[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Curas, psicólogos y perros, en medio del derrumbe


Mientras los rescatistas peinan los escombros del edificio derrumbado en Surfside, Miami Beach, con la esperanza de encontrar sobrevivientes, personal de ayuda de todo Estados Unidos ha viajado a la ciudad para ofrecer desde comida hasta oraciones y terapia.

foto-articulo-Domingo

Hasta hace unos días, el cura Juan Sosa atendía a los feligreses de su iglesia en Surfside, en Florida. Ahora se pregunta cuántos de ellos podrían encontrarse bajo los escombros del edificio de 12 plantas que se derrumbó la semana pasada.

La catástrofe, cuyas causas aún se desconocen, ha sumido a su iglesia y a todos los habitantes de esta localidad en el luto y el dolor.

El sacerdote calcula que entre 18 y 22 personas que acudían regularmente a su iglesia están desaparecidas, aunque el número podría ser aún mayor.

Tras hablar con algunos de los familiares de los 16 fallecidos, asegura que “solo hay que escucharlos” y “estar con ellos”.

Mientras sigue la búsqueda de más de 140 desaparecidos, Surfside espera un milagro, pero se prepara para malas noticias, después que no se encontrara a ningún superviviente desde poco después del derrumbe en la madrugada del jueves 24 de junio.

Rescatistas de todo Estados Unidos, e incluso de Israel y México, trabajan entre los escombros, mientras sacerdotes y terapeutas tratan de calmar a los familiares de las víctimas.

“Están en el limbo, y este va a ser uno de los momentos psicológicamente más peligrosos por los que puede pasar una persona”, afirma Raphael Poch, un terapeuta que llegó desde Israel con un equipo de rescatistas.

Pocas respuestas

Cuando se produce una catástrofe en Florida, suele ser durante la temporada de huracanes, y los derrumbes de edificios son poco frecuentes en Estados Unidos.

Aunque se ha planteado la posibilidad de un fallo de mantenimiento del edificio, no se han dado respuestas claras, y los cuerpos se extraen de entre los escombros en una búsqueda lenta y compleja.

Según Poch, permitir que los familiares ayuden a los rescatistas, por ejemplo preguntándoles cómo dormía la víctima o cómo era su apartamento, es beneficioso porque les da algo en lo que concentrarse y les permite evitar sentirse “impotentes”.

Toda esta información puede ser utilizada por los equipos de búsqueda para conocer la distribución del edificio, o para reducir la lista de personas que pueden estar atrapadas.

Pero a medida que se desvanece la esperanza de encontrar supervivientes, los terapeutas se preparan para afrontar el duelo.

Ryan Saunders, sacerdote de una iglesia de Miami en la que hay tres feligreses entre los desaparecidos, dice que está empezando a “preparar a la gente para lo que pueda pasar”.

Mientras continúa la búsqueda, Saunders y otros sacerdotes esperan acompañar a los seres queridos en su dolor y asistir a los funerales.

“Creo que les ayudará a cerrar el círculo, pero al mismo tiempo, las familias sentirán un vacío durante años”, dice Saunders.

Perros de terapia 

A pocas cuadras de los restos de la torre de departamentos derrumbada, Patrick Williamson se sienta con su pastor alemán ofreciendo su compañía a quien la necesite.

Gracie, de 5 años de edad, le ha ayudado a superar el trauma que experimentó sirviendo en el ejército estadounidense en Irak y espera que la perra pueda hacer lo mismo por la gente de Surfside, Florida.

“Me da la oportunidad de tener una vida mejor”, dice Williamson. “Mi filosofía es que si ella puede hacer eso por mí, puede hacerlo por otra persona”.

Mientras los rescatistas peinan los escombros del edificio de 12 pisos con la esperanza de encontrar sobrevivientes, personal de ayuda de todo Estados Unidos ha viajado a la ciudad, al norte de Miami Beach, para ofrecer desde bocadillos hasta oraciones y terapia.

Entre ellos está el grupo de rescate United Cajun Navy, que pidió a sus voluntarios que llevaran perros de terapia para ayudar a la gente a superar el trauma del derrumbe.

“Si empiezas a acariciar a un perro, se produce una conversación y eso es curativo”, dice Jay Harris, un entrenador que llevó a Surfside a cuatro perros de sus clientes —tres caniches y un mestizo— para ayudar a quien necesitara el tipo de consuelo que solo puede aportar un animal.

“Realmente ayuda con las tensiones”, agrega.

Chris Stein

Cajun Navy es más conocido por sus esfuerzos de socorro después de las tormentas, pero la directora ejecutiva nacional Jennifer Toby dice que cuando el huracán Harvey devastó Texas y Luisiana se dio cuenta de que había algo más que ayudar a las víctimas de las tormentas que proporcionar suministros.

“Cuando ciudades enteras son arrasadas y la gente está en refugios durante semanas, es realmente agradable que los animales de apoyo emocional entren”, indica a la AFP.

Con las Champlain Towers South reducidas a escombros por un derrumbe inexplicable que se produjo en el transcurso de segundos, el esfuerzo de rescate de día y noche que trajo a ingenieros y especialistas de lugares tan lejanos como México e Israel ha transformado Surfside.

Esta comunidad de casas color pastel y condominios de gran altura junto a la playa ahora se enfrenta a cierres en sus calles y puestos de control. Las calles están inquietantemente vacías, con la tranquilidad interrumpida únicamente por los autos de policía y autobuses que transportan a las familias de los desaparecidos y fallecidos.

Duelo

Toney Wade, un veterano de las operaciones de búsqueda y rescate en todo el mundo, viajó desde Luisiana con Hoeder, su pastor belga malinois de tres años, especializado en la búsqueda de restos de víctimas de ahogamiento y que en una ocasión localizó fragmentos de huesos de un cuerpo que había sido incendiado.

Pero a Wade le dijeron que había suficientes rescatistas y perros rastreadores dedicados a la peligrosa tarea de buscar entre los escombros, en la que los trabajadores han utilizado desde maquinaria pesada hasta dispositivos de escucha e incluso cubos para mover los escombros y localizar a las personas que están debajo.

Una de estas tardes, Wade se sentó bajo un toldo mientras se acercaba una de las muchas tormentas que han dificultado las labores de socorro, con la esperanza de que Hoeder pudiera dar un momento de consuelo a quienes lo necesitaban.

“Los perros solo te muestran amor puro”, dice este comandante del Cajun Coast Search and Rescue, otro grupo de voluntarios.

El lunes 28 se organizó una visita a los familiares de las víctimas, pero antes que los perros de terapia y sus dueños abandonaran su posición en el exterior del centro comunitario de Surfside, un familiar de una víctima corrió hacia Gracie, compartiendo un momento con la perra de Williamson mientras se le llenaba el rostro de lágrimas.

“Estos momentos en los que interactuamos con la gente van a ser recuerdos que pueden necesitar si descubren que necesitan más cierre del que obtuvieron”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Anabella Giracca
Risas tristes

“Perdón que machaque, pero urge reconocernos”.

noticia AFP
Iglesia salvadoreña saluda decisión de EE.UU. de poner fin a acuerdos de asilo
noticia AFP
EE.UU. comienza a reunir a familias migrantes separadas por Trump

Estados Unidos va a comenzar esta semana a la reunificación de las familias migrantes separadas en la frontera con México durante el mandato de Donald Trump, con el reencuentro de cuatro madres apartadas de sus hijos, anunció este lunes el gobierno de Joe Biden.



Más en esta sección

Inexorables tiempos de la naturaleza

otras-noticias

La mentira como control político

otras-noticias

Fiesta del Trono en Marruecos

otras-noticias

Publicidad