[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

En el territorio de los “niños dormidos”


foto-articulo-Domingo

El heloderma, una especie de lagarto venenoso endémico del bosque seco del valle del Motagua, se resiste a desaparecer víctima del tráfico ilegal y de la caza por el temor que provoca su aspecto, además de los mitos populares que lo rodean. 

El miedo y el mercado para su venta, además del cambio en el uso del suelo de la región, son los principales enemigos de un reptil que vive en peligro crítico de extinción en Guatemala, y cuyo veneno no es mortal ni necesita de un antídoto para ser neutralizado. 

La esperanza para frenar la extinción de los últimos 500 ejemplares del reptil se encuentra bajo el manto de la Reserva Natural Heloderma, de asociación privada denominada Zootropic, en el municipio de Cabañas, del departamento de Zacapa. 

El animal, familiar de lagartijas similares de Norteamérica, distintas en su coloración y tamaño, con unos 400 milímetros de largo (en promedio), ha generado mitos populares a su alrededor en Guatemala. 

Por ejemplo, el simple contacto de la sombra de una persona con el heloderma, también conocido por los lugareños como “escorpión” o “niño dormido”, bastaría para enfermar y contagiarse de un veneno fulminante. Pero nada más lejos de la realidad. 

Nacido en El Arenal, una de las aldeas de Cabañas, Gilberto Salazar creció con la idea que su padre tenía sobre los helodermas: unos animales de veneno mortal que podían matar si tocaban apenas la sombra de una persona. Ahora, es un defensor del reptil y de la fauna y flora del bosque seco y, desde 2002, integra Zootropic, entidad liderada por el biólogo Daniel Ariano.

“Aquí mucha gente les tenía miedo, decían que hasta para pasar donde él (heloderma), había que buscarle el lado al sol porque si la sombra de uno pasaba sobre él, uno quedaba contagiado del veneno y podía morir”, describe Salazar. “También decían que si uno agarraba al animal, este le tiraba leche y que si le caía en el cuerpo, pues uno iba a botar la carne por pedazos y también moría”. En realidad, la mordida, que sí es dolorosa, no pasa de la molestia y el susto, además de que “no necesita de un antídoto para neutralizar el veneno”. 

De acuerdo con el investigador Daniel Ariano, en “algunas regiones este animal es incluso más temido por los pobladores que la serpiente de cascabel –también inquilina de la zona–”. Sin embargo, subraya, “poco a poco ha ido cambiando la imagen negativa de esta especie entre los pobladores y se ha convertido en orgullo de las regiones que actualmente trabajan en la conservación de este animal, principalmente en la aldea El Arenal”. 

Guatemala cuenta con alrededor de 2 mil 300 especies de flora y fauna en peligro de extinción, y es considerada como una de las naciones más biodiversas del mundo, pero según expertos corre peligro de perder su riqueza natural en los próximos diez años. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Alexander Váldez
Jefe de la FECI será querellante en caso contra Mario Estrada

El excandidato a la presidencia de UCN fue condenado a 15 años de cárcel en Estados Unidos por la conspiración para importar y distribuir cocaína.

noticia AFP
El Salvador cumple 20 años de dolarización con débil impulso económico

Revertir ahora la dolarización, como fue una de las intenciones de los gobiernos entre 2009 y 2019, sería “imprudente” porque generaría “inestabilidad” frente a los mercados internacionales.

noticia Luis Fernando Andrade Falla
Biden frente a China

Ojalá que surjan grandes estrategas que contribuyan a que no se llegue a desarrollar una nueva Guerra Mundial.



Más en esta sección

Iglesia Luterana guatemalteca muestra apoyo a jueza Erika Aifán

otras-noticias

CSJ rechaza solicitud de retiro de antejuicio interpuesta en contra de Consuelo Porras

otras-noticias

Capturan a dos personas por el asesinato del activista francés, Benoit María

otras-noticias

Publicidad