[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Ecuador y Guatemala


foto-articulo-Domingo

“Hubo una vez un reino en el cual le ley principal decía: ¡serás sectario!. ¿Resultado?: Las mariposas se negaron a trabajar con las flores y sucumbió la primavera”.
Mauricio Redolés (poeta chileno)

Se trata de dos países con similitudes en la composición étnica y por los estratos de sus formaciones sociales. Ambos con un número casi igual de habitantes. Pero en su desarrollo político hay diferencias. Ecuador no tuvo un largo y sangriento conflicto armado interno. Sus fuerzas militares no están comprometidas o manejadas por el narco ni construidas en base a la corrupción. No tienen tampoco un pasado genocida.

En Ecuador perdió por primera vez una elección el correísmo y su candidato Andrés Arauz, que había encabezado la primera vuelta con amplio margen. Sin embargo, no puede afirmarse que sea un triunfo absoluto de la derecha. En primer lugar por el alto voto alcanzado por Andrés Arauz, con más de 3 millones de votos y cerca del 33 por ciento de los votos en la primera vuelta y 4 millones 233 mil 888 de electores en la segunda que le dieron el 47.67 por ciento frente al candidato Guillermo Lasso que obtuvo el 52 por ciento de los votos y con esto la presidencia. No olvidar que Lasso tuvo apenas el 18 por ciento en la primera vuelta. Un ascenso asombroso y en la comprensión de este aumento radica la clave para comprender el sentido de esta elección y su coyuntura. Por lo pronto dejemos afirmado que no ganó la derecha sino que perdió el correísmo. Aunque el correísmo tampoco sufrió una derrota abrumadora, al contrario, se había fragmentado con la colisión del gobierno de Lenin Moreno y Rafael Correa. El gobierno de Moreno llegó por diversas razones, entre ellas el mal manejo de la pandemia y la situación económica, a un desgaste enorme al grado que tiene apenas un 10 por ciento de aceptación. De ahí que levantar una votación a 47 por ciento no resulta un resultado catastrófico para Correa que sin ser aspirante estuvo presente. El exmandatario y su candidato Andrés Arauz no solo aceptaron los resultados sin cuestionarlos sino felicitaron al ganador Lasso deseándole buena gobernanza. Y es en la gobernanza donde reside la diferencia con Guatemala. En Ecuador se enfrentaron dos claras opciones: el correísmo que se basa en un papel activo y proactivo del Estado y el proyecto neoliberal de Lasso que confía en las fuerzas del mercado y la clase empresarial a la que ve como el motor del desarrollo. Lasso es un banquero y Correa un economista. Y una diferencia más con Guatemala: el empresariado ecuatoriano no tiene pactos tan profundos con las mafias ni está ligado a la corrupción estatal como en Guatemala.

En la primera vuelta el sector de izquierda y centro izquierda tuvo el 67 por ciento de los votos. El presidente entrante Lasso tendrá una Asamblea Legislativa con una composición fragmentada, pero minoritaria para los partidos oficiales Creo y Social Cristiano que los apoyaron. La diferencia con Guatemala es abismal, en Ecuador hay más cultura política y mayor incidencia ciudadana mientras en Guatemala el Congreso es una cueva de vendidos y ladrones, con sus excepciones.

Rafael Correa ha sido figura prominente en la política ecuatoriana durante los últimos quince años, inclusive derrotó al mismo Lasso en pasadas elecciones. Se vio claramente en las recientes elecciones de un factor decisivo: “correísmo contra anticorreísmo”. No se trataba de Lasso sino de “por o contra Correa”. Inclusive dos líderes nacionales de izquierda estuvieron contra Correa. Su liderazgo partidario se ha afianzado de nuevo después de la debacle que tuviera con Moreno y a nivel nacional ha levantado el partido a casi un cincuenta por ciento. Al mismo tiempo se ha convertido en un líder que ocupa demasiado lugar, un caudillo que imprime una debilidad al sector que lo apoya por ser precisamente un caudillo y hacer depender todo en torno a su figura. No se vislumbra en Ecuador una transferencia de liderazgo y recambio generacional, Correa mismo ha dicho que él es todavía “muy necesario”. 

En la campaña, Lasso se preocupó de enviar el mensaje a los votantes de que no era él un político ultraconservador y que era consciente de los derechos de las mujeres, los de la comunidad LGTBI y la importancia del medio ambiente. Del dicho al hecho hay un gran trecho. Está por verse cuánto cumplirá. En Guatemala lo hubiera atacado la maquinaria de desinformación del Pacto de Corruptos con el apelativo del “chairo Lasso”. 

Lasso tendrá que ser flexible en su política de alianzas y no podrá evitar negociar con el correísmo y otras fuerzas. Enfrentará una situación económica de carencias, falta de inversión y desempleo. Apostará al extractivismo masivo de los recursos naturales y a promover la inversión. Rafael Correa no estuvo en contra de la minería durante sus gobiernos, pero buscó mejores condiciones con las grandes empresas extranjeras. Pero entró en conflicto con las comunidades indígenas. 

Lasso no buscará las mejores condiciones en la minería que Correa logró y las posibilidades de confrontación con el movimiento indígena resultan considerables. El factor indígena ha sido determinante en las últimas elecciones. Yaku Pérez y la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) definieron en una buena parte el resultado final. Pérez estuvo a punto de pasar a la segunda vuelta perdiendo por una diferencia pequeñísima con Lasso, pero no transfirió sus votos al correísmo sino lo contrario. De todas maneras el movimiento indígena es muy fuerte, se vio en las protestas y manifestaciones de hace año y medio contra el gobierno de Lenin Moreno que paralizaron el país y obligaron al gobierno a ceder y negociar. 

Al integrar todos los factores por contraste podemos concluir que hay más diferencias que semejanzas entre el Ecuador y Guatemala. En el país sudamericano existe un antagonismo “por o contra Correa” más que una polarización enorme entre derecha e izquierda. La derecha de Lasso no corresponde al gorilismo de la guatemalteca. Las “elites depredadoras” en Guatemala, las llama Juan González, alto funcionario de la administración Biden. Lasso es un conservador, pero no un fundamentalista cristiano. Ecuador tiene una política más secular que la fanática Guatemala, el pais talibán-cristiano de América y sus históricos presidentes evangélicos: Ríos Montt, Serrano y Jimmy Morales.

En Ecuador hay partidos políticos con programas e ideología e historia. En Guatemala son agrupaciones de intereses privados oscuros, muchos ligados al narco y a las mafias, por ejemplo, la UCN de Mario Estrada o el FCN de Jimmy Morales y el coronel Edgar Ovalle. En Ecuador existe un juego democrático con credibilidad mientras en Guatemala el Pacto de Corruptos está eliminando el sistema de pesos y contra pesos a través de dominar las cortes, incluida la de Constitucionalidad. Pretenden perpetuarse en el poder, esta vez lanzando ya como perfil a Zury Ríos y de esta manera seguir gobernando el país por cuarta vez consecutiva: el general Pérez Molina, el ungido Jimmy Morales, el incorregible Giammattei y ahora sería la hija del genocida, lo que llevaría a la permanencia de la pobreza, la desnutrición y la migración forzada. 

En Guatemala no hay izquierda fuerte, su mayor debilidad es su fragmentación. Pero la ideología neofascista en la que se basa el Pacto de Corruptos, combinada con conservadurismo religioso evangelista, propaga a los cuatros vientos que Guatemala está amenazada por los chairos y debe impedirse que el país se convierta en una nueva Venezuela. Han logrado imponer la idea de una falsa polarización que no corresponde a la realidad. Y todo aquel que exija justicia, que busque la democracia o que critique la corrupción y la pobreza es “un chairo”. Es tiempo de comenzar a desmontar el discurso del odio y la falsificación de la historia.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Jorge Rivera del Águila / DPI 1770677720101
Hablemos de valores
noticia AFP
Justicia federal de EE. UU inculpa a 15 personas por el asalto al Capitolio

Richard Barnett, quien entró a la oficina de la líder demócrata Nancy Pelosi y fue fotografiado en el escritorio de la funcionaria, fue arrestado este viernes.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Muere en EE. UU el narcotraficante guatemalteco Waldemar Lorenzana Lima

El Patriarca fue condenado en Estados Unidos tras admitir su participación en una organización de narcotráfico que recibió y almacenó a grandes cantidades de cocaína.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Las 24 horas de Kamala Harris en el triángulo del “Giammanetti”

otras-noticias

Localizan a cinco hombres muertos en finca de Zacapa

otras-noticias

Aumentan las detenciones de guatemaltecos menores no acompañados en EE. UU.

otras-noticias

Publicidad