[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

“Nos vamos a quedar sin dinero de tanto comprar agua”


Han detenido el tráfico en la zona 6 y todas las semanas asisten a las cajas de pago de Empagua a protestar. No tienen agua potable, pero sí pagan por ella. En el casco urbano de Chinautla las quejas sobre la escasez del servicio se han convertido en una constante y la compra del vital líquido es parte de una cotidianidad que se niegan a asumir como normal.

foto-articulo-Domingo

Mayra Ruano tiene un tonel, dos cubetas y una pila que se encuentran vacíos. El agua potable ya no llega  y el dinero no le alcanza para comprar más. Alquila una vivienda con dos cuartos y un baño, que tiene cómo única fuente de ingreso de agua, el chorro de la pila del que no ha visto salir una gota desde el 28 de febrero. Antes de esa fecha, Mayra y sus vecinos habían pasado dos meses sin el vital líquido que les debió proporcionar la Empresa Municipal de Agua (Empagua) a los vecinos de la zona 0 de Chinautla. 

Mayra vive en Santa Luisa, un barrio que colinda con Jocotales, la zona más urbana de Chinautla y donde se encuentra el edificio municipal. Hasta hace unos 20 años, los vecinos todavía colocaban “zona 6 de la ciudad de Guatemala” cuando daban su dirección. Por esas difusas fronteras en el área metropolitana, que fueron ajustadas después del terremoto de 1976, los habitantes de esa zona votan para elegir alcalde de Chinautla, pero le pagan a Empagua, una empresa de la Municipalidad de la Ciudad de Guatemala, para que les provea el servicio de agua potable. Esto no ha sido garantía para solventar el problema que los aqueja.

La situación que atraviesan los residentes de Jocotales, Santa Luisa y Santa Faz ha cobrado relevancia. Las personas inconformes y frustradas con el servicio que brinda Empagua han tenido que salir a las calles a protestar. Han bloqueado calles y avenidas en la zona 6 y han ido a la caja de pagos de la Empresa Municipal de Agua a protestar. Solo una vez han logrado ser escuchados por una autoridad. Mientras tanto, otros políticos utilizan la crisis del vital líquido en esa zona para hacer campaña electoral anticipada. 

Las personas de Jocotales y Santa Luisa pueden gastar hasta Q400 mensuales para abastecerse de agua.

El costo de no tener agua potable 

Caminar por los barrios de Santa Luisa y Jocotales es escuchar de forma constante las quejas de una población de escasos recursos y bajos ingresos que tiene que gastar hasta Q400 mensuales por el servicio de agua. Las pipas de agua llenando cubetas y toneles son parte de una cotidianidad que los vecinos se niegan a aceptar como normal. Dicen que en septiembre de 2020, el agua potable empezó a llegar cada 15 días. Después ocurría una vez al mes. Por último tardó dos meses en llegar. “Nos vamos a quedar sin dinero de tanto comprar agua”, dice

Mayra Ruano mientras cuenta los detalles de los gastos semanales que tiene que hacer para poder tener el agua necesaria para beber, cocinar, bañarse y lavar. 

“Todas las semanas compramos para beber un garrafón que cuesta Q16 y otro para cocinar de Q8, porque el agua que vende la pipa no es confiable. Cada tonel cuesta Q12, cada cubeta Q5 y llenar la pila Q6. Además tenemos que pagar el recibo de Empagua, que sin recibir el servicio, a veces pagamos entre Q60 a Q100… entonces, calculo que gasto como Q400 de agua al mes,  porque a veces compramos más de un tonel de agua a la semana”. 

Esta misma historia se repite a lo largo de estos dos barrios, que son los más afectados. En otros sectores de la zona 0 de Chinautla, el agua potable llega hasta tres veces por semana, entre las 22 horas y la una de la madrugada. 

Mayra Ruano muestra los toneles y cubetas vacíos ubicados en el pequeño cuarto que alquila. Debido a la falta de recursos no había podido llenarlo con agua.

Debido a que durante los primeros dos meses de 2021 no recibieron servicio del vital líquido, pero sí llegaron los recibos de cobro, crearon el Comité de Vecinos Unión Jocotales. Su presidenta, Silvia Barillas Marroquín, señala que ha sido difícil que tanto  Empagua como las autoridades de la comuna de Chinautla les atiendan o les  ofrezcan una solución. 

Silvia Barillas enseña un documento para demostrar que Empagua miente. En una respuesta que les enviaron a su demanda, la empresa detalla que todos los sectores de la zona 0 de Chinautla reciben agua tres veces por semana. “Nosotros en dos meses no vimos una gota de agua, pero sí un recibo de cobro, el que tenemos que pagar para no darles más motivos para que nos dejen sin agua”, dice Silvia y explica que escribirían y enviarían de inmediato la contrarrespuesta a Empagua. 

En algunas casas, Empagua ha generado los recibos de cobro mediante estimaciones, ya que las personas no han permitido que lean los contadores por considerar injusto que se les cobre por un servicio que no se les proporcionó. Además, la Empresa Municipal tiene una cuota de cargo fijo de Q34. 

Los habitantes de la zona 0 de Chinautla han optado por dejar encendido de forma permanente el chorro de la pila con la esperanza que de un momento a otro reciban agua potable.

Un laberinto de justificaciones 

Las respuestas que han dado las autoridades de Empagua son como un laberinto. Las causas por la que no hay servicio de agua potable tiene tres explicaciones, mientras las soluciones son un puñado de promesas. 

Carlos Flores, subgerente de Servicio al Cliente de Empagua asegura que lo que sucede en Chinautla no debe generalizarse, porque no es un asunto de escasez de agua en el área metropolitana. Sin embargo, a largo plazo, es un problema que podrían enfrentar. En cuanto al caso específico de Chinautla, el funcionario detalló a elPeriódico que son 5 mil 600 los usuarios afectados porque ese es el total de cuentas que tienen en la zona 0 de Chinautla. Según Flores,  en diciembre se agudizó más el problema para una parte de este grupo, porque se juntaron las tres causas que tienen viviendo sin agua potable a vecinos como doña Mayra Ruano y a los representados por Silvia Barillas. 

El Subgerente de Servicio al Cliente de Empagua señala, como una de las causas, las conexiones ilegales de tuberías. Esta práctica hace que se desvíe el agua a viviendas que no pagan por ese servicio, lo que a su vez genera que disminuya la cantidad de agua que es enviada a esa zona, detalló. No obstante, Empagua no tiene un estimado de cuántas conexiones ilegales podrían haber. Solo dice que el 19 de febrero interpuso una denuncia al Ministerio Público (MP), la cual la hizo de manera general y sin aportar ninguna prueba. elPeriódico pidió ver esta denuncia, pero no fue mostrada. 

Según los vecinos llenar un tonel de agua les cuesta Q12, una cubeta Q5 y una pila Q6. Adicional tienen que comprar garrafones de agua para tomar y cocinar.

Otra de las causas, quizá la principal, es que a  uno de los seis pozos que surten el agua en esa área, se le arruinó el equipo mecánico en diciembre de 2020. En Guatecompras este equipo aún se encuentra en proceso de cotización y no se ha adjudicado. La promesa de Flores, respecto a este dilema, es que en un mes el servicio de agua llegará con más frecuencia a los vecinos. 

La tercera causa se relaciona con el clima. Debido a que el país se encuentra en temporada seca, los caudales de los ríos que alimentan los pozos son más bajos, por lo tanto hay menos agua disponible. 

Los responsables

En medio de sus explicaciones, Carlos Flores trata de disminuir la responsabilidad de Empagua, pese a que es con ellos que los vecinos tienen un contrato. Flores cita el Código Municipal y le traslada la responsabilidad a la comuna de Chinautla. El funcionario de la Empresa Municipal señala que esta normativa establece que es responsabilidad de las municipalidades prestar el servicio del vital líquido a los vecinos, sin embargo, es algo que Chinautla no hace. 

Pero la alcaldesa de Chinautla, Brenda Elizabeth del Cid Medrano, tampoco tiene una solución inmediata a esa situación. Asegura que no cuenta ni con el presupuesto ni con los estudios hidrológicos necesarios, que le permitan conocer si en su municipio hay áreas con los suficientes recursos hídricos para abastecer a toda la zona cero de Chinautla. 

La jefa edil indicó que ha conversado con autoridades de la Municipalidad de Guatemala, para proponer que la comuna que ella dirige podría hacerse cargo de abastecer de agua a Santa Faz, porque en ese sector sí cuentan con pozos, pero que habría que analizar los asuntos legales porque la tubería le pertenece a Empagua. 

Este ir y venir de causas y posibles soluciones, que aún tienen sin servicio de agua potable a los vecinos de Chinautla, es utilizada por otros políticos que estuvieron vinculados al Partido Unionista, fundado por Álvaro Arzú y que llevó a Ricardo Quiñónez a la Alcaldía en 2019. Este es el caso de Roberto Arzú, excandidato a la Presidencia. En redes sociales el hijo mayor del fallecido Alcalde comparte las fotografías que se tomó mientras regalaba agua a los vecinos de Santa Faz. 

Mientras Empagua trata de disminuir su responsabilidad, la Alcaldesa de Chinautla justifica su falta de acciones y los políticos realizan campaña electoral anticipada, Mayra Ruano deja encendido todo el día y noche el chorro de su pila. Tiene la esperanza que de un momento a otro fluya el agua y pueda llenar su pila, un tonel y dos cubetas.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción/elPeriódico
Diez integrantes de la CSJ bajo sospecha se aprestan a elegir magistrados de la CC

La FECI no descarta la posibilidad de presentar antejuicios por el caso Comisiones Paralelas 2020.

noticia María Aguilar
El deshonorable Concejo Municipal de Quetzaltenango y el bicentenario

¡No a la construcción del parque Bicentenario! 

noticia
Vincenzo Nibali sufre fractura y es duda en el Giro de Italia

Vincenzo Nibali sufre una “fractura abierta del radio de la muñeca derecha” tras una caída en el entrenamiento, anunció su equipo este miércoles, a casi tres semanas de la salida del Giro de Italia.

 



Más en esta sección

Deficiencia de vitamina D puede perjudicar la función muscular

otras-noticias

Vacuna COVID-19: eficacia reducida en personas con cáncer en la sangre

otras-noticias

Rublev sigue en ascenso

otras-noticias

Publicidad