[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

El silencio de Herbert


foto-articulo-Domingo

“Nunca pierdas tu capacidad de sorprenderte”.
Herbert Meneses (1939-2021)

Talento, compromiso y generosidad, eso era Herbert Meneses. El cineasta guatemalteco Luis Argueta refiere que durante el rodaje de El Silencio de Neto, en 1993, Herbert le dijo que quería proponerle algo para ver si se podría incluir en el filme y le mostró un acto de magia durante el cual hacía aparecer  y desaparecer una moneda. Argueta aceptó incluirlo y nos dice: “Durante la celebración del cumpleaños de su sobrino Neto, el tío Ernesto –actuado por Herbert Meneses y que en la historia de la película se supone está de viaje– se le aparece de pronto al cumpleañero para felicitarlo, decirle que le ha dejado un regalo y mostrarle una moneda que aparentemente proviene de  la oreja izquierda de Neto. Luego, con un soplido, hace desaparecer la moneda y, le dice al sorprendido sobrino: Eso Neto, nunca pierdas tu capacidad de sorprenderte. El tío Ernesto se despide y tan misteriosamente como apareció, desaparece.”

Estamos hablando de un filme trascendental en la historia contemporánea del cine guatemalteco. La película que rompió en 1994 el silencio de la industria cinematográfica poniendo al país en el mapa del cine internacional. El silencio de Neto obtuvo varios premios de relevancia, entre otros el del Festival de Huelva en España y el premio especial del jurado en el Festival internacional de Biarritz, Francia. Esta película es un parteaguas, un antes y un después, en el desarrollo contemporáneo del cine guatemalteco. Guion de Luis Argueta y Justo Chang y actuaciones de Óscar Javier Almengor, Herbert Meneses, Julio Díaz, Eva Tamargo, Eduardo Guerrero, Sergio Paz, Indira Chinchilla, Frida Henry, Patricia Orantes, Pablo Arenales, Diego Peralta, Mildred Chávez, Ingrid Hernández, Ricardo Mendizábal y Zoila Portillo.

Desde el 6 de marzo de este año, Herbert Meneses no volverá a los escenarios teatrales ni actuará otra vez en nuevas películas donde pudiera mostrar su enorme talento dramático. Actor iniciado en la escuela “de la vivencia” fundada por Konstantín Stanislavski, Herbert formó con un discípulo directo del maestro ruso, el cineasta y dramaturgo japonés Seki Kano, quien dejó un enorme legado en América Latina, sobre todo en México, donde formó a toda una pléyade de actrices y actores. 

Seki era un decidido antinazista y combatió ideológicamente al fascismo, lo que produjo el exilio de su patria cuando se opuso al llamado imperialismo japonés. Sus aportes en México en la escuela de artes dramáticas son enormes y han llegado a llamarlo “El padre del teatro mexicano”. Herbert Meneses asimiló a plenitud la línea dramática de la “vivencia” stanislavskiana, lo que explica su versatilidad para cambiar con soltura y calidad profesional la escena teatral por la fílmica. Herbert fue un excelente actor de teatro, pero también de cine, lo que no es común en nuestro medio, donde lo teatral se traslada automáticamente a lo fílmico.

Herbert se inició en las artes dramáticas siendo un niño de diez años. Fue a través del radio teatro que se siguió desarrollando. Su voz, ya adulto, se hizo popular a través de las ondas radiales. Herbert siempre recordaba una anécdota: en la calle hablaba con un amigo y su voz fue reconocida en la esquina donde estaban parados por una persona que llevaba un perro y portaba anteojos muy oscuros. El desconocido le preguntó, sin mediar palabra, si él era Herbert Meneses, lo que fue respondido afirmativamente y aquel transeúnte explicó que era no vidente y que no se perdía los programas de radio teatro.

Como actor de teatro, Herbert Meneses desarrolló un estilo muy personal, con refinada técnica dramática y una singular presencia escénica que captaba de inmediato la atención entusiasta y conmovida del público. Herbert convirtió el monólogo Diario de un loco de Gogol en su obra emblemática. La llegó a representar cientos de veces y cada vez había un desarrollo, un rasgo mejorado, un aspecto profundizado. Herbert repetía en la novedad, esa fue su personal marca histriónica. 

El actor y multifacético profesional Francisco De León lo recuerda así: “Mi primer contacto con Herbert fue en la Universidad Popular en una temporada de teatro para estudiantes, se presentaba Los Árboles mueren de pie de Alejandro Casona. La primera impresión que me dio, fue la de una persona que se encontraba por encima del bien y del mal, nunca causaba conflictos con los demás actores, tenía una conducta impecable fuera y dentro del escenario.” 

Francisco De León recuerda también la puesta en escena de Un tranvía llamado deseo de Tennessee Williams dirigida por Herbert y en la cual participó con la escenografía y la iluminación. De León ha resumido en una sentida frase el perfil humano y profesional de Herbert Meneses con la cual muchos también nos identificamos: “Que altruismo el de Herbert, que empatía, que profesionalismo y que orgullo tenerlo como amigo.”

Esa dimensión esencialmente humana de Herbert Meneses es parte de su legado. Lo recordaremos siempre como una persona íntegra, entregado a su carrera y que tenía talento acaso en exceso para un país como el nuestro. Casi podríamos retratarlo con unos conocidos versos de Castillo: “Usted, Compañero, es de los de siempre. Y yo lo quiero mucho, por su actitud honrada, milenaria, por su resistencia de mole sensitiva.”

La joven cineasta sueca Shari Strandmark nos dice que Herbert era una persona con demasiada presencia y “se siente raro no escribirlo en presente”. Strandmark, obtuvo un Premio Ícaro por su documental Nosotras y recuerda el apoyo recibido de Herbert: “Hablar con él era como viajar. Su mirada fija, su tono tranquilo, confiado, cálido y su sonrisa siempre me llevaron a un lugar especial. Surgen mundos conversacionales que entrelazan sueños, vida y teatro. En Rey del Sol en la zona 1, nos sentamos tarde tras tarde y repasamos mi guion. Gracias a la consideración, la perspicacia, el profesionalismo y el compromiso constante de Herbert con una narrativa atractiva, el diálogo y los personajes se elevan y crezco en la comprensión de la historia a filmar. Le estoy eternamente agradecida por todo el tiempo, curiosidad, amor y respeto”.

De nuevo el Estado y sus fallidas instituciones han brillado por su ausencia. No se vale una presencia demagógica, no basta con un tuit o con la publicación de una esquela. No olvidaremos que lo dejaron sin trabajo, que nunca tramitaron positivamente las varias solicitudes de jubilación presentadas. Seamos realistas otra vez: no hay que pedirle peras al monstruo. Herbert era cultura viva y lo que tenemos en el Estado es el desprecio mismo por la cultura. Así nomás.

 Pero el legado de Herbert resulta perdurable. Nuevas y briosas generaciones de actores y cineastas se levantan y se forman con nuevas películas y un teatro renovado. El silencio de Herbert es muy especial. Para entenderlo debemos volver a la película El silencio de Neto y ver de nuevo la escena de despedida entre el tío Ernesto y Neto después de la renuncia de Jacobo Árbenz. El tío Neto (Herbert Meneses) le dice a su sobrino Neto (Javier Almengor) que debe sacarse el silencio que tiene desde niño. (Enlace para ver esta escena: https://youtu.be/-ej48H0DjN0) 

–Eso sería lo más fácil, ¿verdad Neto? Pero no, cuando hay que hablar hay que hablar. Como te pareces a tu mamá. Tan callado como ella. Tan callado como todo este país. Neto, ese silencio no es bueno. Nos lo  metieron adentro desde que nacimos, pero hay que luchar hasta… hasta sacarlo por completo. Entonces podremos respirar.

–Adiós, tío.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Ventas por San Valentín se dispararon durante la última década
noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Alianza por Reformas: Mynor Moto no cumple con el requisito de honorabilidad para ser magistrado
noticia
360 A vuelo de pájaro

De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Histórico triunfo de Boca en La Paz

otras-noticias

Lo que debes saber acerca de “Mank”

otras-noticias

Paris Saint Germain golea y se clasifica

otras-noticias

Publicidad