[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

“Canción”


foto-articulo-Domingo

“Nací en un callejón sin salida”.
Eduardo Halfon (Canción)

Se viene discutiendo la relación entre realidad y narrativa o conexión entre verdad y ficción. La regla de oro ha sido el principio de verosimilitud. La novela y el cuento a pesar de ser ficción, es decir invención de un escritor, deben ser creíbles. Es el lector el que acepta o rechaza un texto. De todas maneras y citando a Eduardo Halfon: “La literatura rasga la realidad”. 

Eduardo Halfon entrega ahora una nueva novela: Canción. No se trata de música, tiene que ver con carnicería, lo que confiere al término un elemento simbólico con lo sucedido en Guatemala durante el Conflicto Armado Interno. Canción significa carnicero en el argot lumpesco o de baja estofa. Y Canción era el apodo de Percy Amílcar Jacobs Fernández, creado por una familia que tenía una carnicería y que no era su familia biológica; Jacobs fue abandonado por sus padres por razones desconocidas. Aprendió desde niño el oficio de carnicero y pasada la adolescencia se enroló en las guerrillas de las Fuerzas Armadas Rebeldes, llegando a ser uno de sus comandantes. 

La novela de Halfon trata del secuestro de su abuelo paterno, también llamado Eduardo Halfon, por un comando de las FAR dirigido justamente por Canción, o sea Percy Jacobs. Es la segunda novela en que Halfon toca el tema de “el abuelo”, esta vez el paterno. En un libro anterior, El boxeador polaco, se basó en la historia de su abuelo materno que sobrevivió un campo nazi de concentración. En ambas novelas la figura del abuelo surge de la mente del personaje protagonista que se llama también Eduardo Halfon. Estamos ante la autoficción, un proceso de desarrollo de escritura que transita de lo autobiográfico a la ficción en un plano que será existencialmente ambiguo o “área gris y ambivalente”, como la define el crítico Manuel Alberca. El personaje Eduardo Halfon no es el autor Eduardo Halfon sino su homónimo personaje inventado. En ambas novelas flota el tema de la identidad, las migraciones y el origen judío, o libanés o polaco de los personajes en una dimensión que el antropólogo ítalo-germano Ernest Gans, estudiado las terceras generaciones de emigrantes en Estados Unidos, llamó “etnicidad simbólica” o búsqueda y explicación de los orígenes y exploración profunda de la identidad.

Eduardo Halfon hace retrato de época a través del personaje de su abuelo y del guerrillero Percy Jacobs. No se trata de una simple denuncia anti secuestro o de victimización, sino de episodios literarios que plasman la condición humana. En el perfil del abuelo se señala la manera de tratar a sus empleados enfatizándose de que “quizás laboralmente los hubiera tratado igual que todo empresario del país trataba (y aún trata) a sus trabajadores, sin un sueldo justo, sin prestaciones adecuadas, sin un contrato digno, sin la posibilidad de organizarse en un sindicato…”.

Al general Jorge Ubico se le llama en la novela “el Hitler del Trópico”. Y no deja de tocar, ya lo hizo antes ampliamente Mario Vargas Llosa en sus Tiempos recios, la intervención de Estados Unidos. Halfon escribe: “Árbenz fue rápidamente derrocado en un operativo de la CIA llamado OPERATION PBSUCCESS lanzando al país a una serie de gobiernos represivos y presidentes militares y militares genocidas y casi cuatro décadas de Conflicto Armado Interno”.

En un apartado se describe una masacre cometida por el Ejército de Guatemala contra campesinos desarmados. De las tantas acaecidas durante el Conflicto Armado Interno. Con descarnada capacidad narrativa atrapa Halfon el momento: “Al final dieciocho hombres fueron señalados y apartados hacia el infierno; dieciocho hombres fueron desnudados y tumbados boca abajo en el suelo y dieciocho hombres, tras las órdenes el comandante militar, fueron pisoteados por los demás hombres de San Juan Acul, es decir, por sus propios amigos y hermanos. Luego los militares colocaron a los dieciocho hombres desnudos y mallugados frente a una fosa común, y con el resto del pueblo observando, con amigos y familiares como público comenzaron a asesinarlos. Un solo balazo en la cabeza”.

De Percy Jacobs alias Canción escribe: “Tenía cara de niño… Parecía deambular por la vida con una expresión de perplejidad –la frente hundida, la mirada opaca y turnia, la boca semiabierta– una expresión de no entender nada… Pero el temperamento de Canción, según decían sus compañeros, y acaso para compensar su marcado aspecto infantil, tenía la frialdad y el temple de una asesino profesional o de un soldado (que viene a ser lo mismo)”.  

Halfon toca el secuestro del embajador alemán Karl von Spretti  planeado y dirigido por Percy Jacobs. Parece como que se continuara lo escrito por el célebre Ryszard Kapuscinski sobre el asesinato del Embajador alemán en Guatemala: “Había muerto de un tiro en la cabeza. En la mano tenía las gafas, que debía haberse quitado antes de morir, quién sabe por qué”.  Halfon escribe en cambio: “Sostiene sus gafas en la mano derecha: como si se hubiese quitado las gafas antes de morir, justo previo al balazo, para no tener que ver el rostro de su asesino, o para no tener que ver el rostro de la muerte”.

El fin de Percy Jacobs se narra sin embargo a medias. Halfon no alcanzó acaso a investigar lo que hoy con certeza se sabe, que el jefe guerrillero fue capturado en Ciudad de México por agentes secretos mexicanos y que la misma CIA estuvo involucrada. Fue interrogado con torturas y finalmente entregado, junto a tres de sus compañeros, al Ejército guatemalteco en la frontera. Los vistieron de verde olivo para asesinarlos y presentarlos como caídos en un combate con el Ejército. Fue una operación más allá de fronteras, dirigida por el general guatemalteco Máximo Zepeda, que coordinó con las fuerzas de seguridad mexicanas y con la CIA, en una acción que sirvió después de modelo para el llamado Plan Cóndor en América del Sur, ideado para cazar internacionalmente comunistas o sospechosos de serlo. Entre los muertos, además de Percy Jacobs,  estuvo el menor de los hermanos Arévalo Bocatteli de solo 15 años, al que habían mandado a traer de Guatemala para ayudar a la familia y prevenir represalias del Ejército. El muchacho nunca supo las razones de su muerte a manos de los militares guatemaltecos. El general Zepeda fue el mismo que dio la orden de violar, torturar y asesinar a Rogelia Cruz, ex Miss Guatemala y militante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, que fue una organización diferente a las FAR de Percy Jacobs. Las FAR de Rogelia Cruz tuvieron corta duración y eran el brazo armado del partido comunista. De ahí que Cruz no tuvo nada que ver con el secuestro y asesinato del Embajador alemán o la ejecución del Embajador norteamericano en 1970, ni seguramente con el secuestro del abuelo Halfon aunque sea permisible que el abuelo lo hubiera pensado alguna vez o imaginado al ver entre sus secuestradores a alguna mujer joven y bella. 

Un aspecto que Halfon no toca es la participación del Patojo, subordinado de Percy Jacobs. La célula guerrillera decide huir y reunirse en El Salvador, en donde tomarían un avión a México. El Patojo, o Guillermo Paz Cárcamo, no llegó a la cita. Su padre, un coronel del Ejército, intervino para enviarlo a estudiar a España. Después se estableció como académico en Costa Rica y regresó a Guatemala después de los Acuerdos de Paz, integrándose a la lucha de los pueblos originarios, en especial la etnia kakchiquel. Escribió libros, entre estos Insurrectos, donde trata la lucha insurgente.

Marco Antonio Flores, el Bolo; en su célebre novela Los compañeros, de 1976, dedica varios capítulos al Patojo, siendo esta novela una obra pionera en temas de la guerra contados en forma de ficción y con el uso del recurso, como Halfon, de la autoficción. Guillermo Paz Cárcamo falleció hace unos días a los 83 años debido a una enfermedad. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Marc Rondy *
Las vacunas nos acercan, #Vacúnate

Vacunarse en las diferentes etapas de nuestra vida es la mejor forma de acercarnos a un mundo más justo y sin pandemias.

noticia Salvador Paiz
Guatemala, el mejor país de la región

Empecemos por apreciar las grandes bondades que tiene nuestra nación.

noticia AFP/UNIVISION/SPUTNIK
FBI investiga a miembros de la Guardia Nacional

El mandatario saliente, Donald Trump, prepara una nueva batería de indultos.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Asesinan a cinco personas en una finca de Teculután, Zacapa

otras-noticias

Bélgica golea a Rusia

otras-noticias

UEFA nombra a Eriksen como el jugador del partido

otras-noticias

Publicidad