[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Despidiéndome


foto-articulo-Domingo

Con la experiencia que relaté hace algunas semanas, concluí en que, la vida no se entiende… se vive. Lo comprendo tarde, a mis 60 años. Mientras escribo estas líneas (29 de julio), recuerdo que hace un mes exactamente, mi familia se angustiaba por perderme para siempre y me sentía impotente y triste, por verlos así y por dejarlos, sin mi “protección”, en este lugar tan hostil y degradado. 

La conclusión me llevó a cuestionarme todo y al irme recuperando, lo cual no ha terminado de ocurrir —sintiéndome aún débil y por ratos desalentado— me pude dar cuenta de que, la innegable involución mundial y de nuestro país, me avasallan y enferman. 

Para un buen observador, es muy fácil darse cuenta de que cualquier opinión personal actualmente —salvo que sea de Bezos, Gates, Zuckerberg o Musk— no tiene incidencia alguna y menos puede revertir la caída al vacío que experimenta la humanidad sometida y medrosa. Estos individuos han demostrado que, la desinformación es más poderosa que la información… nadie quiere la verdad, sino la novedad; la alienación se está logrando exitosamente. 

Siempre fue cierto que “una golondrina no hace verano”, siempre ha sido inútil “arar en el mar” y los molinos, nunca fueron gigantes; los gigantes y monstruos que han destruido nuestros valores y procuran fraccionar a las familias, son reales y tan enormes que lo aplastan todo, recibiendo la lisonja de los necios que son muchos… seguramente la mayoría. Tampoco existió —me recordó, a manera de reflexión un amigo— Don Alonso Quijano, más que en la mente genial de Cervantes y de algunos soñadores cándidos que creímos podíamos despertar conciencias y convidar con éxito al pensamiento crítico; no es posible.

Estoy exhausto de entender lo que se avecina; viene el descalabro económico mundial y en consecuencia mayor pobreza, violencia, estallido social y confrontación entre los pueblos. La “solución” será la misma propuesta hasta ahora: estatismo y restricciones de todas las libertades. El mundo se ha encaminado por la sinuosa ruta de clamar por “semidioses” que lo solucionen todo; vienen dictaduras radicales, segregación y persecución a las ideas. 

La ignorancia se hizo reina, desplazó a la pobreza de su sitio e ignoró —por completo— el hambre. Se desprecia la vida más que nunca. En lo que va de este año se han practicado más de 20 millones de abortos, más de 40 millones de personas se han infectado de sida. Más de 4 millones de niños menores de 5 años han fallecido, la mayoría de las muertes pudieron evitarse. Solo en Guatemala 1 millón de niños en ese rango de edad, siguen padeciendo desnutrición crónica y en consecuencia perdiendo su cerebro, para siempre; todo ello se oculta.

La narrativa impulsada
—desde los medios que manejan las mentes— esconde dolorosas verdades. Son tiempos de guerra, y —como siempre ha ocurrido— la comunicación se usa para manejar a las masas. Se dice nada del arrebato de derechos civiles, conquistados por siglos… pero se arrancan de las manos de la humanidad, todos los días. Se dice nada de la debacle económica que vendrá por la indecencia en el gasto público, impregnado de populismo y corrupción; pero “no hay almuerzo gratis” y los desmanes Imperiales, emulados por los países bananeros habrá que pagarlos. Los gobiernos, nunca han generado un centavo de riqueza, así Biden, asegure lo contrario. 

Las “democracias dirigidas”, basadas en el colectivismo mundial que purga la razón y el individualismo e imponen “verdades” que no lo son (estatismo disfrazado), serán el futuro próximo de las naciones. La miseria generalizada, el control por cuadra, manzana y barrio, en naciones como Cuba o Venezuela, se utilizarán —por la comunidad internacional— como estilo de gobierno. En esos países se implementará el experimento social del “socialismo perfecto” o el “capitalismo mejorado”. Personas percibiendo una “renta universal”, sin necesariamente devengarla, salud para todos, entendiéndose como “salud”, solamente lo que esté en la agenda global, nada fuera de ello; estando ya acostumbrados al control —ya sin hambre— no será ningún problema seguirlo aceptando y la figura podrá extrapolarse —fácilmente— a otras naciones sumergidas en la pobreza, como la nuestra. Actualmente —trágicamente— “se demuestra” que ni la democracia y ni la libertad, han funcionado para la humanidad; sabemos que la pudrición institucional es la responsable, sin importar la bandera “ideológica” que a turnos se haya manejado… la consigna ha sido depredar y poner a la escoria a gobernar; he aquí el resultado. 

Le vejez está por ser declarada “enfermedad” y por ser incluida dentro de las “causas de muerte”. La sociedad seguirá marginando a los adultos mayores y programando a los niños, para adorar al estado, como dios. El ímpetu individual, el emprendimiento honrado está bajo asedio y es culpado de la miseria y la corrupción… ¡muy triste! En la palestra política solo sinvergüenzas; los que ejercen el poder hoy día en países de primer mundo, propugnando por el control de sus ciudadanos y la segregación, mientras en los países bananeros robando descaradamente y convirtiéndose —con razón— en objetos de repudio; pero quienes los señalan son visualizados —solamente— si siguen la retórica impuesta por el “primer mundo”: populismo, control absoluto del Estado y renuncia —obligatoria— al libre albedrío, delegando al gobierno global, el futuro de sus hijos y nietos. ¡Horrible! 

Termino escribiendo estas líneas viendo una “araña” que se mueve —a su antojo— en mi ojo derecho… no puedo dejar de verla y es parte de un deterioro de edad que estrené ayer; de ese mismo lado escucho mi incesante tinnitus que me acompaña hace más de un lustro, junto a mi sordera del mismo oído. Mi rodilla derecha que reveló artrosis hace algunos años, también me recuerda, cada día que, salvo desee deteriorarme, con mayor celeridad, debo dejar de estar tan pendiente de cosas que —simplemente— no puedo resolver; no sé si lo lograré, pero es menester hacer el intento.

Agradezco a quienes se han tomado la molestia de leerme, a lo largo de 22 años, en estas páginas, sobre todo su paciencia, porque debe ser cansada la dosis —para mí— de realismo que puede verse como negativismo. Agradezco a elPeriódico por abrirme —sin condición alguna— el espacio para mí tan valorado; agradezco a quienes me quieren y me disculpo, porque —indudablemente— mi talante se contaminó, en esta lucha absurda que ahora considero estéril y debilitante. En ocasiones anteriores suspendí, por tiempos muy breves mis publicaciones… esta vez creo que es definitivo. 

La lectura ha pasado a la historia y estamos en la época de los clubes de fans. El mundo se dividió en grupos de fanáticos que se odian entre sí y defienden a oportunistas y perversos que terminarán usándolos… una tragedia. ¡Piénselo! 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Cristian Velix/elPeriódico
Sala confirma la extradición de Luis Martinelli hacia Estados Unidos

El proceso para que el panameño enfrente la justicia en EE. UU se ha dilatado, debido a las múltiples acciones presentadas por su defensa.

noticia EFE
Nicaragua enviará a Cuba un segundo cargamento de alimentos

El Gobierno dispuso para el traslado el barco mercante nicaragüense “Augusto César Sandino”, que tiene previsto zarpar este viernes desde el puerto Arlen Siu, en el Caribe nicaragüense, y llegar a puerto Mariel, en Cuba, el próximo día 7.

noticia EFE
Francia, Alemania y Portugal completan el cartel de octavos de final


Más en esta sección

Los olvidados limpiadores inmigrantes de la Zona Cero

otras-noticias

Jueces han concedido la libertad anticipada a más de 2 mil condenados

otras-noticias

EE.UU. aumentará “vuelos de deportación” para inmigrantes

otras-noticias

Publicidad