[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

“El Zurdo de Oriente” regresó a su oasis


Un oasis es un lugar aislado en el desierto, en donde hay suficiente agua para que crezca vegetación. En el oriente de Guatemala, el oasis es un pueblo cafetalero sobre la montaña que a veces, por la débil infraestructura vial, queda aislado. También es el hogar del cuarto mejor badmintonista del mundo.

foto-articulo-Domingo

A Kevin Haroldo Cordón Buezo le tomó dos días llegar a su oasis personal. “Pobre Kevin, debe venir cansado, con sueño y con hambre, para encontrarse con esto”. Esto lo decía un vecino de La Unión, que había bajado a Gualán a recibir al cuarto mejor badmintonista del mundo, y que tenía frente a él una quebrada, formada por la lluvia perenne del día, que bloqueaba el camino alterno hacia un municipio que se quedó sin puente de conexión el invierno pasado.

El oasis de Kevin, el Zurdo de Oriente, se había convertido de pronto en un pueblo aislado en las montañas de Zacapa, donde los habitantes esperaban jubilosos a uno de los deportistas guatemaltecos más destacados en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Esa noche, mientras el hombre se lamentaba del tortuoso camino que recibiría al vecino más distinguido de La Unión, la única luz que alumbraba la zona era la de la maquinaria que aplanaba el barro, para permitir que la caravana que acompañaba a Kevin Cordón hacia su lugar de origen llegara a su destino. A un lado, un enorme puente Bailey de dos carriles recordaba el olvido del Gobierno hacia una región que, desde hace más de seis meses, espera la instalación de esta plataforma que le permitirá conectarse al resto del país.

Cuando Kevin logró cruzar la quebrada que se hundía en el precipicio, la lluvia aún no cesaba y él llevaba dos días de recorrido desde que salió de Tokio y 12 horas desde que salió del avión que lo dejó en el Aeropuerto Internacional La Aurora.

A las 23 horas del 4 de agosto se celebró en el centro de La Unión un acto de bienvenida. Kevin Cordón recibió una medalla bañada en oro y un Gallito de Oro.

El Gallito de Oro

Esa noche, cuando Kevin Cordón, el “hijo predilecto de La Unión”, llegó al salón de actos de la comunidad, tenía mucho frío y poco que decir. El pueblo estaba completamente cerrado y apagado. Las únicas luces que continuaban prendidas eran las de la cúpula y las de las canchas de juegos frente al edificio municipal.

El cansancio del deportista era evidente. Lo único que lo mantenía en pie era el agradecimiento hacia la gente que lo esperaba. Esa misma que él veía en Tokio, a través de la pantalla de un celular, en los videos que documentaban las madrugadas, el llanto y la euforia de sus paisanos. La gente que le dio la fuerza que necesitaba en cada partido, como dijo Kevin durante su breve de discurso, en el que no solo agradeció a la gente de La Unión, sino a los cientos de desconocidos que salieron a las calles de la Ciudad de Guatemala a celebrarlo por haber convertido su esfuerzo individual en una alegría colectiva.

“Mire, la gente salía de sus oficinas a saludar a Kevin. La gente de la calle se le acercaba a aplaudirle y darle la mano. Una cosa muy bonita. Muy alegre”, expresaba Roberto Cordón, el padre del badmintonista, durante una entrevista que dio sentado desde el escenario de la cúpula municipal. En el otro extremo del proscenio, el deportista recibía abrazos y se hacía fotografías con las personas que lo llegaron a recibir.

Alcaldes de Río Hondo, Gualán y La Unión, Zacapa coordinaron la ruta de bienvenida a Kevin Cordón. El badmintonista se bajó de su automóvil para saludar personalmente

Mientras tanto, las sillas que sirvieron para la pequeña ceremonia de bienvenida, se transformaban en soportes para los regalos recibidos. Como una pintura y un dibujo a lápiz de Kevin que dos artistas de Zacapa habían creado en su honor. El Gallito de Oro, que no es más que la representación del volante que los jugadores de bádminton golpean con sus raquetas, solo que de mayor tamaño y de color dorado, fue otro de los reconocimientos que recibió esa noche, junto a una medalla bañada en oro, porque para sus paisanos es la que Kevin merece. Ambos galardones se los entregó la Alcaldía de su comunidad. Esa noche, mientras bajaba y subía de un picop para saludar a la gente en su recorrido de Gualán hacia La Unión, el deportista también recibió premios más abstractos, más bien promesas. Un Alcalde y un Ministro le ofrecieron nombrar un estadio y un parque, que aún no se ha construido, con su nombre.

Un lugar aislado

“Conociéndolo, se va a querer ir de una vez para La Unión”, dijo vía telefónica Edy Cordón, hermano del deportista, un día antes de que Kevin regresara al país. La Unión es llamada por sus mismos pobladores el “oasis”. Para ellos, este pueblo cafetalero en medio de un bosque nuboso que los provee siempre de agua, ubicado a una altitud de 880 metros sobre el nivel del mar, resulta ser un alivio de frescura al calor de más de 30 grados que envuelve a Zacapa.

Para Kevin la palabra “oasis” tiene un significado diferente. Un poco más profundo y personal. Un lugar al que debe ir de inmediato. En su conferencia de prensa en el aeropuerto y en cada declaración a los medios de comunicación durante su recorrido hacia La Unión, el deportista se refirió a la casa donde nació como el espacio ideal para descansar. Para adaptarse al cambio de horario y no sentir que la noche se le convierte en día. Para disfrutar de la comida que prepara su madre, que lo remite directamente a su infancia. Para volver a la normalidad y pensar qué será de su futuro deportivo.

“Lo que quiero… es poder encajar o que se alineen todos mis sentimientos, todos mis pensamientos porque son cosas muy bonitas, pero necesito también administrarlas”, expresó antes de regresar a la casa que dejó a los 15 años para dedicarse de forma profesional al bádminton, y que ahora es su refugio, su lugar estable.

Un día después de que La Unión recibiera a Kevin Cordón con una ceremonia, el paso alterno para entrar y salir del lugar ya no existía. Había sido derrumbado por completo para colocar el puente de acero que desde hace seis meses no se termina de instalar. La única vía alterna era atravesar una montaña para llegar a Gualán o a Camotán, Chiquimula.

“La Unión ha estado olvidada”, dice Jurandhir García Cienfuegos, mientras prepara con el método chemex un café de grano gourmet. Limpia con agua caliente el filtro que ha colocado en la cafetera cilíndrica de vidrio y recuerda como las tormentas tropicales Eta y Iota terminaron de derrumbar el puente, cuya estructura tenía problemas desde 2008, a causa del huracán Dolly. Desde esa época, cada invierno ha sido un tormento. “Nos quedamos, por lo menos, tres días aislados, sin luz y agua”, relata.

El empresario cafetalero ha recomendado al alcalde de La Unión, Gustavo Galván, que aproveche la atención que tiene ahora Kevin Cordón para presionar más al gobierno y apresurar la instalación del puente Bailey. Galván ha tomado en cuenta los consejos y quiere involucrar al badmintonista en el desarrollo de la comunidad. Durante la ceremonia de bienvenida, le dijo que quería hablar con él, porque en el municipio hay muchos niños con desnutrición y hay otros que podrían involucrarse más en el deporte, con su ejemplo y conducción.

Su cercanía con las aldeas de Camotán, uno de los municipios que son parte del Corredor Seco, también ha hecho que su población sea una de las más altas en desnutrición. El Sistema de Información Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional de Guatemala lo ubica como el municipio con mayor índice de malnutrición infantil de Zacapa. En 2021, la tasa de malnutrición aguda en niños y niñas menores de cinco años es de 155.7 por cada 10 mil habitantes.

Esta situación tiene mucha relación con los ingresos económicos no diversificados. Las personas se han concentrado más en la cosecha del café como principal beneficio monetario, más la deforestación de los bosques de manera masiva. Al caminar por el pueblo se ve de manera constante cómo camiones que trasladan decenas de troncos de árboles talados descienden sobre las calles inclinadas del municipio, además, los bosques son partes donde comunidades buscan asentarse por falta de acceso a la tierra. Entonces tienen que deforestar para hacer sus viviendas.

El Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad de la Universidad Rafael Landívar -Iarna- hizo un índice sociológico de esa comuna. Este estudio señala que la pobreza extrema y desempleo tienen también un nivel alto.

El semifinalista olímpico asintió con la cabeza, como respuesta a la petición del Alcalde. Dijo que una vez pueda volver a la normalidad, luego de reponer fuerzas, quiere hacer algo “bonito”, para que todo lo que le ha pasado no se quede solo con él. Algo que sirva y pueda mejorar las condiciones de las nuevas generaciones de badmintonistas que recién se inician en la federación.

A Kevin la Federación de Bádminton le prometió mucho y no le cumplió mayor cosa, suele decir Dora Buezo, la madre del deportista. En 2015, Kevin no pudo ir al Mundial de Bádminton en Indonesia. La mala planificación de la Federación hizo que no se compraran los boletos aéreos a tiempo para que pudiera viajar. En febrero de 2017, la familia del badmintonista denunció al exgerente de la institución deportiva, Karl August Braeuner Ordóñez, y al ex vocal primero, Gregon Arie Fialco Castillo, por falsificar la firma de Kevin para cobrar viáticos.

El pasado 6 de agosto, día que el jefe edil de La Unión tenía acordado platicar con Kevin, el pueblo amaneció aún más aislado, sin luz y sin agua. Ya no había paso en el camino alterno que se había abierto sobre la montaña. Las fuertes lluvias ocasionaron derrumbes. Durante más de 12 horas, nadie pudo salir o entrar al oasis de Oriente.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia José Manuel Patzán/ elperiodico
Anulan sanción a exoficial de jueza Aifán
noticia Phillip Chicola
A propósito del bicentenario

Desde sus mismos orígenes, las elites en Guatemala apostaron por el gatopardismo.

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
EE.UU. otorgará visas temporales para trabajadores no agrícolas a Honduras, El Salvador y Guatemala


Más en esta sección

Mario Roberto Morales: “La solemnidad es uno de los grandes males del mundo”

otras-noticias

Merkel, la retirada de la líder invicta

otras-noticias

El hospital de COVID de los corruptos doctores de la muerte

otras-noticias

Publicidad