[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Sputnik V y el insólito “dr. Timo Chenko”


foto-articulo-Domingo

Tan solo dos días después que la obsesionada burocracia de la América Indispensable, preocupada por el futuro de la corrupción en Guatemala, sin acordarse de su propio pasado, y escondiendo bajo la alfombra sus escándalos del presente, sancionara por corrupción a un diputado y a un ex Secretario Privado de la Presidencia basándose en la Ley Global Magnitsky; apuñuscados en esa casa de lenocinio en la que se ha convertido el  Congreso de la Republica, 84 diputados de la bancada oficialista, ante el público regocijo de varios alcaldes del país, y la privada satisfacción del Presidente, Ministros y Diputados, procedieron a reformar, a su sabor y antojo, por enésima vez, la Ley de Contrataciones del Estado.

Entre abrazos, aplausos, risas y los infaltables selfies, sin ningún pudor ni recato, a la vista de propios y extraños, a plena luz del día, los hijos putativos de la patria, elevaron, sin ningún control ni transparencia, los montos de la compras directas, cotizaciones y licitaciones  en ministerios y alcaldías, legalizando e institucionalizando el PERMISO PARA ROBAR dando  luz verde al soborno exprés, enviando al mismo tiempo un claro mensaje a los funcionarios “tutores” de esa ficción geopolítica que es el Triángulo Norte, que aquí, en este país/paisaje, sus listas, sus veladas amenazas, sus visitas y ontológicos diálogos con “su”  sociedad civil, valen madre o como dirían en México, Valeriano Verganza.

Como también vale madre, la salud de la población, que como agua de mayo espera la vacuna prometida, en cómodas mensualidades, la satelital Sputnik V; no importa que sea rusa, no importa que sea comunista; mientras ricos, afortunados funcionarios de gobierno, y miembros de una esquilmada clase media han podido vacunarse, aquí y en el extranjero, para millones de guatemaltecos, la vacuna rusa sigue siendo tan solo un sueño de opio chino. Como diría Arjona, quién diría que la mentira, el opio, y la medicina podrían fundirse un día. A la salud le importan un comino las utopías.

Según el insólito dr. Merengue, se contrataron 16 millones de dosis, de las cuales aseguró, 4 millones llegarían a Guatemala esta semana, sin embargo, hasta el 29 de abril no ha ingresado tan solo una sola vacuna Sputnik V, y según cifras oficiales proporcionadas por la realmente chambona Ministra de Salud, tan solo 1898 personas han sido vacunadas correctamente (dos dosis) de los 165 mil 549 guatemaltecos que han hecho cola para poder vacunarse. Primero la culpa fue de COVAX, ahora es de Putin porque aparentemente no estamos en la lista de entregas.

Sin efectos secundarios, sin daños a terceros, la Sputnik V, bautizada así en homenaje al primer satélite artificial de la historia, lanzado por la otrora Unión Soviética a finales de la década de 1950, con una efectividad del 91.6 por ciento, sigue sin llegar a Guatemala; mientras que, a unos cientos de kilómetros, nuestro vecino, México, ya está trabajando para lograr un acuerdo que permita envasar la vacuna Sputnik V. Como de costumbre, el dr. Merengue dice que la culpa no es de él, sino de su otro yo, el dr. Timo Chenko, alias el Ivermectina.

El festejo de diputados y alcaldes con ocasión de la aprobación de reformas a la Ley de Contrataciones del Estado, y la opacidad en la compra de las vacunas contra el COVID 19,  es una clara señal, que nuestros funcionarios no se andan con chiquitas y aspiran a robar en grande, porque robar, después de todo no es fácil, se necesita ser cínico y traidor, y este selecto grupo de diputados llena los requisitos mínimos, encabezados por el discurso de la doble moralidad y la doble personalidad de un Presidente disfrazado de pastor, que todos los días pide que Dios bendiga a Guatemala, mientras tanto él y sus monaguillos se apropian del diezmo y las limosnas de los crédulos contribuyentes.

El robo a manos llenas a pasos agigantados se está convirtiendo en un vicio aceptado por la sociedad a fuerza de costumbre. En una democracia, formal, ficticia, desprestigiada, todo se vale, principalmente robar, al estilo Hidalgo, “bando el que deje algo”. Políticos y pastores se dieron cuenta que no podían triunfar orinando agua bendita, así que optaron, usando el nombre de Dios en multiplicar las coimas y las plazas fantasma.

Somos un país donde se castiga abajo, lo que se recompensa arriba. El robo de un alicate o de 96 pacayas constituyen delitos contra la propiedad y el patrimonio cultural nacional, mientras que la desaparición de millones de quetzales son negocios. Pero como diría Galeano, “los políticos sin escrúpulos no hacen más que actuar de acuerdo con las reglas del juego de un sistema donde el éxito justifica los medios que lo hacen posible, por sucios que sean: las trampas contra el fisco y el prójimo, la falsificación de los balances, la evasión de capitales, el vaciamiento de las empresas, la invención de sociedades anónimas de ficción, las subfacturaciones, la sobrefacturación, las comisiones fraudulentas”.

Frente a esta situación, la ciudadanía guatemalteca, preocupada por la pandemia y la consecución de pan diario, embebida en la enajenante realidad virtual, y en la anomia social, facilita el trabajo de los corruptos, empoderándoles por omisión, convencidos muchos, secretamente, que la deshonestidad es el único camino que conduce al éxito, y que ya, no necesariamente, todos los caminos conducen a Roma.

Mientras tanto, en Estados Unidos, los nuevos funcionarios de la Administración Biden en su lucha contra la corrupción andan en busca de socios confiables en el Triángulo Norte, al mismo tiempo que tratan de resolver, en casa, el permanente dilema de ser una democracia interna y un imperio externo; una democracia cada vez más erosionada por el populismo y la retórica racista y un imperio cuyo accionar está seriamente delimitado por China y Rusia.

En alguno de sus momentos de lucidez, Edgar Allan Poe afirmó que el “hombre es un animal que estafa, y no hay otro animal que estafe, además del hombre”, ergo, Sputnik V, está a punto de entrar a los anales de las grandes estafas, con su correspondiente permiso para robar, mientras tanto, que Dios bendiga a Guatemala.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia San Francisco | EFE
Android 12 revoluciona su diseño con grandes botones y un aspecto “juguetón”

Se trata de uno de los cambios de estética más radicales por los que ha pasado el software en sus 12 años de historia, con una apuesta atrevida no sólo por las dimensiones, también porque recurre a elementos circulares o a ángulos muy suaves siempre que es posible, así como a las animaciones y los colores cambiantes.

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Presidente en funciones se reúne con el jefe de la FECI
noticia AFP
Thomas Müller vuelve a la selección alemana

El seleccionador alemán, Joachim Löw, incluyó este miércoles a Thomas Müller y a Mats Hummels en la convocatoria para la Eurocopa, dos años después de haberlos excluido de la Mannschaft tras al fracaso del Mundial de 2018.

 



Más en esta sección

El contrabando sigue impactando a la producción nacional

otras-noticias

Pollo Rey lanza campaña para continuar en gusto de los consumidores

otras-noticias

Los chats que revelan la fuga de información del despacho del MP

otras-noticias

Publicidad