[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Retos y oportunidades para el periodismo


Sociedad de plumas

foto-articulo-Domingo

Han pasado ya 20 años desde aquel primer día en el que pisé una sala de redacción. Quienes me rodeaban en ese momento me recuerdan siempre como una aprendiz que llevaba una mochila al hombro y una libreta de notas que cuidaba celosamente. Me correspondió iniciar en la jornada vespertina, y como les ocurre a casi todos los practicantes, las primeras horas fueron solamente para observar. Veía el movimiento de los reporteros, los gestos de los editores y a los fotógrafos que se sumergían en los negativos sobre una mesa iluminada. Supe en ese instante que estaba cumpliendo un sueño y que, definitivamente, había escogido la profesión correcta. 

Con el paso del tiempo, la dinámica de las redacciones fue cambiando. Los periodistas debimos adaptarnos a la llegada de las redes sociales, a los teléfonos inteligentes y a la evolución de los mismos géneros y formas de contar historias. Esa transición ha sido un constante aprendizaje y también un desafío, porque aunque eran cambios necesarios, también trajeron consigo muchas dificultades al gremio. 

Dos décadas después de esa primera experiencia, veo con preocupación las condiciones actuales del periodismo y de los medios de comunicación en general. Me atrevo a decir que estamos viviendo una de las etapas más difíciles, desde dos perspectivas: la laboral y la de enfoque. 

Al hablar de la primera hemos visto cómo se han perdido espacios valiosos para ejercer el periodismo. Cuando un medio se politiza o cae en manos de gente que busca manipular a la opinión pública, solo podemos esperar un rotundo fracaso. En ese caso, pierde la audiencia un espacio para informarse, y pierden los periodistas que se quedan sin trabajo. Cada vez hay menos medios de comunicación formales y serios, mientras que por otro lado en las redes sociales van creándose cada vez más plataformas que, lejos de reportear sus noticias directamente con las fuentes autorizadas, se dedican a copiar notas de procedencia desconocida. Es así como el círculo vicioso de las fake news va cobrando fuerza. 

Y es así como la primera perspectiva afecta en la segunda. El periodismo experimentado se ha visto desplazado por actores emergentes que encuentran en este ejercicio una ocasión para aumentar su popularidad. Se trata de figuras que no hacen periodismo, sino emiten opiniones disfrazadas de noticias, al servicio de ideologías o intereses personales. 

En ese contexto, vemos que ahora vale más un aplauso y la suma de likes, que un reportaje bien investigado.  

¿Qué podemos hacer para cambiar esa situación? No podemos negar que necesitamos de la tecnología y de todos esos nuevos canales de comunicación, así que lo que corresponde es utilizarlos bien. Una primera responsabilidad está en los mismos medios de comunicación, los cuales deben confiar primero en sus propios reporteros, antes que en las mismas redes; la segunda, por supuesto, en los usuarios, quienes deben evitar la tentación de difundir mentiras, solo porque nos convenga que sean verdad.

Paralelo a ello, es trascendental revalorizar al periodismo bien hecho; ese en el que hay que picar piedra para llegar a la verdad y en el que se ponen en perspectiva los distintos elementos para que sea el público quien se forme un criterio. Es darle el mérito al reportero que pasó varias horas en un archivo estatal para comprobar con documentos lo que afirma, o al que todavía cree que al ver a los ojos a un entrevistado obtiene más contexto y mejor información para su público. 

Esa revalorización implica que los medios provean de condiciones salariales dignas y de herramientas apropiadas para el desempeño de las labores. También involucra a las audiencias, las cuales deben ser más selectivas, más exigentes y, a la vez, más abiertas a nuevos modelos de acceso a la información que van generando las empresas periodísticas. Recuerde que un medio es también una empresa que requiere de ingresos lícitos para sostenerse. 

Estoy consciente de que las redacciones no son las mismas de hace 20 años, pero aún así hay aspectos que no deben pasar jamás de moda, como el rigor periodístico y el deseo de aportar a la democracia. Necesitamos medios de comunicación más fortalecidos y periodistas más empoderados. Gracias a los colegas que, a pesar de la adversidad, siguen firmes en sus convicciones y dándonos periodismo de calidad.

Sociedad de Plumas es una red de colaboradores comprometidos con promover en las páginas editoriales el balance, el contraste y la propuesta constructiva.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
La PMT prevé complicaciones en el tránsito por visita de Kamala Harris

Se tiene previsto operativos de seguridad en varias zonas de la capital.

noticia Sputnik
Un efecto secundario de comer huevos que debes conocer

Si estás preocupado por los niveles del colesterol en sangre, puedes quitar las yemas, pues las claras de huevo también son saludables y nutritivas.

noticia
5 Minutos


Más en esta sección

El contrabando sigue impactando a la producción nacional

otras-noticias

Pollo Rey lanza campaña para continuar en gusto de los consumidores

otras-noticias

Los chats que revelan la fuga de información del despacho del MP

otras-noticias

Publicidad