[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Bolívar vs. Kamala: migrantes contra migrantes


foto-articulo-Domingo

Postrado en su lecho de muerte, en 1830, en la Quinta de San Pedro Alejandrino, situada en la ciudad costera de Santa Marta, Colombia, abandonado y traicionado por media Colombia, un solitario Bolívar, el mayor héroe de América Latina, agoniza y escribe algunas de sus proféticas premoniciones, en una Quinta olorosa a ron, miel y panela. “He mandado 20 años, y de ellos no he sacado más que pocos resultados ciertos: 1. La América (Latina) es ingobernable para nosotros; 2. El que sirve una revolución ara en el mar; 3. La única cosa que se puede hacer en América (Latina) es emigrar…” 

Desde entonces, sin conocer a Bolívar, más de dos millones de migrantes guatemaltecos han arriesgado su escaso patrimonio y sus vidas para lograr, con éxito, cruzar el Río Grande para vivir y enviar remesas a la tierra que los vio nacer al impresionante ritmo de US$41 MILLONES DIARIOS. Es decir, en tan solo tres días, los migrantes envían la totalidad de los ciento y pico de millones de dólares que una variopinta gama de funcionarios norteamericanos, con cara de compungidos, prometen cada vez que tocan territorio guatemalteco, a la vez que piden a los guatemaltecos que por favor que NO VAYAN a su debilitado pero indispensable Paraíso.

Es gracias a las pocas conocidas reflexiones de Bolívar VÁYANSE, VÁYANSE, y a los dólares de los migrantes, la reciente recuperación económica de Guatemala; pero la misma no es mérito de sus elites económicas, sino de las morenas, sudorosas y humildes remesas que minuto a minuto envían nuestros migrantes, las cuales inciden favorablemente en el rebote del consumo doméstico. Las políticas de gasto fiscal impulsadas por el presidente Biden y la expansión de su mercado laboral interno constituyen los dos factores fundamentales del vertiginoso crecimiento de las remesas que se envían a Guatemala. Teniendo esto en cuenta, resulta obvio, que la migración irregular no cesara. No le conviene a los pobres guatemaltecos que se van y ni a los pobres guatemaltecos que se quedan, ni al Gobierno, ni a los propietarios de las grandes empresas que se benefician con el faraónico consumo de los humildes guatemaltecos, quienes, con sus remesas en la bolsa y el corazón contento, hacen cola, para hacer aumentar la riqueza, de los que ya la poseen.

Sin embargo, irónicamente, desde el Gobierno estadounidense, los que piden que NO VAYAN y amenazan con la muerte en el desierto a los miserables migrantes, no son las elites de norteamericanos blancas, anglosajonas y protestantes (WASP) (White, Anglo-Saxon, Protestant), sino los “otros norteamericanos”, los migrantes e hijos de migrantes.

En el caso particular de Guatemala, la pléyade de funcionarios norteamericanos que tratan el tema de la migración en el país, son todos, sin excepción, migrantes o hijos de migrantes. Kamala Harris, vicepresidenta, padre jamaiquino y madre india, Juan Sebastián González, encargado de Latinoamérica y el Caribe del Consejo de Seguridad Nacional (NSC), colombiano, Ricardo Zúñiga, enviado especial para el Triángulo Norte, hondureño, Samantha Power, administradora de USAID, hija de padres irlandeses, Alejandro Mayorkas, jefe del Departamento de Seguridad Nacional de  EE. UU, originario de Cuba,  la infatigable Norma Judith Torres, Congresista por el Estado de California y prominente miembro del Caucus Centroamericano del Congreso de EE. UU. guatemalteca nacida en la calurosa Ciudad de las Palmeras, Escuintla (del nahualtl, que significa ciudad donde abundan los perros), Antohony Blinken, secretario de Estado de la América Indispensable, de ascendencia judía húngaro-ucraniana. Todos, con excepción de Harris y Torres, “Ivy League graduates”. Migrantes contra Migrantes por razones de política interna.

 Todo ello sin olvidar que el padre del expresidente Barack Obama, es de origen keniano, la madre del expresidente TRUMP, es escocesa y su abuelo alemán, la madre del presidente BIDEN, es de origen irlandés. En la oposición demócrata, Bernie Sanders de origen judío Jazaro y Ocasio-Cortez, congresista por Nueva York, hija de padres puertorriqueños.

 En realidad, la única nativa norteamericana en la administración Biden, es Deb Haaland, secretaria del Interior, originaria, por 35 generaciones de la tribu del Pueblo de Laguna, una de las 566 tribus indígenas reconocidas en EE. UU. Autonombrada como “la peor pesadilla de Trump”, Haaland dijo en una ocasión “que estaba lista para ir con un bate por cualquier inmigrante que temiera ser deportado”. Hasta la fecha, no se ha visto a la beisbolista secretaria agarrar bate alguno. Por Guatemala, también contra los migrantes, Alejandro Giammattei, de origen italiano, seguramente siciliano. Definitivamente no hay peor cuña que la del mismo palo. 

¿Qué pasó con las elites WASP? ¿Estamos frente a un imperio que deja de ser blanco lentamente? Para el año 2060 se espera que los blancos no hispanos serán el 43.6 por ciento de la población de EE. UU., los hispanos el 28.6 por ciento y los asiáticos el 9.1 por ciento.

Samuel P. Huntington, en su libro Quienes somos, los desafíos de la identidad nacional estadounidense, sostiene que la identidad nacional de la América Indispensable está siendo amenazada tanto desde el exterior, como del interior. La amenaza exterior son el islam y el terrorismo que pretenden destruir la cultura occidental y su epitome, E.E. U.U. Y la amenaza interior la constituyen la ola de migrantes latinoamericano, que de manera silenciosa están socavando la sociedad, la cultura, la política y la identidad de E.E. U.U. La globalización, la multiculturalidad y la inmigración como los grandes enemigos de la civilización WASP.

Frente a esta situación, Donald Trump, el atroz redentor de los restos de la civilización WASP, y calificado vocero de la ignorante “White Trash”, ha trasladado al interior de E.E. U.U. la Guerra de las civilizaciones, otro libro de Huntington, dividiendo a Estados Unidos en dos poblaciones, dos culturas y dos idiomas. El interlocutor de la racista cacofonía del pánico blanco y su supuesta supremacía, promete volver.

En este contexto, los 4.5 de millones de vacunas contra el COVID, donados a Guatemala por la administración Biden, en realidad no constituyen un gesto de ayuda humanitaria, sino más bien, un gesto de puro egoísmo político y de Realpolitik. En el caso  de Guatemala, Washington ha privilegiado el tema migratorio sobre el tema de la corrupción, dándole oxígeno temporal al presidente Giammanetti. A la Casa Blanca, el fantasma de Trump le respira en la nuca; el diablo tiene hambre y Biden no se deja comer.   

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Alexander Valdéz / elPeriódico
Documentos de casos, extraviados por tres auxiliares judiciales, siguen sin aparecer

Los expedientes corresponden a algunos procesos de alto impacto en los que figuran personas incluidas en la Lista Engel.

noticia AFP
Inmensa nevada azota noreste de EE. UU y suspende vacunación contra el COVID

En algunas zonas de Nueva York se formó una capa de nieve de unos 45 centímetros. Washington DC también quedó cubierto por una espesa nevada. El NWS predice que la capa de nieve puede llegar hasta unos 20 cm en la zona de la capital federal y Baltimore, en Maryland.

noticia AFP
Presidente de Chad murió tras resultar herido en el frente de batalla


Más en esta sección

Los olvidados limpiadores inmigrantes de la Zona Cero

otras-noticias

Jueces han concedido la libertad anticipada a más de 2 mil condenados

otras-noticias

EE.UU. aumentará “vuelos de deportación” para inmigrantes

otras-noticias

Publicidad