[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

El liderazgo asertivo


SOCIEDAD DE PLUMAS

foto-articulo-Domingo

A lo largo de los años que he trabajado como consultor de comunicación corporativa, he comprobado cómo los líderes más eficaces en su labor profesional son aquellos que practican la comunicación asertiva con sus superiores, colegas y colaboradores. 

Una persona con esta cualidad, sin importar el puesto que tenga, sabe aplicar esta habilidad social para relacionarse de forma honesta, congruente y equilibrada con los públicos que se relaciona. A la hora de ejercer una labor directiva, una persona asertiva estará mejor preparada para expresar sus decisiones, opiniones, sentimientos e ideas de una manera clara, directa y respetuosa, lo cual facilitará su desempeño profesional y la gestión de su autoridad ante cualquier grupo humano.

Por una sencilla razón: la comunicación asertiva es comunicación virtuosa, puesto que su práctica habitual se encuentra en el medio entre el exceso y el defecto. No es una comunicación agresiva o autoritaria, que intimida al otro por su carácter fuerte, tono de voz y actitud reactiva. Ni tampoco es pasiva o débil, por su falta de carácter y actitud dubitativa. Por el contrario, el líder asertivo procura expresarse con mensajes claros y concretos, y manifiesta una actitud de confianza y determinación, pero sin afán de herir o perjudicar a su interlocutor.

Al investigar el estilo directivo de los líderes de las empresas con las que he trabajado, me resulta cada vez más llamativa la relación entre el liderazgo y la asertividad. 

Es compleja la realidad de esas instituciones o empresas que tienen un ambiente excesivamente centrado en el giro de su negocio, en el que los colaboradores echan en falta detalles de cercanía y confianza de parte de sus líderes. Resulta inquietante para los subordinados, no tener certeza de cómo va su trabajo o en qué aspectos pueden mejorar para ser más eficaces en su labor diaria. Tristemente, perciben que sus jefes no les dedican tiempo ni les retroalimentan en ningún momento, ni mucho menos escuchan sus ideas. 

Por el contrario, cuando las relaciones de trabajo están lubricadas por un espacio de aprecio, consideración y respeto a las personas, se manifiesta un elocuente tono humano en las comunicaciones interpersonales y un efecto transformador en el ambiente. La asertividad contribuye a crear espacios de entendimiento y confianza, que facilita las condiciones para que los colaboradores aporten ideas y se sientan tomados en cuenta en la marcha de la organización. 

El líder asertivo tiene mucho que ver en esto, pues se le aprecia como alguien que sabe lo que dice y a quien se le escucha con atención cuando da indicaciones, piensa en voz alta o emite opiniones concretas sobre el curso de la operación. Incluso, cuando tiene que hacer valer su autoridad o corregir acciones que están fuera de lugar o resultan una amenaza para toda la organización.

Es verdad que la comunicación asertiva no es una varita mágica que lo resuelve todo con su toque y efecto. En ocasiones, un líder que maneja una comunicación muy clara, directa y honesta resulta incómodo en algunos ambientes profesionales. Su naturalidad para expresar en voz alta sus pensamientos y opinar de forma transparente sobre diversos hechos y asuntos, puede generar actitudes de recelo y antipatía entre ciertos interlocutores, por mucho que se haga con respeto y moderación. 

Ninguna persona es “monedita de oro” para simpatizarle a todo el mundo. Lo normal es que en una conversación haya puntos de vista discordantes y diversas soluciones a un mismo problema o desafío. No tiene sentido creer que, por ser más locuaz o abierto en la comunicación, uno tiene en su poder la verdad absoluta o la respuesta a todos los temas. 

Por eso, es bueno saber la importancia que tiene la virtud de la humildad en la acción directiva, así como también en las relaciones interpersonales y en la capacidad de distinguir el sentido de oportunidad. En este caso, son afortunados los que saben hacer uso de la palabra y aprovechan las ocasiones para convertirla en un vehículo de ideas luminosas e inspiradoras. 

Por ello, la verdadera magia de la comunicación asertiva se hace realidad cuando somos capaces de cultivar espacios de encuentro con los demás y de expansión de nuevas ideas que buscan hacerse un espacio en el interior de las personas. 

(*) Doctor en Comunicación Pública

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Bayern, favorito para ganar el Mundial de clubes

Lejos de las fechas habituales, y con un participante menos de los previstos debido a la pandemia de covid-19, el Mundial de Clubes 2020, que se disputa en 2021, tiene en el Bayern de Múnich a su más claro favorito, en un torneo en el que Catar tratará de mostrar su capacidad para albergar el Mundial-2022.

 

noticia AFP
Djokovic sufre pero triunfa

El serbio Novak Djokovic (N.1), se clasificó con sufrimiento a tercera ronda del Abierto de Australia, tras ganar este miércoles al estadounidense Frances Tiafoe, mientras que la española Garbiñe Muguruza no acusó el cansancio en su segundo día seguido con partido y derrotó a la rusa Liudmila Samsonova.

noticia EFE
Revelan el intento fallido de Emma Coronel para una tercera huida del Chapo


Más en esta sección

Hombre infectado de COVID-19 fue capturado junto a 57 personas en club nocturno

otras-noticias

Igor Stravinsky: Le Sacre du Printemps

otras-noticias

El “Dream Team” en tiempos de abundancia

otras-noticias

Publicidad