[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

¿Para quiénes son las fronteras?


foto-articulo-Domingo

La Agencia de la ONU para Refugiados (ACNUR) reportó que más de 82 millones de personas habían sido desplazadas forzosamente a finales del año pasado, como consecuencia de persecución, conflicto armado, violencia social y política, violaciones sistemáticas a los derechos humanos o hechos que perturbaron gravemente el orden público en sus países de origen. Y en el contexto de pandemia, donde se han exacerbado los flujos migratorios hacia países más industrializados, son esos mismos Estados, con más recursos para redistribuir entre sus habitantes, los que implementan medidas militarizadas para establecer quiénes y cómo pueden ingresar al país, a menudo con consecuencias fatales.

Las confrontaciones fronterizas contemporáneas son síntomas de un sinnúmero de dificultades más amplias, que se intersectan para crear un mundo de exclusión, otredad y punitivismo bajo el disfraz de comunidad, soberanía y seguridad. Las fronteras son menos sobre una política de movimiento y más un método clave de formación del Estado que establece un ordenamiento social jerárquico e instituye un control laboral riguroso. En los peores casos, las fronteras abren el universo simbólico para que surja un nacionalismo xenófobo y antimigrante.

Por ejemplo, en EE. UU., la migración y el control fronterizo son características de un marco de dominación hegemónico que facilita la capacidad del capital estadounidense para explotar la mano de obra a escala internacional. Hoy, las consecuencias del estricto cumplimiento de su política migratoria son las horribles escenas de la semana pasada en Del Río, Texas, choques que nos recuerdan el pasado no tan lejano de EE. UU., cuando la esclavitud estaba codificada como legal en aquel país. Nada menos inhumano que ver agentes de la patrulla fronteriza que montaban a caballo, azotando a los haitianos que buscan refugio de la creciente corrupción, los desastres naturales y el crimen de su país de origen. El asentamiento con 12 mil personas que esperaban ser procesadas fue removido por autoridades estadounidenses.

Mientras tanto, en un clima de incertidumbre inminente a las puertas de una elección legislativa el próximo año, contienda que pone a los demócratas a la defensiva, los republicanos allegados al expresidente Donald Trump están envenenando el suelo político. En Florida y en Texas, los migrantes han sido culpados de propagar el contagio de coronavirus. Medios conservadores hablan de “hordas” que vienen para “invadir”. Los republicanos han aprovechado el creciente influjo de migrantes hacia la frontera, junto con un aumento en la tasa de homicidios a nivel nacional, para argumentar que el presidente Biden ha sembrado el caos y está haciendo que el país sea menos seguro. 

La retórica sensacionalista en contra de los solicitantes de asilo crece a medida que la crisis comienza a tener implicaciones económicas severas. Así se continúen intensificando las condiciones estructurales de escasez de trabajo, vivienda y servicios de apoyo, la derecha estadounidense también amplificará su llamado a más restricciones a la inmigración, deportación y construcción de muros, entre otra sarta de crueles castigos. 

Imaginarse un hemisferio más justo para las poblaciones solicitantes de asilo pasa primeramente por el desmantelamiento de la maquinaria estatal de violencia que los aliena. En EE. UU., eliminar el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), una agencia del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), desmilitarizaría la frontera y removería los muros, retenes y otras tecnologías antihumanas dirigidas a poblaciones transfronterizas. ICE es una agencia pública desbordada que está diseñada para exacerbar los problemas que se supone que debe resolver. Convierte los problemas políticos en crisis existenciales, de modo que hace parecer que la agencia es indispensable. La misión de ICE, identificar y detener a los “extraterrestres removibles”, parece urgente solo cuando las personas están clasificadas como tales.

Así como explica la canadiense Harsha Walia, las crisis fronterizas no son simplemente problemas internos que deben gestionarse mediante reformas de políticas. En cambio, sugiere Walia, deben ubicarse dentro de asimetrías de poder globalizadas; inscritas por raza, casta, clase, género, sexualidad, capacidad y nacionalidad, simultáneamente creando migración y restringiendo la movilidad. 

Entonces, ¿deberíamos deshacernos de la ideología y los mecanismos institucionales que permiten que esos regímenes fronterizos persistan? ¿Deberíamos abolir las agencias estatales que hacen cumplir estos regímenes fronterizos? Sí, deberíamos. No necesitamos muros, cárceles, jaulas ni fronteras. Cada uno de estos está indisolublemente ligado a los demás y para desmantelar alguno de ellos, debemos desmantelarlos todos. Un marco abolicionista de fronteras nos hace mirar el mundo de otra manera. ¿Por qué pensamos que la migración es un problema? Es mejor preguntarse, ¿para quién es un problema?

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
Instituciones buscan generar conciencia para conservar los bosques

Guatemala cuenta con tres tipos de bosque que son los más representativos, el bosque de pinos, húmedo bajo y bosque seco.

noticia Christian Gutiérrez/elPeriódico
Fallecen 35 personas más por COVID-19

Nuevos contagios de coronavirus superan los dos mil casos.

noticia EUROPA PRESS
El Papa: «Además de la vacuna para el cuerpo, se necesita la vacuna para el corazón»

Francisco sufre de ciática y no ha podido celebrar ni la misa de Vísperas ni la del Año Nuevo aunque sí presidirá el Ángelus



Más en esta sección

Mingob asegura que inició la cancelación de asociaciones vinculadas con disturbios

otras-noticias

Cinco empresas podrán instalar fibra óptica en La Antigua Guatemala

otras-noticias

Embajador anuncia intención de donar más vacunas

otras-noticias

Publicidad