[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Las otras voces de la Iglesia católica


El último pronunciamiento de la Junta Directiva de la Conferencia Episcopal ha hecho que sacerdotes y obispos resalten que la Iglesia católica es una institución heterogénea y que existen opiniones diferentes sobre la situación política del país.

foto-articulo-Domingo

La Junta Directiva de la Conferencia Episcopal de Guatemala  (CEG) emitió un comunicado que el cardenal y obispo de Huehuetenango, monseñor Álvaro Ramazzini, ha tenido que explicar durante toda la semana pasada. El Consejo Permanente o Junta Directiva, conformado por seis obispos, se pronunció el pasado 10 de agosto sobre las manifestaciones y el rechazo que generó la decisión de la fiscal General y jefa del Ministerio Público (MP), Consuelo Porras, de destituir como jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) a Juan Francisco Sandoval. 

La línea vertebral de este mensaje fue hacer un llamado al diálogo entre el gobierno y los grupos de manifestantes, porque consideran que el bloqueo de carreteras no es la solución. Sin embargo, al final del comunicado, los seis obispos agregaron sus consideraciones de por qué no creen que sea viable la demanda de pedir la renuncia del presidente Alejandro Giammattei y omitieron expresarse sobre la solicitud de remoción de Consuelo Porras. En el comunicado solo invitaron a la Jefa del MP a reflexionar sobre sus acciones, de acuerdo a su “conciencia ciudadana y principios éticos”, ya que sus decisiones causaron el descontento de la población. 

Esto último ha generado una discusión interna en el seno de la Iglesia católica, porque varios obispos y sacerdotes han pedido públicamente la destitución de la Fiscal General y han apoyado las demandas de la población que ha salido a protestar, entre ellas la renuncia del presidente Giammattei.  

Las voces que difieren 

Pocos son los que hacen pública sus diferencias. Monseñor José Benedicto Moscoso Miranda, obispo de la diócesis de Jalapa, trata en la elaboración de su análisis de no contradecir lo expresado por la Junta Directiva de la CEG. Sin embargo, cuando habla del comunicado de prensa toma sus distancias. “Respetamos el documento de ellos (Junta Directiva de la CEG), pero también deben ser respetuosos de lo que uno pueda pensar”, explica antes de expresar sus desacuerdos. 

El obispo de Jalapa asegura que para él hubiera sido ideal que el comunicado solo se hubiera enfocado en “acuerpar” al pueblo en sus demandas. Que esa hubiera sido la manera más efectiva para expresar que la Iglesia católica “interpreta el sentir de las comunidades”. 

El religioso dice estar de acuerdo con que el comunicado haga un llamado al diálogo, porque eso es lo correcto, aunque este no sea un camino que haya demostrado ser el más eficaz para solucionar este tipo de problemas. No está de acuerdo en que se expresen consideraciones de por qué no se debe pedir la renuncia del Presidente o de la Fiscal General. Lo ideal, para el obispo, era solo manifestarle a la población que se le acompaña en su clamor. Porque, a pesar de que mucha de esta gente ha realizado bloqueos en carreteras, él cree que esta situación no se compara con el bloqueo histórico de acceso a derechos básicos que han vivido estas personas en el país. 

Monseñor Moscoso Miranda asegura que hará este comentario ante el Consejo General de obispos de la Conferencia Episcopal. Aún no sabe cuándo será el próximo encuentro.  Debido a la pandemia estas reuniones se han reducido y trasladado a la forma virtual. 

El obispo añade que, en caso el comunicado de la CEG hubiera sido elaborado en el Consejo General, tampoco se habría pedido de “forma explícita” la renuncia del Presidente y de la Fiscal general, pero que no se hubiera dicho que ese tipo de demandas de la población no son las que corresponden. 

El obispo de Quiché, monseñor Rosolino Bianchetti, mediante un comunicado oficial de la diócesis que representa, expresó su total respaldo a las demandas de la población quichelense en la búsqueda de la justicia y el bien común. Esto lo hizo sin cuestionar sus peticiones y acciones. En ese documento calificó de “antidemocráticas e ilegales” las decisiones del gobierno y el Ministerio Público relacionadas con la lucha contra la corrupción en el país. 

Las manifestaciones han sido en la Plaza de la Constitución, sobre la Ruta Interamericana hacia Occidente y en algunas calles principales de la Ciudad de Guatemala.

Esta misma línea de acción había manifestado el obispo de Jutiapa, monseñor Antonio Calderón Cruz, quien, además es secretario general de la CEG. Calderón Cruz explica que su postura no aparece expresada de la misma forma en el comunicado de prensa de la CEG, porque una vez los criterios se trasladan al Consejo Permanente, la opinión personal de un obispo tiene que pasar al consenso y que eso fue lo que ocurrió con el mensaje público del 10 de agosto. 

Monseñor Calderón indica que si bien este mensaje solo fue consensuado con la Junta Directiva y no con todos los obispos, eso no quiere decir que no goce de la confianza del resto de integrantes de la Conferencia Episcopal. 

El comunicado de la Conferencia Episcopal de Guatemala argumenta que no apoyan solicitar la renuncia Alejandro Giammattei y no se pronuncian sobre la destitución de Consuelo Porras.

Pero las inconformidades no solo provienen de los clérigos que tienen un nivel jerárquico. Existe un grupo de 30 sacerdotes organizados alrededor de todo el país, que han mostrado tener una postura más definida a favor de las demandas de la población y que piden la renuncia del presidente Giammattei y la destitución de Consuelo Porras. Esto no ha sido expresado de una forma pública, pero es un desacuerdo con la opinión de la Junta Directiva de la CEG que ya se discute a nivel interno, de una forma muy reservada, confiaron a elPeriódico miembros de la curia que son parte de esta agrupación. 

No es una institución heterogénea

La antropóloga Karen Ponciano, quien ha dirigido y realizado investigaciones sobre religión y hechos religiosos, cuestionó el hermetismo de la CEG para explicar por qué un comunicado de prensa sobre una situación tan importante, solo cuenta con la firma de dos de sus integrantes. Ante esta situación, Ponciano apunta que si bien la Iglesia católica es una institución jerárquica, no significa que sea heterogénea. Esto lo ha observado en sus investigaciones, en donde sacerdotes y monjas, de una forma más individual y privada, tienen una opinión diferente a la de otras instancias. 

“Sé que hay tensiones y que ha habido voces individuales rechazando ese comunicado. El silencio y la incomodidad han dado a entender que hay reconfiguraciones en lo interno de la institución católica”, añade la antropóloga. 

La investigadora señala que la participación de la Iglesia católica en los asuntos políticos del país no es nuevo y que no sucede solo en Guatemala. 


Una de las demandas constantes en las manifestaciones ha sido la renuncia del presidente Alejandro Giammattei y la destitución de la fiscal general, Consuelo Porras.

Ponciano considera que el mensaje de la CEG se debe leer como una manifestación qué defiende el territorio y los intereses determinados de un grupo religioso. Pero, que la postura no es representativa de todos los integrantes de la Iglesia católica como institución, y que tampoco representa la visión de todos los grupos religiosos organizados en Guatemala. 

Esta diversidad de voces que existe en la Iglesia católica fue más evidente en la defensa y explicación que hizo al comunicado el cardenal Álvaro Ramazzini, obispo de Huehuetenango: 

“Buscábamos con esa declaración tratar de fortalecer este sistema democrático que sigue siendo muy débil. En ese sentido, hasta hoy, yo no he escuchado de personas que hayan entablado juicios contra el Presidente acusándolo de delitos… Si hay pruebas, nosotros los obispos somos los primeros que nos oponemos al irrespeto y al no cumplimiento de la ley, pero hasta ahora son rumores, son voces”. 

Esta fue la forma en que el cardenal explicó lo expresado en el comunicado que ha causado apoyo y rechazo a lo interno de la Iglesia católica.

El último pronunciamiento de la Junta Directiva de la Conferencia Episcopal ha hecho que sacerdotes y obispos resalten que la Iglesia católica es una institución heterogénea y que existen opiniones diferentes sobre la situación política del país. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Agencias
Litio, el controversial mineral del futuro

China hará la primera oferta en bolsa para este componente clave en varias industrias.

noticia AFP
¿Huelga de hambre? Estos jóvenes alemanes denuncian la “catástrofe” climática
noticia EFE
Hernández inicia último año en el poder con compromiso de no buscarlo más

La Constitución hondureña no permite la reelección presidencial bajo ninguna modalidad, pero en 2015 una interpretación le dio luz verde para que la buscara y ganara en 2017, entre denuncias de “fraude” de la oposición.



Más en esta sección

Merkel y Scholz intentan movilizar a los electores en Alemania ante unos comicios impredecibles

otras-noticias

Liberación de ejecutiva de Huawei y de dos canadienses pone fin a tres años de crisis diplomática

otras-noticias

En ruta a EE. UU., haitianos ayudan a venezolanos en frontera colombo-panameña

otras-noticias

Publicidad