[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Las 24 horas de Kamala Harris en el triángulo del “Giammanetti”


foto-articulo-Domingo

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, inició su debut en la arena diplomática internacional autoinvitándose a Guatemala, la segunda frontera sur, creada por EE. UU. y apoyada por México, realizando una visita  relámpago a nuestro país, con el propósito de cumplir con el mandato que le diera el presidente Biden de encargarse de la crisis humanitaria desatada por la llegada de migrantes a la frontera con México y de paso, comenzar a hacer crecer su figura internacional, con vistas a una posible futura candidatura presidencial.

El flujo de migrantes en la primera frontera sur de Estados Unidos, el cual se ha disparado desde la llegada del binomio presidencial a la Casa Blanca, es tema de enormes presiones domésticas para el presidente Biden, al punto que se ha convertido en un verdadero talón de Aquiles para su administración y que podría convertirse en un serio obstáculo para las aspiraciones presidenciales de Kamala Harris.

Frente al aumento de la presión doméstica, la extraoficial Zarina de la Migración del presidente Biden, en lugar de visitar la primera frontera sur de Estados Unidos con México, decidió visitar la segunda frontera sur, la frontera México-Guatemala, visitando al único Presidente disponible, de los tres presidentes del recién fallecido Triángulo Norte, burocrática y perezosa ficción, que pretendía meter en un solo costal, países tan disímiles como Guatemala, Honduras y el Salvador.

El finado Triángulo Norte ya no es isósceles ni equilátero; el presidente Bukele le dio una lección de geometrías geopolítica al Departamento de Estado, recordándoles que la distancia más corta entre dos puntos es una línea recta, no una triangulación, advirtiendo que las conversaciones deberían ser directas y bilaterales, no trianguladas ni colectivas. No se trata de meternos a los tres países en un mismo costal, como si fuéramos una sola penca de bananos. No señor, aparte son bananos, guineos, plátanos y majunches, por favor.

En tan solo pocos meses, Estados Unidos ha perdido dos de los tres lados del Triángulo y no puede, en este momento, para fortuna de Giammattei, darse el lujo de perder el único eslabón que le queda en la parte norte de Centroamérica. Con un Ortega metiendo a la cárcel a toda la oposición política, con un Presidente de Honduras acusado de narcotraficante y con un Presidente de El Salvador independiente, no está la Magdalena para tafetanes. 

En el tema migratorio, las duras y reiterativas palabras de la VP Harris, “no vengan” “no vengan”, advirtiendo que quienes busquen cruzar la frontera hacia Estados Unidos en forma ilegal serán rechazados, sepultaron las ingenuas esperanzas de los migrantes, que la política migratoria de Biden sería diferente a la de Trump, cuando en realidad, con excepción del muro y la reunificaciones de menores con sus padres, las políticas migratorias de la administración Biden son iguales a las del expresidente Trump, la cara hipócrita de la inhumana Real Politik. La misma mica con diferente cachucha.

Por otra parte, en las vísperas de su visita, la Casa Blanca, a hurtadillas, anuncio, como quien no quiere la cosa, la creación de un primer Centro de Migrantes en Guatemala, Centro que no es otra cosa, sino la implementación disfrazada del concepto de “Tercer País Seguro” creado y firmado durante la administración Trump. Lejos quedan las promesas de campaña de la señora vicepresidenta Harris “Say it loud, say it clear, everyone is welcome here. # NoBanNoWall”.

Si de franqueza se trata, la visita de Harris no tiene por objeto defender los intereses de los atormentados y miserables migrantes, sino de defender los intereses, legítimos, de EE. UU. en materia de seguridad nacional y elevar la figura de Harris, frente a las crecientes críticas tanto de republicanos, como el ala izquierda del Partido Demócrata.

El desencanto de los migrantes no se hizo esperar, y las críticas dentro de los propios Estados Unidos tampoco. La congresista demócrata por el estado de Nueva york, Alexandria Ocasio-Cortez dijo sentirse decepcionada por el mensaje de la VP. “No podemos ayudar a incendiar la casa de alguien y luego culparlos por huir” dijo, al mismo tiempo que acusó a Estados Unidos de haber contribuido, por décadas, a la desestabilización de América Latina. Harris también recibió duras críticas por parte de Nikki Haley, exembajadora de Trump ante las Naciones Unidas, quien dijo que, las advertencias de Harris a los migrantes eran “Too Little, too late: over 170,000 migrants crossed our border last month; This is a crisis and her words helped created it”.

Giammattei, pretendiendo congraciarse con los migrantes, solicito por enésima vez, la concesión de un TPS para Guatemala, sabiendo de antemano, que el mismo día que la VP Harris estaba en Guatemala, la Corte Suprema de Estados Unidos asestaba un duro golpe a los migrantes con protección temporal, al negar a quienes ostentan un permiso temporal de residencia, la posibilidad de una residencia definitiva, si su ingreso a Estados Unidos fue de forma ilegal. En otras palabras, no hay TPS para los migrantes ilegales de Guatemala.

Durante su visita, Harris anunció una fuerza de tarea anticorrupción, que es inconstitucional, porque la función pública no es delegable; anunció una ayuda de US$130 millones en ayuda a Centroamérica para combatir las causas de la migración, ridícula limosna comparada con los US$1.7 millones que los migrantes guatemaltecos envían, “por hora”, a Guatemala. El dinero ofrecido por Kamala tardará y probablemente más de la mitad será para pago a empresas estadounidenses; anunció la donación de un lote de 500 mil vacunas, cuando en realidad, las mismas ya están incluidas en el paquete de 500 millones de vacunas que EE. UU. darán a cien países, incluida Guatemala. Ofreció combatir a la “Kleptocracia” pero no dijo nada del narcotráfico, y abogó por la independencia del sector justicia, ante la sonrisa de los togados.

Francamente, sin novedad en el frente, una visita sin resultados concretos para Guatemala, y costos políticos para Harris en Estados Unidos. Pero tal vez, Luis von Ahn, uno de los hombres más ricos de la nueva generación, en la región, le puede obsequiar un curso de Duolingo al presidente Giammattei. Si esto no es factible, sería aconsejable que vea la serie Friends. Algo aprenderá de su compatriota Joey Tribbiani.

P.D. Lo que no se publica no existe. Si no fuera por elPeriódico, la corrupción no existiría en Guatemala. Felicitaciones a Jose Rubén Zamora y su equipo por el merecido premio Rey de España al Medio Destacado de Iberoamérica, entregado por primera vez a un medio de comunicación guatemalteco.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
López Obrador acuerda con Putin la llegada a México de la vacuna Sputnik V
noticia Europa Press /EDIZIONES
Un adolescente captura una impresionante tormenta eléctrica en slow motion
noticia AFP
Guardiola: “Estoy muy orgulloso”

El entrenador del Manchester City Pep Guardiola se mostró “increíblemente orgulloso” por haber clasificado al equipo inglés para su primera final de la Liga de Campeones, el 29 de mayo en Estambul, tras imponerse 2-0 este martes en el partido de vuelta frente al París SG (4-1 en la eliminatoria).

 

 



Más en esta sección

San Juan de Dios dirige 27 compras de pruebas de COVID-19 a un solo proveedor

otras-noticias

Las organizaciones y grupos que participarán en el paro nacional

otras-noticias

Exjefe de la FECI reitera razones por las que fue destituido

otras-noticias

Publicidad