[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Carta a la gente honrada


foto-articulo-Domingo

Hoy me fijé con atención y agradezco –como lo he hecho muchas otras veces– algo grandioso; me rodea gente honrada. Tengo el privilegio de trabajar, en medio de un grupo de hombres y mujeres, acostumbrados a ser dignos, a valorar el esfuerzo diario, buscando su sustento de forma lícita y pagando, puntualmente, sus impuestos que, por cierto, cada vez son peor utilizados. 

Paso a la misma gasolinera, casi siempre y me encuentro a tres amables hombres trabajadores; me saludan por mi nombre, platico con ellos brevemente y agradezco su gentileza al atenderme. Lo mismo me ocurre, si voy a algún restaurante favorito, al que, por cierto, no visito, creo, ni semanalmente; gente honrada me da la bienvenida y tienen la gentileza de atenderme, con singular eficiencia y cabalidad. 

Las personas que he tenido la fortuna que me apoyen, en diversas tareas, tanto en la casa, como en el trabajo y en emprendimientos, durante más de cuarenta años, han sido –en su mayoría– honradas. Esa es Guatemala, un país de gente honrada, con valores pétreos y ajena al relativismo moral que tanto daño ha causado a la humanidad. 

La gente honrada, no se nota, aunque sea la mayoría, porque su virtud, es eclipsada, por un puñado de corruptos irreparables que lo dominan casi todo. Este grupito, resulta ser el “protagonista” de la vida nacional. Están frente a cámaras y micrófonos, a veces siendo entrevistados y otras, entrevistando; los últimos validan a los primeros, es decir, son parte del sucio potingue. He dejado de ver y escuchar, programas de entrevistas, porque me hacen perder la fe, en el ser humano; todos parecen estar vendidos o venderse, hay contadas excepciones, pero los comunicadores con convicciones férreas, se extinguen rápidamente. 

La gente honrada, tampoco cree ya en este circo formado por confabulaciones obscenas, vestidas de ideologías. Lo que prevalece –está muy claro– es la “ideología de la codicia” y de allí, los contubernios y divorcios, entre antagónicos que luego son amigos y viceversa. La gente honrada calla, pero se fija, perfectamente, en lo que está ocurriendo… y ya no cree, en casi ningún “protagonista”. 

He publicado, en mis más de veinte años, como columnista, en este valioso espacio –erróneamente– “cartas” a: embajadores, presidentes, ministros, diputados y otras “liebres”, las cuales, al leerlas ahora, las juzgo ociosas, porque los burócratas, sean locales y foráneos, tienen cuero de danta y el grosor de piel aumenta, en la medida que la impunidad se consolida. Los amantes, heterosexuales y homosexuales, de los servidores públicos ya no espantan a nadie, tampoco los bacanales y negocios sucios; los títulos falsos, o gobernantes que llegaron al poder, por fraude, son aceptados como válidos. La voz de los foráneos que probablemente sean, tan o más corruptos que los locales, es escuchada, como una señal divina y sus enunciados, parecen estar escritos en piedra, de forma sobrenatural, por el mismo dedo de Dios. 

Acudimos a un triste circo, lleno de impuestos para la gente honrada y de vida de derroche y excesos, para quienes dilapidan el erario. En su factura de luz, en el galón de gasolina, productos básicos de consumo y en el pago del parqueo de los paseantes a los centros comerciales… van impuestos –injustificables– que los honrados pagan, para llenar los apetitos lujuriosos e intentar saciar la gula imparable de los “hombres de Estado” que ocupan el espectro “noticioso”. 

La gente honrada, solo debe “votar” y tributar. Su utilidad se redujo al absurdo; es realmente una especie esclavizada. Son delincuentes los que conforman la hoja de candidatos a presidencia y vicepresidencia; son impresentables, traidores, ladrones y farsantes, quienes se postulan, como diputados, para “representar”, al pueblo honrado. La gente honrada, se ve presionada, por otros honrados –manipulados– porque “hay que votar”, porque “si no elegimos nosotros, otros eligen por nosotros”… y tanta frase armada, para favorecer el statu quo. Pero la gente honrada, realmente, no tiene opción de elegir, así que, creyendo que vota, realmente lo que hace, es botar y derrochar ingenuidad, terminar con su esperanza y convertirse –sin percatarse– en cómplice de un sistema siniestro que avasalla, endeuda y lacera, cualquier futuro promisorio posible.

Sin ilusiones de ser leído y menos de poder despertar la conciencia de la gente honrada, pues esta se encuentra –más que nunca– en medio de una crisis económica que apenas empieza y bajo el asedio inmoral, de la manipulación y el miedo, escribo esta carta, elogiando su existencia, agradeciendo que estén presentes, en la mayor parte de emprendimientos, comercios, negocios lícitos y en la vida profesional… pero ser honrado, no alcanzará, para cambiar la realidad. 

La existencia de la gente honrada, está más amenazada que nunca. Los incentivos perversos, las fortunas espontáneas de “servidores públicos” y el colapso institucional, parece ser imparable. Ojo, gente honrada: no serán quienes esgrimen ideologías, de forma radical y fanática, los salvadores del mundo o de la patria; no serán los foráneos quienes traerán la solución a nuestras penas; no serán lo falsos formadores de opinión y “periodistas” que atienden una agenda hedionda –y bajo “honorarios”– quienes harán la luz, en medio de la densa tiniebla en la que navegamos. 

Solo Usted –gente honrada– usted que valora a su familia, usted que lucha por sus hijos y nietos cada día, usted que ve elevarse los precios de todo, sin que sus ingresos logren alcanzar para fin de mes. Usted que mantiene con sus tributos a los abusivos y ladrones, es el único que puede generar un cambio, dejando su indiferencia y empezando a pensar, en serio… en lugar de creerle a las noticias que, en su mayoría, son un fraude orquestado, por los malvados que depredan sin clemencia, ni escrúpulos, ni vergüenza ¡Piénselo! 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Especial Campus 2021
noticia Redacción elPeriódico
Rusia vendió la vacuna Sputnik V a Guatemala por intermediario

En el contrato de adquisición de la vacuna rusa, el MSPAS acuerda despojar al proveedor intermediario de toda responsabilidad en caso se retrase la entrega.

noticia Luis Alfonso Magaña Franco Abogado y Notario DPI 2657545770101
No me dedico a operaciones de lavado de dinero


Más en esta sección

Guatemalteco clasifica para Tokio pero su estatus migratorio en EE.UU. no le permitía viajar

otras-noticias

Ejecutivo pide a sus empleados rechazar el paro nacional

otras-noticias

Ministerio de Salud no permite carteles de denuncia contra el gobierno

otras-noticias

Publicidad