[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

El genocidio que “no importa”


foto-articulo-Domingo

Continuamos asistiendo al triste relato de nuestra historia manipulada, trastrocada y retorcida, con fines aviesos, repugnantes y tan baratos, como el dinero que se genera, desde el odio, la confrontación, el discurso de lucha de clases y el asalto a las instituciones… prácticamente todas ya, disfuncionales.

Los servidores públicos cada vez más impresentables. Gente preparada, para una sola cosa… asaltar el erario, con desfachatez rampante. Basura compitiendo por puestos que exigen decencia, populismo de colores… y mierda, en cada despacho. Los zopilotes lo saben y entristecen nuestros cielos, cada vez más, atraídos por el tufo nauseabundo del engaño. El timo es favorecido por “asesores” y “promotores de imagen” que se visten de periodistas, analistas, activistas y eternos aspirantes a atractivos huesos. La basura humana, es lo que se recicla, con mayor éxito, en este triste país. Note usted a la ralea que dirige la burocracia, es la misma porquería de siempre. 

Mientras los protervos se jalan del mocho, pactando en secreto y garantizando su enriquecimiento y el colapso de la patria… los buenos, agachan la testa, no opinan, se abstraen, o toman bandera por uno u otro grupo de lacayos codiciosos. El bueno se convirtió en el tonto útil que sostiene el sistema, trabajando sin cesar, para pagar impuestos y proveer, de todos sus placeres y apetitos, a los popos parlantes que dominan la escena. 

Una Guatemala adherida al pasado de confrontación y miseria… es una Guatemala cuyo progreso nunca llegará, pues este siempre será resultado del trabajo y no del odio. Es preciso actuar en presente, para construir un mejor futuro. Basta de imbéciles ejerciendo función pública, basta de periodistas/asesores de Estado, basta de rencores y pobreza. Propongo veamos el genocidio que hoy se perpetra, mundialmente y es permitido por todos, en nuestro país, especialmente por quienes se llenan el hocico de “derechos humanos”, “respeto” y “virtud”. Genocidio es: “Aniquilación o exterminio sistemático y deliberado de un grupo social por motivos raciales, políticos o religiosos”. Objetivo: Grupos vulnerables. Motivo: Político Globalista. Objetivos: 1- Control y 2- Desaceleración del crecimiento poblacional  que, según estimaciones de Naciones Unidas, llegaría en 2050 a 9.7 millardos de personas. 3- Herramientas: Estatismo y Miedo. 

El principal grupo en exterminio, a partir de la PlanDemia, son los adultos mayores, aunque están siendo torturados, también nuestros niños… es decir los dos polos más vulnerables de la sociedad; es obvio que la ruptura social, a través del “distanciamiento social” y no físico, está generando distorsión en los pequeños y amargura en los viejos. Repasemos los “Derechos Universales del Adulto Mayor”: 1- Salud, 2- Igualdad, 3- Educación, 4- Participación política, 5- Trabajo, 6- Desarrollo y 7- Reconocimiento por su participación en la economía. 

En el Informe Anual Circunstanciado al Congreso de la República, de septiembre 2010, intitulado “Derechos de las Personas Adultas Mayores”, referido por el PDH, a 2009, se expone: “Los adultos mayores son vistos como personas frágiles que necesitan protección y asistencia, sin embargo, se margina a la mayoría de ellas, minimizando su participación en los procesos de desarrollo del país y en el aporte de soluciones. La edad, la condición económica precaria y el proceso de envejecimiento aumentan la vulnerabilidad, por lo que se deben enfocar programas de seguridad social, recreación y protección”. Respóndase usted, preciado lector ¿Dónde quedó toda esta prosa, frente al fustigamiento a la salud mental de nuestros adultos mayores?, ¿Por qué se les arrebataron sus derechos universales?, ¿Cuántos murieron durante el último año por depresión y efectos derivados?, ¿Cuántos murieron en medio de la desnutrición, porque la depresión los llevó a no tener apetito?, ¿Cuántas otras patologías se agravaron, por el cierre forzado de nuestro precario sistema de salud que nunca estuvo menos saturado que actualmente? 

La OPS -Organización Panamericana de la Salud-, con ocasión del “Día Internacional de las Personas Mayores” (1 de octubre), expuso, en septiembre de 2020, “La forma en que cada persona mayor puede verse afectada por la COVID-19, o cualquier otra enfermedad, depende de su salud física y mental en general, por lo que la atención y el tratamiento siempre deben tener esto en consideración.” Es curioso observar que su aparente “preocupación”, por la salud mental de los mayores, contrasta con la campaña de terror, pregonada, por la “casa matriz” de la OPS, la Organización Mundial de la Salud -OMS- y cacaraqueada por aquellos  medios de comunicación que se constituyeron en tristes  cajas de resonancia del miedo. 

Si usted investiga, encontrará muchas cifras de adultos mayores que murieron por COVID-19, de hecho, la información es sospechosamente densa y abundante, como la de ninguna otra dolencia. En contraposición, si busca datos de el impacto en la salud mental de los adultos mayores, por el encierro y aislamiento, no encontrará, básicamente, nada. De igual forma, no existe información de cuántas personas mayores se “dejaron morir”, por el cierre de hospitales y centros de salud, con la excusa de la PlanDemia. 

La inatención en las redes hospitalarias, provocaron, seguramente cientos de miles de muertes inducidas… una especie de eutanasia, pero con enfermos crónicos y no graves que pudieron vivir muchos años más. En esa tétrica línea, la suspensión de programas de vacunación, traerán millones de muertes que se pudieron evitar, así como lesiones permanentes y crónicas, por enfermedades, consideradas -antes del virus- erradicadas, como la poliomielitis y tuberculosis, por citar dos ejemplos. Nadie se rasgó las vestiduras, por este crimen atroz y planetario… tampoco -hace setenta años- por los judíos que morían en los campos de concentración y eran objeto de experimentación. Parece ser que los verdaderos genocidios no gozan de ninguna publicidad, hasta que, quien los perpetra, pierde su hegemonía; sospecho que eso está muy lejos de ocurrir, en el presente caso, pues el manipuleo de vidas y mentes apenas empieza ¡Piénselo!

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Sputnik
Varios heridos por fuerte explosión en un edificio del centro de Madrid

La Policía Nacional están procediendo a evacuar a ancianos de la zona.

noticia EFE
Javier Bardem protagonizará la película familiar «Lyle, Lyle Crocodile»

Está previsto que la cinta se estrene en julio de 2022

noticia IN ON CAPITAL
El informe de empleo en EE. UU. queda peor de lo esperado

En diciembre se perdieron también 95 mil nóminas privadas no agrícolas.



Más en esta sección

Un profesor de ciencias muestra el ciclo de vida de una burbuja de jabón

otras-noticias

Brigada militar instala puestos de vacunación móviles contra el COVID-19 en mercados

otras-noticias

“Uno de los grandes beneficios –de la educación diferenciada– es el alejamiento de los estereotipos de género”, Ana Lucía Asturias directora académica del Colegio Monte María

otras-noticias

Publicidad