[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Narcoestado en el banquillo


foto-articulo-Domingo

“El narcotráfico es el peor flagelo que estamos soportando actualmente en América Latina”.
José Mujica, expresidente uruguayo

La agencia sueca de noticias TT informa que el presidente hondureño Juan Orlando Hernández es señalado de haber creado un narcoestado en su país. Apareció la noticia entera el pasado miércoles 7 de marzo en el diario Svenska Dagbladet, el segundo más grande de Suecia y de tendencia conservadora moderada. Pocas veces surge el nombre de Honduras en los medios europeos, pero esta vez la noticia de las relaciones entre el narcotráfico y el Estado hondureño se han regado como pólvora. Leo en el diario sueco que las 30 organizaciones más importantes de Honduras exigen la renuncia del mandatario señalándolo de ser el arquitecto del actual narcoestado. Demandan también la salida de otros altos funcionarios, entre ellos el presidente del Congreso y el presidente de la Corte Suprema de Justicia. En un comunicado hecho público, las organizaciones firmantes sostienen que “estamos siendo testigos cómo se destruye el Estado de derecho y cómo una dictadura de partido ha surgido para convertir el país en un narcoestado”.

Está muy fresca la información sobre el proceso judicial contra el hermano del mandatario hondureño, Tony Hernández, quien fue hallado culpable y condenado a cadena perpetua en Estados Unidos por narcotráfico. Al mismo tiempo que hay señalamientos hechos por el tribunal de Manhattan en Nueva York que apuntan al mismo Presidente de la República y al aparato militar, policial y administrativo. La Corte norteamericana define como superlativo el nivel del narcotráfico planeado y ejecutado bajo el auspicio del Estado hondureño. En pocas palabras, lo que se está juzgando ahora no son solo personas sino indirectamente se está implicando al mismo Estado. Las señales, por otro lado, de la nueva administración Bidden es que se mantendrá una cerrada lucha contra todo tipo de narcotráfico y corrupción en el llamado Triángulo Norte de la región. ¿Se logrará revertir el dominio del narco? 

Hay sin duda narcoestados en Centroamérica, en especial Honduras, seguida de cerca por Guatemala. Por el país guatemalteco se traslada un gran porcentaje de las drogas, en especial la cocaína, que tiene por meta final el mercado negro norteamericano. Es un país de paso, más que de producción, y lo mismo sucede con Honduras. Durante el mandato de Jimmy Morales el narcotráfico aumentó y continúa haciéndolo en el de Giammattei. Aviones aterrizan y descargan cocaína sin que las autoridades hagan o quieran hacer algo. Jimmy decía que el Ejército bajaba aviones de narcos usando camiones viejos. Pero su exministro de Economía, Acisclo Valladares, se movía en vuelos de primera clase. Es acusado ahora por una fiscalía estadounidense de ayudar a lavar cerca de US$10 millones de ganancias ilegales de drogas. 

La condición operativa para que el trasiego de drogas pueda realizarse en gran escala es que el mismo Estado esté comprometido, en especial sus fuerzas armadas y los controles aduaneros. Pero también implica el involucramiento de la clase política, desde alcaldes y diputados hasta los mismos mandatarios. Centro América ha sido tomada por el narcotráfico. Por las enormes carencias de la población la gente se vende por un plato de lentejas. Además, al no haberse eliminado los poderes ocultos y al haberse institucionalizado la corrupción e impunidad, se abrieron las puertas a los inhumanos e insaciables carteles del narcotráfico, que han envilecido y violentado al Istmo. 

Resulta un hecho la complacencia de los grandes empresarios, los “dueños” de las fincas que llaman Repúblicas. No les importa convivir con los narcos, incluso hacer negocios con ellos. No les importa el lavado de dinero, incluso participan en esto. Moralmente han roto las barreras de lo tolerable, lo correcto, lo único ético. Y las consecuencias a mediano y largo plazo serán catastróficas para el desarrollo de la región que seguirá sumida en la pobreza, la corrupción, la desnutrición y la falta de educación. 

El país más alejado de la democracia en Centroamérica resulta ser Honduras. Democracia no es solo celebrar elecciones cada cuatro años. Una sociedad democrática abarca muchas dimensiones en la vida de sus ciudadanos. Un índice importante es la pobreza, porque a más pobreza innegablemente menos democracia. La pobreza impide el desarrollo de millones de personas en Honduras al no permitir el acceso a la educación, a la cultura, a la salud y a los demás derechos humanos.

Las pasadas elecciones hondureñas mostraron fallas enormes del sistema. También es uno de los Estados menos transparentes del mundo, según la organización Transparencia Internacional que ubica al país en el lugar 145 entre 170. O sea de los más opacos y corruptos del planeta. La pobreza impide el desarrollo de millones de personas en Honduras al no permitir el acceso a la educación, a la cultura, a la salud y a los demás derechos humanos. Y de ahí las caravanas de migrantes, las maras, la violencia.

El gobierno de JO Hernández se caracterizó desde el principio por el aumento de la corrupción y la gestión ineficiente. También por la represión contra el movimiento social y popular. Durante su gobierno fue asesinada impunemente Berta Cáceres, activista ecológica reconocida con el premio Goldman y representante del pueblo lenca. Hernández decidió también establecer la reelección aunque está prohibida por la Constitución, lo que fue considerado ilegal por grandes sectores tanto políticos como sociales, lanzando su criticada candidatura para reelección en la presidencia. El Ejército que dio golpe de Estado con apoyo de Estados Unidos a Mel Zelaya hace ya más de una década, acusándolo de acciones inconstitucionales para optar por la reelección, esta vez la institución castrense apoyó la reelección de Hernández, haciéndose abierta cómplice de lo que está pasando desde entonces en el país. Narcopolíticos y narcomilitares de la mano.

Ya no cabe duda de que el principal problema de la seguridad en la región es el narcotráfico. Sin embargo, no se ve claro que exista una política firme e inteligente para combatirlo. Es dinero muy negro, producto del sufrimiento de millones de seres a causa del consumo de drogas. Se borran la moral y la ética. Y la corrupción ha aumentado la pobreza y esta conlleva violencia, mala salud, falta de fe en el futuro. Reina el aventurerismo de la peligrosa emigración al norte. 

El sociólogo francés Pierre Bordieu desarrolló el concepto de habitus, el cual definió como un término de conducta, en donde lo subjetivo es tan importante como lo estructural. La práctica social del individuo resulta entonces definitiva para el habitus. Si lo aplicamos al sujeto social centroamericano, sobresale cómo ha claudicado la responsabilidad individual ante el narco a causa del miedo, pero también por las enormes necesidades sociales y la corrupción estructural de los estados nacionales. El comercio y el consumo de drogas, junto a la violencia y la corrupción, se volvieron habitus del Istmo.

La voluntad vence al destino, proclamó alguna vez el filósofo mexicano José Vasconcelos. Se refería a la necesaria actuación colectiva de un pueblo para superar sus grandes problemas. Tal vez pueda aplicarse esta sentencia filosófica a la narco Centroamérica de hoy. Enfrentar a los carteles obliga a una alianza regional. Debe ser tarea conjunta de los Estados, la sociedad civil y la empresa privada honesta del área. Sin descartar la ayuda y el apoyo de la comunidad internacional.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
Minex se encuentra a la espera de la información oficial mexicana sobre el caso de Tamaulipas

La Cancillería reiteró su compromiso en esclarecer lo ocurrido en la localidad mexicana.

noticia Amílcar Álvarez
El coronavirus y el budismo

Tienes que comprender que a nadie le sucede una experiencia que no le corresponda.

noticia Lucero Sapalú/elPeriódico
Trabajadores de la FECI resultan heridos en accidente


Más en esta sección

Giammattei y Brolo llegan a Nueva York para participar en el 76 período de sesiones de la ONU

otras-noticias

Presidente sanciona Ley de Emergencia para la Atención del COVID-19

otras-noticias

Darán conferencia sobre viajes al espacio

otras-noticias

Publicidad