[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Tantas veces Dios


foto-articulo-Domingo

PADRE NUESTRO QUE ESTÁS EN LOS CIELOS, te conocimos cuando teníamos otros dioses. Te conocimos y reconocimos, traicionados por nuestros iguales, a fuerza de la pólvora y la espada de los conquistadores y nos hincamos ante el incienso y la cruz de tus frailes y sacerdotes. Desde entonces, no tuvimos otro DIOS, ni tampoco paz. Los Reyes de Castilla, los señores de las Indias con el aval de un Papa, así lo decidieron. Nos dijeron que eras un DIOS piadoso y que después de la muerte, vos, nuestro nuevo DIOS, se apiadaría de nuestras almas. Soportamos el infierno aquí en la madre tierra, con la firme e ingenua esperanza que después de nuestra muerte, iríamos a tu cielo, DIOS MISERICORDIOSO. 

SANTIFICADO SEA TU NOMBRE, rosario en mano, rezaban los primeros religiosos que arribaron después de los conquistadores. Cuando Pedro de Alvarado vino a nuestras tierras, no trajo ningún sacerdote. Fueron años después que te conocimos, a través del terror y de la Biblia. Fueron siglos de evangelización, de catequización, solo podíamos practicar la religión católica, no la de nuestros abuelos y ancestros. La religión como posibilidad de santidad para estar a tu lado para siempre y el Cristianismo como puerta de entrada a la Civilización Occidental por obra y gracia de tu Santo Nombre. No morirías en vano, DIOS REDENTOR.

VENGA A NOSOTROS TU REINO implorábamos cada día. Encomiendas y Repartimientos coloniales fueron la dolorosa y perpetua antesala de las puertas del Paraíso. Muerte, explotación, miseria, sangre y lágrimas, a cambio la secreta esperanza de ser los escogidos. Juan aseguraba que todo el que en vos creía, tenía asegurada la vida eterna (Juan 3:14). Marcos afirmaba Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que para el rico entrar en el reino de Dios (Marcos 10.25). Te creímos y también a Juan y a Marcos, porque éramos pobres y crédulos, y sabíamos que tu Reino no era de este mundo. Además, tus sacerdotes nos enseñaron que Las Sagradas Escrituras establecían que El que cierra su oído al clamor del pobre, También él clamará, y no será oído. (Proverbios 21:13). Pero Justo Juez, no eras el DIOS de nosotros, eras el DIOS de ellos, el DIOS DE LOS RICOS.

HÁGASE TU VOLUNTAD ACÁ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO seguimos rezando toda la época de la Colonia, porque creemos en el poder de la Oración y gustosamente sometimos nuestro destino a tus sagrados designios; desde entonces, cada vez que nos preguntan si va a suceder algo, contestamos, sin pensarlo Primero Dios. En su testamento y lecho de muerte, el piadoso Fray Bartolomé de las Casas exigió que el furor y la ira de Dios –nuestro mismo DIOS– cayera sobre España, para castigar sus criminales excesos. Sabemos que nunca lo escuchaste. No era tu voluntad, DIOS TODOPODEROSO.

DANOS HOY EL PAN DE CADA DÍA suplicamos en desnutridas plegarias por los siglos de los siglos. Cambiamos el pan por bananos y tu hijo se convirtió en imagen milagrosa y venerada de las fuerzas de La Liberación. El comunismo acechaba, y los comunistas, se van al infierno. Los que sabíamos leer, que no somos muchos, te vimos negro y crucificado en medio de la patria y la libertad. Pero no eras pobre, ni indio. Eras el portavoz de la verdad, la justicia y el trabajo. Te volvimos a creer, pero a LA GUATEMALA PROFUNDA, nunca llegó el pan que mendigaban nuestros ranchos miserables. DIOS PAN DE VIDA ETERNA.

PERDONA NUESTRAS OFENSAS COMO TAMBIÉN NOSOTROS PERDONAMOS A LOS QUE NOS OFENDEN repetimos sin cesar en Misa, pero durante La Guerra, nadie perdonaba a nadie. Vino otra Liberación, la Teología de la Liberación. Desde Roma, Un Pacto de Catacumbas. Desde lejanos Concilios y Conferencias nos explicaron que nuestro DIOS se inclinaba por la opción preferencial de los pobres y que se debía recurrir a las ciencias humanas y sociales para ver de qué forma, la Iglesia católica podía hacer realidad esa opción, a través de la Pedagogía del Oprimido y la Teoría de la Dependencia. Muchos creyeron, a muchos los mataron, genocidio le dijeron. A los culpables los perdonó la muerte, a nosotros nadie nos perdonó, pero eras el DIOS DE LOS POBRES.

NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN nos advertiste, pero caímos en ella. En medio de La Guerra, como parte de la estrategia contrainsurgente, llegaron otras iglesias lejanas que no conocíamos, que tenían más de treinta denarios, que hablaban otra lengua, que predicaban que eran VERBO, no Sustantivo. Muchos se hicieron pastores, muchos creyeron. Su DIOS es la prosperidad, su cielo no es una lejana entelequia, su cielo está aquí, en la tierra, ahora. Pocos construyeron megatemplos, otros lavaron dinero, los menos, se convirtieron en narcotraficantes, todos hacen dinero y milagros exprés, ¡OH! DIOS DE LOS FARSANTES. 

Y LÍBRANOS DE TODOS MAL, te lo pedimos de rodillas, y sin embargo, a pesar de nuestra FE, de nuestro Catolicismo centenario, cada vez más disminuido, nos mandaste tan solo en un año, una pandemia, dos huracanes, una plaga de langostas, otra de corruptos y a un cínico Gestas, un ladrón, que todos los días te pide, que nos bendigas. Antes solo los sacerdotes daban la bendición, ahora es costumbre de corruptos. Te buscamos, no te encontramos. Nunca fuimos el pueblo elegido. Lo sabemos ahora, DIOS DE LA TIERRA PROMETIDA.

Feuerbach, afirmó que el HOMBRE, ante su incapacidad de explicarlo, creo a DIOS a su imagen y semejanza y que, en DIOS, el hombre refleja los deseos humanos no realizados. Siglos después, Stephen Hawking afirmaría que DIOS NO EXISTE, el DIOS INNECESARIO. Soren Kierkegaard en su libro El Concepto de la Angustia realiza un prodigioso SALTO HACIA LA FE y nos enseña que creer en ti, es un acto de FE, que consiste en aceptarte como real, más allá de las fronteras de la razón. La Fe del Carbonero. ¿DIOS, cual de TODOS eres tú? 

DIOS, gentil o hebreo, o simplemente un hombre, queremos rescatar, como diría Borges, las silenciosas letras de tu nombre. Si a Dimas, desde la cruz terrible le prometiste el Paraíso, desde la ignominia del pecado, no nos arrojes al anticristo ensangrentado. Lucas XXIII. AMÉN.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
La reina Isabel II hablará el mismo día en que Enrique y Meghan serán entrevistados

Miembros de la realeza británica brindarán esperadas declaraciones el próximo 7 de marzo.

noticia Francisco Pérez de Antón
Tres eran tres las hijas de Elena
noticia Europa Press
Astrónomos buscan revelar un cosmos sin ruido con ayuda de inteligencia artificial

Los datos de la encuesta de área amplia se pueden usar para estudiar la estructura a gran escala del Universo a través de mediciones de patrones de lentes gravitacionales.



Más en esta sección

Las personas no vacunadas podrían enfrentarse a nuevas restricciones en Alemania

otras-noticias

El Vaticano juzga a cardenal por escándalo financiero

otras-noticias

CSU rechaza la destitución de Juan Francisco Sandoval

otras-noticias

Publicidad