[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Martín Pedro Toc Sic: “48 Cantones no piensa en tapar carreteras, sino que ve por el desarrollo de las comunidades”


foto-articulo-Domingo

El 12 de julio, el presidente de la Junta Directiva de los 48 Cantones de Totonicapán, Martín Pedro Toc Sic, fue al Palacio Nacional de la Cultura a recoger el trono, en donde hace 201 años Atanasio Tzul se sentó durante su breve gobierno tras una rebelión del pueblo k’iche’ ante la corona española.

Cuando el trono del gobernante k’iche’ regresó a su pueblo, Martín Toc emitió un discurso ante el mandatario Alejandro Giammattei. El presidente de los 48 Cantones de Totonicapán dijo que ese día fueron los abuelos los que hablaron a través de él para dejar plasmado el mensaje que Atanasio Tzul tenía para Guatemala.

El discurso de Martín Toc tuvo impacto en las redes sociales y fue replicado por los distintos medios de comunicación de Guatemala. En esta conversación el líder k’iche’ explica mejor su mensaje. El sueño de Atanasio Tzul.

Usted dijo que durante tres días meditó sobre la decisión de asistir a recibir, de parte del presidente Alejandro Giammattei, el trono de Atanasio Tzul. ¿Por qué no fue una decisión fácil para usted el asistir a este acto?
– Me pasé tres días pensando en asistir. Un día antes de ir a la Ciudad de Guatemala tuvimos una ceremonia maya en el bosque comunal, en donde pregunté qué opinaban y pensaban sobre ir a recibir el trono. La silla sí nos interesaba a nosotros, por el valor histórico que significa y representa. Como que mi corazón sentía que no debía evadir esa responsabilidad como presidente de los 48 Cantones. Sin embargo, había un poco de frustración que estuviéramos a la par del gobierno.Los 48 cantones es un autogobierno. Nosotros tenemos nuestra tesorería comunal para gestionar nuestros propios proyectos y no dependemos mucho del gobierno municipal o central, pero cuando ya son proyectos macro ya necesitamos recurrir a esos gobiernos y creo que hay que trabajar también en esa incidencia.

La silla de Atanasio Tzul fue entregada a los líderes de los 48 cantones de Totonicapan, en un acto realizado en el Palacio Nacional y en el marco de la conmemoración de los 200 años de dicho personaje.

¿Qué significa para su organización el regreso del trono de Atanasio a Totonicapán?
– Después de la rebelión, los militares coloniales no quisieron dejar la silla, porque significaba que el trono quedaría para ser ocupado por otro. Este hecho también nos confirma cada día más la historia de nuestra organización. Vemos nuestros títulos comunales, que están muy bien resguardados, pero un día leí unas páginas de esos documentos y hablaban de los 48 cabecillas de los 48 cantones. Ese era un documento de 1827. Yo me quedé sorprendido, porque muchas personas piensan que nuestra organización surgió hace pocos años
Entonces, la silla es una confirmación más de la historia de mi pueblo y de la organización que presido, porque regresa el trono de nuestro máximo líder.

¿Qué opina de que se vincule la rebelión de Atanasio al proceso de independencia de Guatemala de la corona española?
– El libro sobre la rebelión de Atanasio, que aún está por publicarse, habla de cómo desde ese hecho los criollos decidieron tomar la iniciativa para independizarse. Sin embargo, esa no fue la independencia que pensó o soñó Atanasio. La independencia de los criollos fue también una reacción de temor, por la fuerza que mostró Atanasio.

¿Cuál era la idea de independencia de Atanasio?
– A Atanasio lo que no le gustaba eran las injusticias relacionadas a los tributos, porque había una situación de abuso. Él quería que se dejara de explotar a los pueblos indígenas.
Algo que él deseaba, desde su rebelión, era la idea de colectivo, de la comunidad y creo que eso es algo que se ha mantenido en nuestra organización. Pero el sistema actual favorece mucho la individualidad. La Constitución actual está muy ligada a la propiedad privada. Se valora más tu derecho como persona individual. En cambio en nuestros conceptos y nuestra forma de vida nos basamos en el colectivo y bienestar común.
Las leyes le dan mucho beneficio a la propiedad privada y le ponen poca relevancia a lo de la comunidad, pero nosotros nacimos en la parte comunal. Por eso cuando vemos los bosques, vemos la parcialidad de una comunidad, no de una persona. Entonces el bosque es de la comunidad, no de una persona.

La silla de Atanasio Tzul fue colocada en una vitrina en la Casa de los Alguaciles de Totonicapán. Aún no se encuentra abierta a visitas del público en general.

¿Cómo se reflejaría la lucha y los sueños de Atanasio Tzul en la Guatemala de ahora?
– Si él estuviera, y con el permiso de él, creo que el sueño de él sería que en este país tengamos la oportunidad de elegir lo que nosotros queremos. Por ejemplo: si yo no como, es porque no quiero comer, no porque me falta la comida. Que no sea el sistema el que me impida hacer o tener lo que yo quiera. Un país donde realmente seas libre de hacer y elegir lo que quieres y que no sean las condiciones, circunstancias y contextos los que te obliguen a un modo de vida. Porque seguramente hay muchas personas que desearían vivir o tener en otras circunstancias, pero el sistema y sus estructuras no se los permite, entonces se tienen que acostumbrar y adaptar.

En su discurso le dijo al presidente Alejandro Giammattei que cuando ya no haya manifestaciones, es porque el gobierno que él representa ya no será necesario. ¿Qué quiso decir con esto?
– El concepto de la manifestación debería ser nuestra última herramienta. Pero yo siempre hablo desde mi contexto. En la forma de autogobierno y vida de nosotros no estamos tan dependientes de lo que dictan las instituciones públicas. Si todas las comunidades asumieran la forma de organizarse igual a la de 48 Cantones, seguramente bajaría el efecto de lo que diga el Presidente.
Con esto voy a conectar mejor lo que dije cuando me preguntaron sobre qué pensamos del Estado de Prevención. Yo respondí que con o sin el Estado de Prevención íbamos a salir, porque nosotros tenemos nuestras actividades y nuestros mercados comunales, trabajamos en conjunto y nos protegemos. Eso hace que el gobierno central tenga poca relevancia.
Hay muchos que dicen que 48 Cantones solo es para tapar la carretera, pero en realidad los 48 Cantones están siempre pensando en el desarrollo de las comunidades.

La silla de Atanasio Tzul fue entregada a los líderes de los 48 cantones de Totonicapan, en un acto realizado en el Palacio Nacional y en el marco de la conmemoración de los 200 años de dicho personaje.

¿Cómo se ve la situación del país desde la organización 48 Cantones?
– Yo sigo creyendo y tengo esperanza que este país va a resurgir. A mí lo que no me agrada es escuchar gente extremista que hace ver que no hay solución y no hay alternativas. Entonces eso causa un miedo y paraliza a la gente, que hace que no reaccionen. Cuando la gente tiene esperanza, la gente cree.
Otro problema es que siempre se enfocan en el líder. Entonces le dedicamos nuestra certeza a una persona, que sola no va a poder resolver nada. Yo lo que quiero decir es que cuando hay esperanza, eso le permite a la persona despertar y cuando despertamos asumimos el compromiso de aportar cómo queremos que este país se vea.

¿Cómo ha tomado el pueblo de Totonicapán el regreso del trono de Atanasio Tzul?
– Los abuelos tenían este momento de reivindicación histórica. Los abuelos decían que la lucha de Atanasio no solo era para Totonicapán, sino para todo el país. El lunes (12 de julio) el abuelo Atanasio Tzul mandó un mensaje de esperanza y lo que soñaba él, es lo que se transmitió a los guatemaltecos en un discurso de esperanza.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP/EFE
Emprenden búsqueda de responsables de accidente en el metro

Autoridades informaron que el caso ya está en la fiscalía y se contará con el apoyo de expertos internacionales para el peritaje.

noticia AFP
Unicef advierte que migración infantil se multiplica por nueve en México en 2021

Unicef indicó que en muchos albergues mexicanos, los menores, que en su mayoría provienen de Honduras, Guatemala, El Salvador y México, representan al menos el 30 por ciento de los migrantes, el mayor porcentaje jamás registrado.

noticia Alexander Valdéz/elPeriódico
Investigan supuesta participación de militares en traslado de droga


Más en esta sección

Juan Francisco Sandoval presentó amparo para dejar sin efecto su destitución

otras-noticias

Grupo Monte Real, S.A. inaugura Hospital El Naranjo

otras-noticias

Porras evitó que la FECI investigara la falsificación de títulos de los magistrados del TSE

otras-noticias

Publicidad