[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

La receta del fracaso


foto-articulo-Domingo

Vi al suelo, mientras tomaba una limonada, en una plaza, con ambiente relajado y mucho calor. Una tenue escritura, en el piso, enmarcaba en dos discretas  sisas que, mi pie 

izquierdo estaba del lado de la otrora República Democrática Alemana y mi pie derecho del lado de la República Federal de Alemania. Fue en junio de 2017 y a partir de aquel –para mí– hallazgo, intenté notar las diferencias, entre las que hace 28 años, dos Alemanias que francamente no hallé, porque se habían disuelto en menos de treinta años, a partir de la caída del Muro de Berlín, bajo el ímpetu del admirable –por disciplinado y frontal– pueblo alemán. 

El muro, curiosamente también estuvo en pie veintiocho años (1961-1989) y su construcción fue un evento “indispensable” para contener la huida de alemanes orientales, sometidos al régimen soviético que no cesaban de trasladarse al bloque occidental, en el que encontraban: libertad, trabajo y progreso. Tan así era el asunto que, entre 1949 y 1961, se estima que más de tres millones de alemanes abandonaron, la mal llamada RDA (República “Democrática” Alemana). Las decenas (más de ochenta) puntos de control entre ambas Alemanias no resultaron efectivas, para menguar la migración de la Alemania socialista y de esa cuenta, se erigió el famoso muro de poco más de ciento cincuenta kilómetros de longitud y casi cuatro metros de alto, mismo que se tiñó de sangre inocente de personas que querían escapar del estatismo obtuso que, con el paso de los años marcaba muchísimas diferencias, en términos de calidad de vida, progreso e ingresos, para los dos grupos de alemanes. De ello existe evidencia, porque el pueblo alemán, tiene muchas cosas admirables, quizá una de las principales, su honestidad, al no ocultar sus hierros, ni su historia. 

1989 marcaría, no solo el fin del muro, sino el principio del fin, de la Unión Soviética. Para ese año, el Producto Interno Bruto de la Alemania Oriental, era menos de la tercera parte del de Alemania Occidental… obvio el fracaso del socialismo. Los contrastes entre ambas Alemanias, en los primeros años de la reunificación saltaban a la vista, desde su industria automotriz, su arquitectura y los productos ofrecidos en los anaqueles de variopintos comercios; simplemente no había comparación. La dirección férrea del Estado, la ausencia de libertad individual, la imposición de criterios, desde la siempre disfuncional burocracia, provocan retraso en cualquier país. El Estado, jamás será más apto que el individuo, para: crear, inventar, innovar, prosperar y crecer; los gobiernos simplemente no son capaces de generar riqueza, pero pueden destruirla, con toda facilidad. 

Otro ejemplo, destacable, es la historia contemporánea de las dos Coreas que se inicia con la embestida japonesa, al pretender apoderarse del territorio; en 1910 fue anexada –a la mala– al territorio japonés, convirtiendo paulatinamente, a muchos de sus habitantes, en miembros del entonces poderoso Ejército nipón, proceso complicadísimo para los coreanos, pues implicó, sometimiento total y renuncia a su identidad y hasta parcialmente, de su idioma. Para finales de los años treinta, Japón había prohibido la enseñanza de la historia surcoreana, en sus escuelas; otra vez, el estatismo obtuso, hizo sufrir a un pueblo de forma innecesaria. Con la finalización de la Segunda Guerra Mundial, en 1945 la parte norte, había sido ocupada por los soviéticos, mientras que la parte sur, quedaría bajo el dominio estadounidense; el territorio fue un botín de guerra. El resto es historia; la fracción “socialista” quedó en completo rezago, ignorancia y supeditada a las voluntades de dementes megalómanos. Corea del Sur, es ejemplo de crecimiento, evolución tecnológica, orden y prosperidad. 

Podríamos encontrar más ejemplos, acerca de lo pernicioso del estatismo, las dictaduras, y el arrebato de las libertades individuales… todos –sin excepción– son un fracaso craso, al extremo que si se decidiera dividir un país –cualquiera– en dos; dejando una parte gobernada en democracia real y no aparente, mientras la otra es dirigida desde el autoritarismo del Estado. El resultado en breve en poco tiempo, serían dos naciones; una con gente construyendo ideas a partir de sueños, desafiando los tiempos adversos e inventando soluciones (como siempre pasa cuando existe el esencial ingrediente de la libertad), mientras que, en la parte dirigida por un Estado recio y robusto, veríamos surgir monarcas narcisistas, hablando del bienestar de todos, mientras les arrebatan recursos y oportunidades. No habría, muros lo suficientemente grandes, para contener la huida de quienes aman la libertad y no desean ser ovejas miopes y amordazadas. 

El fracaso de la democracia, surgido desde intereses espurios, tráfico de influencias, amiguismo, crimen entronado e imbéciles traicioneros de sus votantes, estanca y devasta a las naciones. En cualquier área urbana abierta de nuestro país, usted podrá ver –a diferencia de Alemania y muy parecido a la vieja Habana– la paralización del tiempo, suciedad, miseria, ignorancia… y la desgarradora necesidad de un grupo creciente de niños, pidiendo limosna, mientras son explotados por sus padres; niños que hoy más que nunca carecen hasta de escuela en ruinas. Como todas las cosas, cuando carecen de esencia y son sobradas en apariencia, una democracia así es fatua. 

Nuestra libertad está bajo asedio, las autoridades “democráticamente electas”, básicamente son: ladrones, mentirosos, incompetentes y traidores, pero a esa gente, se propone que obedezcamos, para “salvarnos”. La salvación siempre estará lejos del yugo, porque este, es exclusivamente, para los animales; si se aplica al ser humano, se llama esclavitud y hacia allí, parece dirigirse el mundo… los corruptos lo saben bien. ¡Piénselo!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelyn Boche >elPeriódico
“Para llegar a las Cortes se necesita financiar una campaña y vender el criterio”

Rodolfo Rohrmoser, expresidente de la CC, cuarta magistratura.

noticia Rony Ríos
Suman 14 guatemaltecos identificados entre los migrantes asesinados en Tamaulipas
noticia Carlos A. Rodas Minondo
“ GRAN AÑO 2021…” ( Siempre agradecer, aportar y ver las grandes oportunidades y bendiciones que tenemos en nuestra vida para este nuevo año 2021…)


Más en esta sección

Apple reabre todas sus tiendas en EE.UU. por primera vez desde marzo pasado

otras-noticias

Un micrófono versátil y de diseño elegante para tiempos de covid-19

otras-noticias

Baréin ofrece vacunas contra COVID a integrantes de la Fórmula Uno

otras-noticias

Publicidad