[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

“La mujer obedeciendo manda”


A principios del siglo pasado se oía el refrán: “La mujer obedeciendo manda”. Entonces las mujeres guatemaltecas no podían usar pantalones, no tenían derecho al voto y estaban limitadas en estudios superiores y posibilidades laborales que no fueran obligadas por la pobreza: sirvientas, campesinas y en el peor de los casos la prostitución. No había mujeres en el Congreso ni en los tribunales.  Las mujeres siguen siendo subalternas de un sistema hecho para y por hombres. Son miembros sumisos de un modelo basado en el principio de autoridad del hombre como “cabeza de familia”. En la actualidad con la expansión de las iglesias fundamentalistas evangélicas, se ha reciclado la exigida sumisión de la mujer del refrán mencionado en lo que ahora llaman “obedecer al sacerdote de la casa”, es decir al hombre. Las mujeres ocupan un lugar de subordinación social. La posesiva sexualidad del machismo más abyecto exige el uso

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso.

Disfruta de acceso ilimitado a la versión digital por Q1/mes

Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción Deportes
Cremas pierden contra el New York City
noticia Richard Aitkenhead
Las decisiones se reflejan en los números relativos
noticia AFP
Las pistas para intentar hallar un tratamiento definitivo contra el sida


Más en esta sección

Vientos huracanados desde Brasil

otras-noticias

Velorio electoral

otras-noticias

Informalidad y comercio internacional

otras-noticias

Publicidad