[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Bolosanaro entre la debacle y el abismo


foto-articulo-Domingo

Cambios recientes en el gobierno, algunos inesperados, marcan al Brasil actual. Juntamente con el canciller Ernesto Araujo y el ministro de la defensa general Fernando Azevedo e Silva, fueron removidos o reubicados otros altos funcionarios: Luiz Eduardo Ramos, ministro de la Secretaría de Gobierno, la diputada Flávia Arruda (PL-DF) se hizo cargo de la Secretaría de Gobierno, el comisario de la Policía Federal Anderson Torres, asumió el Ministerio de Justicia y André Mendonça, que estaba en Justicia, fue a la Fiscalía General.

La reorganización de la administración de Jair Bolsonaro es seguida por los medios y se analizan escenarios y el impacto de los cambios. A la falta de estabilidad se suma el debilitamiento de Bolsonaro, que tuvo en su ascenso al poder, el triple apoyo de la bancada de los ruralistas, sumando evangelistas fundamentalistas y los militares. El analista Creomar de Souza de Dharma en Brasilia afirma que el presidente Bolsonaro “está bajo una enorme presión y reacciona de esta manera para retomar la iniciativa política”.

La captura por corrupción el año pasado de Fabrício José Carlos de Queiroz, financista cercano al presidente, ha dañado la imagen del régimen debido a la relación del capturado con el hijo del presidente, senador Flávio Bolsonaro, quien según la fiscalía de Río de Janeiro estaría vinculado a redes criminales. También por cheques del imputado dados a la esposa del mandatario Michelle Bolsonaro.

En el caso del canciller Ernesto Araujo puede comprenderse el cambio por su criticado tratamiento de la pandemia. Araujo será substituido por Carlos Alberto Franco Franca, un diplomático de carrera. La diplomacia brasileña venía en lo interno pidiendo la salida de Araujo por sus orientaciones, o desorientaciones según se vea, en las relaciones multilaterales, muy al estilo de Trump: desconfianza en el sistema de Naciones Unidas, traslado de la embajada a Jerusalén, dudar del recalentamiento global, etcétera.

Araujo es un obcecado crítico de la globalidad del Covid 19. Ha descalificado a la organización Mundial de la Salud OMS y a otras fuentes que trabajan con cuestiones sanitarias. Araujo llama con cinismo “covidismo” a la pandemia. Además de haber retardado la consecución de 70 millones de vacunas de Pifzer. Pero Bolsonaro mismo ha sido un negacionista y cambiar a Araujo no resuelve la avalancha de críticas contra el mandatario que pareciera estar escupiendo al cielo.

Le pregunto al profesional y académico Carlos Arturo Molina Loza, conocedor de Brasil, la razón esencial de los cambios y me dice: “El nuevo gabinete es un intento de reestructurar su poder. Su imagen está muy  desgastada. Ha habido cacerolazos masivos en las principales capitales del país. Es el caos”.

Bolsonaro ha mostrado un perfil imitativo del ex presidente norteamericano Trump: autoritarismo, enfrentamiento con los medios y negación de la pandemia. A Bolsonaro se le ha llamado “versión carioca de Trump”. El brasileño ha asumido una actitud que se considera irracional por su falta de conocimiento de la pandemia, minimizando sus peligros y banalizando las medidas a tomarse. En cifras absolutas ocupa Brasil el segundo lugar en el mundo en número de fallecidos: más de 300 000 pacientes muertos. Solo superado por Estados Unidos y no pocos analistas señalan que las cifras brasileñas están subvaloradas debido a manipulaciones y negligencias oficiales.

Bolsonaro considera que la economía brasileña está primero y puede afectarse con “esta exageración”. Le han recordado al mandatario que la economía brasileña viene mal desde hace meses y que su gestión no ha sido efectiva para reactivarla.

El mandatario brasileño ha cambiado cuatro veces a sus ministros de salud y fue noticia mundial su enfrentamiento con uno de ellos, el ex ministro de Salud Luis Enrique Mandetta. Hace unos meses renunció por desacuerdo con el presidente en el tratamiento del coronavirus el director de los servicios de salud Wanderson de Oliveira. Bolsonaro también ha atacado a políticos que han tratado de organizar cuarentenas, como el gobernador de la ciudad de Sao Paulo Joao Doria.

Con machismo lacerante dijo que el coronavirus había que enfrentarlo “como hombre”, poniéndose él mismo como ejemplo. En Brasil las voces críticas que rechazan la actitud del mandatario han llegado a hablar del “Bolsonarovirus”, que sería tan peligroso como el corona. Carlos Arturo Molina Loza me dice al respecto:

“Los hospitales están desbordados y al borde del colapso, ya faltan insumos para atender la demanda de los pacientes. A pesar de eso, el gobierno continúa restringiendo los gastos con salud. En ese contexto Bolsonaro sale de vacaciones y se la pasa a lo grande.”

El cambio inesperado, y más controversial, con consecuencias políticos inmediatas, es el del ministro de la defensa Fernando Azevedo e Silva quien será substituido por el general de reserva Walter Souza Braga Netto.

Los tres comandantes de las tres ramas de las fuerzas armadas del Brasil presentaron su dimisión como evidente rechazo al cambio de Azevedo e Silva. Es de anotar que desde el año 1985 no dejaban sus cargos al mismo tiempo los tres máximos comandantes sin que hubiera un cambio de Gobierno.

A pesar de los coqueteos del presidente Bolsonaro con las fuerzas armadas, que incluyen nombramientos de muchos militares en el gobierno y la defensa ultranza de los crímenes durante la dictadura militar, su relación con las fuerzas armadas está también devastada. Los mandos de las fuerzas armadas perciben la manera de gobernar del mandatario como de intromisión en asuntos puramente militares. Carlos Arturo Molina Loza  señala que: “Hay una división clara. Bolsonaro los ha humillado y no quieren ser involucrados por Bolsonaro en la política gubernamental. Hubo, de hecho, una ruptura. Bolsonaro de un lado, los militares del otro. Los militares que aún lo apoyan son de lo más servil. Bolsonaro es sólo capitán y en su historial tiene que fue dado de baja del Ejército.”

Por otro lado, se ha enfrentado a los pueblos originarios del Brasil, ha sido cómplice de los incendios de la selva amazónica y es un adversario acérrimo de los ciudadanos homosexuales y sus organizaciones en un país cuya población está formada en por lo menos un 10 por ciento por personas homosexuales. Ha perdido el apoyo de los grandes industriales y de los medios de comunicación. Además, su soporte internacional era el derrotado Trump. Parece quedarle a nivel extra parlamentario el apoyo de las sectas pentecostales que lo consideran ungido. Y en el Congreso cuenta hasta ahora con las fuerzas de los cinco partidos que forman el llamado “centrão” (Gran centro) que lo han blindado e impedido los intentos de defenestrarlo legalmente pero que podrían ponerle condiciones más duras. El “centrão” está formado por una mezcla abigarrada de políticos sin ideología definida aunque conservadores y señalados de nexos con la corrupción y el tráfico de influencias.

Bolsonaro se prepara para la contienda electoral del año entrante, cuando puede reaparecer de alguna manera el popular Luiz Inacio Lula, que ha hecho públicas sus aceradas críticas a Bolsonaro. Siguen vivas las simpatías a Lula de los sectores que se beneficiaron con los amplios programas sociales y los millones de brasileños que salieron de la pobreza. “Me siento joven para seguir luchando,” dijo recientemente el líder y dirigente obrero de 74 años. Pero es incierto si participaría como candidato o formando parte de un frente amplio donde habrían nuevos nombres como Guilherme Boulos, Marília Arraes, Manuela D’Avila y Bruno Covas. Lo que sí es seguro es que Brasil está necesitado de una urgente renovación.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
¿Por qué Jay-Z invierte en cannabis?

El músico busca impulsar el comercio legal de la planta.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Nombran a nuevo Viceministro Antinarcótico

Fernando Manolo Rodas de León fue nombrado como viceministro según informó el Mingob.

noticia Isela Espinoza/elPeriódico
El combate a la corrupción permite el crecimiento del PIB

De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

MP pide retirar la inmunidad del diputado Aldo Dávila

otras-noticias

Jimmy Morales acumula 20 solicitudes de retiro de antejuicio

otras-noticias

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

otras-noticias

Publicidad