una acción desesperada de retaguardia en el debate con Milton Friedman sobre la hipótesis de la tasa natural. Y todo mundo sabía que Friedman ganó ese debate, reivindicado por la estanflación.

Excepto que, si leemos ahora a Tobin, es él quien parece reivindicado. Tobin sostiene que la Curva de Phillips de largo plazo probablemente no sea vertical con poca inflación, debido tal vez a la rigidez descendente del salario nominal combinada con la producción, de tal forma que algunos mercados laborales están en ese límite inferior mientras que otros no.

Tobin presenta una aguda observación empírica para justificar su posición: la necesidad de evitar, en sus palabras, “la implicancia empíricamente cuestionable de la hipótesis usual de tasa natural de que tasas de desempleo apenas ligeramente superiores a la tasa crítica desencadenarán una deflación cada vez más fuerte. Las curvas de Phillips parecen ser bastante planas con tasas altas de desempleo. Durante la gran contracción de 1930-33, los salarios cedieron lentamente incluso de cara a desempleo masivo y deflación sustancial en los precios del consumidor. Finalmente, en 1932 y 1933, los salarios monetarios cayeron más marcadamente, en respuesta a prolongado desempleo, despidos, cierres y otras amenazas y miedos a más de lo mismo”.

Cierto, el regreso del desempleo masivo luego de 2008 no produjo mucho en la forma de caídas salariales, excepto, finalmente, luego de años de desempleo nivel Depresión en Grecia.

Cuando hablo de temas que la generación anterior comprendió mucho mejor que muchos macroeconomistas modernos, normalmente me enfoco en el lado de la demanda. Pero en el lado de la oferta agregada, los de antes también eran buenos.

Paul Krugman es ganador del Premio Nobel de Economía en 2008.

© 2016 The New York Times.

“Distribuido por NYT Syndicate”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Los Angeles, Estados Unidos | AFP |
Príncipe Enrique se mudó a EEUU para “romper ciclo” familiar de “dolor y sufrimiento”
noticia Cristian Velix/elPeriódico
ONU presenta los resultados de cooperación con el Gobierno de Guatemala

La colaboración de ese órgano se enmarcó en el crecimiento económico, hambre cero, salud y bienestar, reducción de desigualdades, entre otros.

noticia Europapress
Tras el cierre de su centro de tatuajes, este artista se reinventa diseñando cubiertas de monopatines


Más en esta sección

Galería | Un café diferenciado en Zacapa

otras-noticias

“Fantasmas danzantes” sorprenden a los astrónomos en el cosmos profundo

otras-noticias

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

Publicidad