[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

El Gran Titiritero: silencio y miedo


foto-articulo-Domingo

Cuando el legendario periodista polaco Ryszard Kapuscinski escribió su estremecedor reportaje sobre el país, comenzó señalando el silencio en Guatemala. Kapuscinski afirmaba: “aquel que en su país impone el silencio siempre está protegido por un aparato de represión. Al servicio del silencio han trabajado los sucesivos dictadores de Guatemala, sus protectores en Miami y en Boston, el ejército y la policía locales.”

Kapuscinski planteaba la pregunta de cuánta gente en Guatemala trabajaba al servicio del silencio. Lo hacía hace medio siglo, cuando no existían los medios y las redes sociales, los netcenters, el Twitter. Estamos hoy siendo testigos del poder invisible del mundo digital, que cada día toma más lugar en nuestras vidas. Se desinforma, se estigmatiza a los adversarios, se les denigra y se les inventan falsos delitos. 

Luis Cardoza y Aragón advertía que ejercer ciudadanía estaba tácitamente censurado en el país, cuando no prohibido. Cardoza recordaba la advertencia: “No se metan en babosadas”. Babosadas significaba no exijas tus derechos, no critiques, no hables porque puede ser peligroso. Y lo ha sido: ahí están los miles de muertos, los desaparecidos, el exilio, la cárcel. La trilogía cantada por el poeta Alfonso Orantes de que en Guatemala solo había tres opciones para la palabra libre, que en su caso simbolizaban los poetas: destierro, encierro o el entierro.

La gente guatemalteca con acceso a Internet está siendo sometida a la campaña de desinformación más grande que se ha visto en el país. Se trata de desinformar, callar las voces de protesta y acabar las disidencias. Imponer el silencio. Asustar con el “castrochavismo”. Los que no se sometan serán “chairos”, alejados de Dios, y el que se mete en babosadas puede perder su empleo, ser estigmatizado o algo peor. 

Estamos presenciado cómo el miedo se mete por las redes. El miedo a ser diferente. Se exige ser “buen guatemalteco”, es decir el que no cuestiona nada, no protesta, no ejercen ciudadanía, no se mete en babosadas. No se permite ser distinto, en el sentido dado por Pacho O’Donnell en La sociedad de los miedo. Indica que atreverse a ser distinto “llega a  castigarse con la discriminación, que en el mejor de los casos se vehiculiza como marginación, pero no infrecuentemente, a lo largo de la historia de la Humanidad, como persecución que puede llegar al genocidio”.

Eduardo Galeano escribía, reflexionando sobre el país: “La demonización del otro explica fenómenos siniestros como los baños de sangre en Guatemala, un país esencialmente indígena. Hubo doscientos mil muertos y vos ves las caras de los asesinos que arrasaron las aldeas, que mataron niños porque no había que dejar semillas vivas”. 

En 2015 asistimos a un episodio que pudo haber sido trascendental para el desarrollo del país: la limpieza del Estado, la expulsión de las mafias y las redes de corrupción que lo han tenido cooptado desde 1954. Era una coyuntura favorable con los esfuerzos de colaboración internacional para combatir la pobreza y favorecer la democracia. La administración Obama apoyaba a la CICIG, en especial el entonces vicepresidente Joe Biden. La gente en la Plaza ejerció ciudadanía como no había pasado desde 1944. Cayó el general Pérez Molina y parte de su maquinaria corrupta. El general Pérez Molina y su gente eran sin embargo títeres movidos por un “Gran Titiritero” como llama Miguel Ángel Asturias al poder omnímodo.

Y vino Donald Trump y la restauración se inició en Guatemala. “El Gran Titiritero” comenzó a mover recursos, nuevos títeres como el “embajador” Mérida en Estados Unidos. Corrieron millones. Vinieron los rusos criminales, presentados como “víctimas” por Jimmy. Los militares acuerparon al presidente Morales. No se puede hacer carrera en el ejército sin sumisión a las estructuras internas de corrupción y las conexiones con el narcotráfico. Guatemala está indefensa contra los carteles. Muchos oficiales repudian la corrupción pero no pueden ni se atreven a ser distintos. 

Un Congreso cooptado es un factor determinante para desarmar el proyecto de limpieza del Estado, de renovación de la sociedad contaminada por “la cultura de la ilegalidad”. Además se suma el apoyo de masas evangélicas fanatizadas. Guatemala es el país de los Evangelios Manipulados, el paraíso de políticos “ungidos” como Jimmy y su santa tribu, Ríos Montt y su sagrada familia, Serrano y otros innombrables. El país de los pastores millonarios y las pobres ovejas, sobre todo en lo espiritual al estar narcotizadas de religión. Bendiciones por aquí y por allá, corrupciones de igual manera. Orar y mentir. Sobre las iglesias fundamentalistas “made in USA” operando en nuestro país calza la paráfrasis: “pobre Guatemala tan lejos de Dios y tan cerca de Trump, Jimmy y Ríos Montt”.

La restauración la alcanza el Gran Titiritero con la toma de las cortes y el control del Ministerio Público, con una fiscal general que será recordada como cómplice. La que vigiló siempre las mentiras. El Congreso actual no es solo una cueva de ladrones, con sus excepciones, sino una maquinaria de legislación antipopular y procorrupción. La Corte de Constitucionalidad es una prueba fehaciente del poder y las intenciones del Gran Titiritero. La Corte Suprema coaligada con el Congreso dio un zarpazo con el nombramiento a contrarreloj de Roberto Molina Barreto como magistrado en la Corte de Constitucionalidad. Luego confirmado en una elección dudosa. Este abogado está vinculado a militares como Pérez Molina y Ríos Montt, a quien absolvió de genocidio en una resolución que marcó una división discriminatoria institucional con los pueblos indígenas, en especial los ixiles. Molina Barreto es un hombre cercano a “kaibiles honorarios” como Jimmy Morales y defensor del operador de elecciones Gustavo Herrera. Una metáfora del antropólogo norteamericano Richard Adams ilustra la situación: “Guatemala crucificada por el poder de licenciados y militares”.  

El Gran Titiritero planea llegar lejos. Acallar/desprestigiar a la prensa independiente. Eliminar toda oposición. Han aprobado una ley para liquidar a las organizaciones no gubernamentales que se atrevan a fiscalizar o protestar contra el Gran Titiritero. Se ha afectado el sistema democrático de pesos y contrapesos. Judicialmente las marionetas se dedican a perseguir ciudadanos que han cuestionado “el orden de las cosas”, como el abogado Juan Francisco Solórzano Foppa, detenido el mismo día que un juez desligaba al general Pérez Molina de delitos de corrupción. Y en la lista están los jueces y fiscales decentes que quedan. Otra vez listas negras de “distintos”, como en el 54 o en los años ochenta, la historia se repite.

Mientras en la cárcel de Cantel se produce una masacre con siete decapitados. Vienen a engrosar el inventario nacional del horror. El sistema de presidios fue hace unos años, casi en vano, investigado por corrupción exacerbada. Era dirigido entonces por el también asesinado en prisión capitán Byron Lima. De nuevo afloran ahora los presidios como centros de violencia extrema y verdaderas escuelas del crimen. 

El Gran Titiritero ha logrado restablecer “el orden” con marionetas haciendo la comedia en sus respectivos papeles: un Jefe de Estado que es todo menos estadista, jueces y fiscales títeres, evangélicos fundamentalistas, militares sumisos, abogados corruptos, narcodiputados, mafias. Todos unidos en el racismo contra los pueblos indígenas, la defensa de crímenes militares de lesa humanidad, el narco y la corrupción estructural del Estado cooptado. Mantienen al país en la pobreza, con miles de migrantes forzados y vulnerabilidad social (embarazos infantiles, femicidio, violencia, extorsiones y mucho más). Las estadísticas y los números no mienten, aunque los títeres nos hablen de provida y profamilia.  “Alumbra, lumbre de alumbre sobre la podredumbre.” 

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Alfonso García Salas Hernández / DPI 1665665511604
Bebés abandonados
noticia Redacción elPeriódico
Guatemala bajo la lupa
noticia Comunidad (Néstor Ahumada / Escritor invitado)
Gracias al “marketing” los negocios se mantienen con éxito

El objetivo de estas tácticas es elevar la imagen de su marca.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

CIEN indica que número de denuncias por extorsión se redujo en mayo

otras-noticias

Boris España, vetado por EE. UU. y favorecido por el sistema guatemalteco

otras-noticias

Delegación mexicana entregará donación de vacunas

otras-noticias

Publicidad