[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Afectados por “Eta” y “Iota” sin respuesta a su situación


El Gobierno central aún no define una estrategia que permita la reconstrucción de las comunidades afectadas.

foto-articulo-Domingo

Noviembre fue la destrucción para cientos de comunidades de Alta Verapaz, Izabal, Petén, Huehuetenango, Quiché, Zacapa y Chiquimula. Las lluvias que provocaron las tormentas tropicales Eta y Iota causaron deslizamientos, deslaves, inundaciones y desbordamiento de ríos que provocaron 3 mil 257 incidentes y 2.41 millones de personas afectadas. 

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) indicó que aún se está trabajando en un proceso para la recuperación de las comunidades, la evaluación de los daños y a partir de los resultados iniciar un proceso con el Fondo para la Vivienda (Fopavi) para la entrega de subsidios en las áreas que se puedan habitar o para iniciar el proceso de traslado. 

Sin embargo, más de 30 mil personas aún permanecen en los 317 albergues habilitados. Los líderes comunitarios señalan que cumplieron un mes de estadía y las autoridades centrales y locales aún no han sido claras con ellos respecto a los procedimientos para regresar a sus viviendas y temen el cierre de los mismos. 

La Conred advierte que aún es muy difícil determinar el retorno de los pobladores sin una evaluación. Las familias perdieron por completo sus residencias y cultivos y esto dificulta la recuperación. Se espera que la próxima semana la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) junto a la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplan) entreguen un informe de pérdidas sociales, productivas y de infraestructura para avanzar.

Ana Patricia del Valle y Waldemar Caal, dos de los afectados junto sus familias en Cobán, Alta Verapaz; así como Miguel Ángel López, alcalde comunitario de Veracruz, Puerto Barrios, Izabal, nos dan un testimonio sobre su situación: 

“No tengo a dónde ir” 

No nos han dicho nada. Mi casa sigue llena de agua y no tengo a dónde ir. A la una de la mañana del lunes [9 de noviembre] estaba lloviendo muy fuerte y vimos que el agua estaba creciendo. Tuvimos que esperar a que amaneciera para saber qué era lo que estaba sucediendo. 

Le pedí a mis vecinos que me ayudaran a salir porque tengo un bebé de dos meses y un niño de dos años. Pero era muy difícil porque todos querían irse. Solo jalé ropa de mi bebé para protegerlo. 

El agua alcanzó cinco metros y llegó hasta el techo. Nosotros tuvimos que buscar a dónde irnos, nadie nos decía nada. El alcalde está desaparecido. No había ninguna autoridad. Llegamos a la iglesia y ahí nos quedamos con mi esposo y mis tres hijos. 

Conforme pasaron los días, algunas familias encontraron a donde irse. A nosotros nos trasladaron a otro albergue. Somos seis hogares aquí, pero nos están diciendo que van a cerrar. No tenemos una casa para irnos, ni trabajo para pagar algo más. Dormimos en catres y la comida la obtenemos de personas particulares que nos ayudan. 

El agua no ha bajado a pesar que están usando una bomba, el agua sigue allí. La madera ya está podrida, 28 casas se perdieron por completo ¡No tenemos nada! Lo único que nos dicen es que el agua va a bajar en seis o siete meses, pero no sabemos si es cierto ¿Cómo le vamos a hacer para vivir? 

Ana Patricia del Valle, 33 años, Cobán, Alta Verapaz. 

“No tenemos nada” 

Mi casa está llena de lodo y la corriente se llevó nuestras cosas. Vimos que el agua sumergió todo, llegaba hasta el segundo nivel. Tuvimos suerte de salir a tiempo, nadie murió en nuestra comunidad. 

Salimos el miércoles [4 de noviembre] por la tarde, vimos que empezaba a subir el agua y no dejaba de llover. No nos dio tiempo de sacar nada. Al inicio pensamos en quedarnos en la calle, porque no encontrábamos un albergue o alguien que nos dijera qué podíamos hacer. 

Yo tenía un taller, soy mecánico, ahora no tengo trabajo. Los dueños de los carros me piden que se los arregle porque era mi responsabilidad. Algunos no entienden que todo se inundó y no fue mi culpa. 

En mi comunidad hay 20 familias y lo que queremos es regresar para hacer una nueva casa, una pequeña para volver a empezar. Nadie ha venido a preguntar por nosotros, a las autoridades no les importamos. Nos han venido a ayudar personas particulares o la Cruz Roja, apenas estamos sobreviviendo.

Lo único que nos queda es seguir por nuestros hijos, tengo uno de cuatro años que tengo que cuidar. Hay que seguir viviendo y levantar el espacio que construimos por años y se lo llevó el agua en un momento. 

Waldemar Caal, 49 años, Cobán, Alta Verapaz

“Nuestra comunidad se inundó”

Eran las siete de la noche y no paraba de llover, el agua llegó hasta las láminas en la madrugada. Teníamos miedo de morir, la inundación nos agarró dormidos. Llegaron por nosotros un día después, las lanchas estaban dentro de nuestras casas.

Nosotros solo escuchamos los rumores y no tuvimos una alerta temprana que nos dijeran que evacuáramos antes. No nos advirtieron que esto iba a ser serio. Las autoridades para prevenir desastres no existieron, Conred nunca nos contestó el teléfono. 

No teníamos buena señal, ni luz y pasamos toda una noche dentro del agua. Tenemos un mes de estar fuera de nuestro hogar. Todo nuestro patrimonio se perdió en un momento. 

Cuando llegamos al albergue, nos organizamos como comunidad. Éramos 195 personas de Veracruz, El Quetzalito y Santa Clara, algunos ya regresaron a sus casas. La ayuda de las autoridades ha sido mínima, nos apoyan personas particulares. No ha habido nadie que se acerque a mí y me diga que vayamos a hacer un recorrido. Conred y Gobernación están desaparecidos. 

Yo soy el líder de mi comunidad, por eso hace una semana hicimos una inspección. Nos dimos cuenta que todo quedó en muy malas condiciones. Murieron muchos animales; vacas, gallinas y caballos. Hay mucha contaminación en el lugar que nos impide regresar. 

Nosotros solo queremos hacer la reconstrucción de la comunidad. ¡Perdimos todo! Nuestra realidad será cuando regresemos y podamos seguir.

Miguel Ángel López, alcalde comunitario de Veracruz, Puerto Barrios, Izabal.

 

Los más afectados
De acuerdo con los datos de la Conred son los departamentos de Izabal, Alta Verapaz y Huehuetenango los que reportan el mayor número de personas afectadas por los efectos de Eta y Iota. Hasta la fecha solo las comunas de Santa Cruz Verapaz, Tamahú, Panzós, Senahú, San Pedro Carchá, Cahabón, San Juan Chamelco y Lanquín han destinado recursos para atender el Estado de Calamidad en Alta Verapaz, pero aún no hay ejecución. Mientras en Huehuetenango e Izabal aún no se destina financiamiento para su recuperación.

Salud comprometida a mediano plazo por tormentas

El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) mantiene un monitoreo de las áreas de salud, hospitales y albergues para detectar posibles casos de COVID-19 y no provocar ejes de contagios por hacinamiento en Alta Verapaz, Izabal, Quiché, Huehuetenango, Petén, Chiquimula y Zacapa. 

La decisión inicial fue esperar a que las personas presentaran síntomas para ejecutar pruebas; sin embargo, en la primera semana no se reportaron casos, por lo que se decidió ejecutar una tamizaje masivo. 

En el caso de Alta Verapaz se realizaron 1,400 evaluaciones de las cuales 27 resultaron positivas. Los albergues se organizaron para destinar espacios específicos para pacientes diagnosticados y evitar el contagio. El MSPAS asegura que no se han elevado los casos como se preveía. 

Desnutrición se incrementará

Sin embargo, la pandemia no es lo único que le preocupa a la cartera. La coordinadora de la Unidad de Riesgo del MSPAS, Virginia Herzig, explicó que existen riesgos en infecciones respiratorias y enfermedades como el dengue, chikungunya y malaria por las condiciones que provocaron Eta y  Iota. 

Herzig detalla que existe un escenario complejo para las comunidades en tanto a seguridad alimentaria y saneamiento de agua, que comprometen el desarrollo de salud. Agregó que los siete departamentos mantienen un poder adquisitivo bajo desde que se vieron afectados por el COVID-19 y con las inundaciones se reportan pérdidas totales de cultivos que son la mayor fuente de alimentación de las familias. 

“Vemos con preocupación que se van a disparar los casos de desnutrición aguda no solo en el Corredor Seco, sino en los departamentos que han sido afectados”, dijo Herzig.

Por último, la Coordinadora enfatiza que la cartera mantiene un reto para empezar una búsqueda de casos de desnutrición, sin embargo, no tienen la competencia para dotar de alimentos a las familias. “Se necesita una voz de alarma para informar dónde está el riesgo”, concluyó.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Alianza por las reformas asegura que Moto no puede tomar posesión en la CC

La entidad resalta que su juramentación fue ilegal debido a que hay amparos por resolver

noticia EFE
Amaral recibe el premio Reina Sofía de poesía

La escritora portuguesa obtuvo la principal distinción a la poesía iberoamericana.

noticia AGENCIAS/MEDIOS DE NICARAGUA
Otorgan premio Ortega y Gasset al periodista Carlos Fernando Chamorro

El diario español El País reconoce su trayectoria profesional y su constante defensa de la libertad de expresión. Chamorro es una de las voces más críticas contra el presidente Daniel Ortega.



Más en esta sección

Juan Francisco Sandoval presentó amparo para dejar sin efecto su destitución

otras-noticias

Grupo Monte Real, S.A. inaugura Hospital El Naranjo

otras-noticias

Porras evitó que la FECI investigara la falsificación de títulos de los magistrados del TSE

otras-noticias

Publicidad