[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Almas gemelas


foto-articulo-Domingo

“Ahora a la distancia, al leer lo que está sucediendo en Guatemala: protestas populares en defensa de la honradez política, contra la corrupción, y exigiendo derechos y justicia para todos los guatemaltecos, vuelvo a vivir con intensidad lo que motivó nuestra postura como jóvenes estudiantes de los años 60”.
— Oscar Arturo Pérez
(exdirigente estudiantil)

Vayamos a los sesenta del siglo pasado. Una fotografía atrapa el instante en que Jorge Córdoba Molina, Huevo Loco, dispara su pistola contra estudiantes que manifiestan en el Centro. Otra muestra a la Policía lanzando gases lacrimógenos.

Se repiten procesos y personajes. Aquel bufonesco Ydígoras Fuentes, el narcopayaso y un chocarrero Giammattei. Y los represores: Huevo Loco de Ydígoras, el prófugo Kamilo Rivera de Jimmy, acusado de ejecución extrajudicial o este señor Reyes de Giammattei. Nosotros los de entonces: ¿seguiremos siendo los mismos?

El general Ydígoras mentía en cadenas de radio y televisión. Anunciaba deseos de armonía social mientras preparaba un plan de terrorismo de Estado para criminalizar la protesta social. El jefe policial Ranulfo González, Siete Litros, colocaba bombas para acusar de ello a las organizaciones sociales. Una mató a cinco personas en un cine. El terrorismo de Estado puso en crisis al Gobierno. Ydígoras y sus diputados le echaban la culpa a Fidel Castro. Querían también justificar la base militar ilegal en la finca La Helvetia propiedad de la familia Alejos, apellido con triste descendencia política en el país. La corrupción ya era manera de gobernar. 

Oscar Arturo Pérez no llegaba a 18 años cuando participó en las Jornadas de Marzo y Abril de 1962. Me dice: “las manifestaciones fueron una respuesta espontánea de los estudiantes de secundaria (FUEGO), universitarios (AEU), maestros (FUMN) y trabajadores ante la corrupción de Ydígoras Fuentes. Queríamos vivir en un país sin analfabetismo, sin corrupción, libre y democrático y en el que se pudiera expresar lo que se piensa sin miedo a ser encarcelado, salir al exilio y peor aún morir asesinado”.

Las palabras de Oscar Arturo resuenan en mi mente mientras atiendo el discurso del presidente del Congreso Allan Rodríguez. Se lució con su canto a la estulticia y su homenaje al descaro. No dijo nada del proceso viciado y opaco de aprobación del Presupuesto. Todo lo justificó y atacó en cambio a la protesta social. Un guion preparado. Porque no está solo, lo acuerpa una aplanadora en la cual está el narcopartido UCN, cuyo líder Mario Estrada cumple condena por narcotráfico en Estados Unidos. El FCN también, otro narcopartido cuyo fundador, el coronel Edgar Ovalle, está prófugo acusado de la muerte de 589 campesinos cuyas osamentas fueron encontradas en una base militar en Cobán y su excandidato presidencial y también exmilitar Estuardo Galdámez, prófugo por delitos de corrupción. A Rodríguez lo acuerpa el impresentable diputado Alejos, hasta a Trump le avergüenza y le quitó la visa por corrupto. Solo falta que digan que Míster Trump se pasó al castro-chavismo. Acuerpan a Rodríguez el partido del difunto genocida Ríos Montt y el del también difunto Álvaro Arzú. Y lo acuerpa Giammattei y su Centro de Gobierno dirigido por su íntimo amigo. Pero sobre todo lo apoyan las mafias que lucran con los dineros del Estado. 

No lo acuerpa la gente en las calles y en la Plaza. Ni las organizaciones indígenas y pueblos originarios. Ni los estudiantes ni los campesinos. Tampoco los diputados que dijeron no al anómalo Presupuesto que se financiaría en parte con préstamos. Los mismos parlamentarios que interpelaron al ministro de Gobernación Reyes aunque en el pleno los corruptos hayan protegido al ministro. 

Rodríguez justificó la falta de vigilancia en el Congreso culpando al Procurador de los Derechos Humanos. Había medio centenar de antimotines dentro del Congreso pero no hicieron nada. La acción vandálica denota mano de infiltrados.

Situaciones similares llevaron a destituciones en otros países. En Ecuador, el Congreso destituyó a la ministra de Gobernación María Paula Romo por el uso de bombas lacrimógenas contra las manifestaciones del año pasado. En Perú, el nuevo presidente Francisco Sagasti lo primero que hizo fue destituir a los jefes policiales, incluso un general que está preso por brutalidad policial contra manifestantes. En Guatemala, en cambio, el Pacto de Corruptos acusaba entonces de castro-chavismo a los organizadores de las manifestaciones en Ecuador, Perú, Colombia y Chile. Pinochet parece tener ya solo seguidores en Guatemala.

Giammattei no se atrevió a vetar el Presupuesto. Allan Rodríguez por su parte anunció ante la presión popular que el Presupuesto se archivaría. Defendió el poco transparente proceso acusando de mentirosos a los que hicieron objeciones al irregular Presupuesto. Después arremetió contra la sociedad civil y la culpó de terrorismo e intento de golpe de Estado, en el viejo estilo del general Ydígoras. No mencionó la brutalidad policial pero enfatizó el incendio provocado en el Congreso. En el plan estaba la quema del pabellón nacional para indignar a la ciudadanía. La ciudadanía está indignada en cambio con el Pacto de Corruptos. Les salió el tiro por la culata. Se vieron miles de banderas en la Plaza. Y a la Policía tirándoles bombas lacrimógenas.

El pueblo asistió a la Plaza. Los servicios de inteligencia de Reyes hicieron diagnóstico equivocado que se tenía que apegar al plan del Pacto de Corruptos, wishing things. Allan Rodríguez y Giammattei siguieron sin embargo con el guion contrainsurgente preparado por Reyes. Hoy se comprende más por qué el anterior ministro de Gobernación, Oliverio García Rodas, renunciaría al cargo. García Rodas es un exdiputado apegado a derecho y un formalista que nunca se comprometería con maniobras ilegales. 

El Pacto de Corruptos contaba con que llegaría poca gente a la Plaza. Lo demás lo arreglaría el ministro Reyes y el director de la Policía, los infiltrados quemarían un cuarto en el Congreso y Giammattei apelaría a su aliado Almagro en la OEA. Almagro contestó de inmediato enviando a Fluvio Pompeo que durante el gobierno de Macri estuvo involucrado en la oscura y fallida compra de aviones por parte de Jimmy Morales. Habrá que demandar en nombre de la ética que Pompeo impulse una investigación de los sucesos violentos contra los manifestantes. La crisis no comenzó la semana pasada. Tiene raíces de Estado históricamente cooptado por la corrupción. Hace falta la CICIG expulsada por el Pacto de Corruptos.

La Corte Suprema de Justicia es instrumento del Pacto de Corruptos contra la Corte de Constitucionalidad. El Procurador de Derechos Humanos está en la mira. También la CSJ protege jueces señalados por la CICIG como el señor Moto mientras pide antejuicio a otros como Pablo Xitumul, amparado antes por la Corte de Constitucionalidad. No le perdonan la condena de exmilitares por crímenes de lesa humanidad.

La indignación nacional es muy grande. Son ante todo los jóvenes los protagonistas. Los estudiantes guatemaltecos, sean sancarlistas o landivarianos. En sus testimonios dicen cosas similares a las que sostenía Oscar Arturo Pérez en tiempo del corrupto presidente Ydígoras:

“Recuerdo nuestra honestidad y entrega total a la lucha por construir una nación justa para todos los guatemaltecos: ladinos, indígenas, negros, blancos, de pocos o muchos recursos económicos y sin distinguir creencia religiosa”. 

Ydígoras en los sesenta con sus maniobras ilegales para enfrentar la protesta social llevó al país a la inestabilidad política y la polarización hizo estallar el conflicto armado interno. ¿A dónde nos llevará su colega del 2020, Giammattei? ¿Mantendrá al ministro Reyes? ¿Y al Centro de Gobierno de su íntimo amiguito? 

Giammattei no muestra capacidad para el cargo. La gente se siente traicionada tras el embate de dos huracanes. Con la pandemia el personal médico ya protestaba. No ha sabido afrontar ni el COVID-19 ni las catástrofes naturales y da impresión de ser él mismo una catástrofe (¿natural?). La gente pregunta: ¿Dónde está el dinero? ¿Serán Ydígoras y Giammattei almas gemelas?

Y Allan Rodríguez: ¿Logrará sepultar a la Corte de Constitucionalidad y sacar al PDH? ¿Entenderán Almagro y Pompeo todo esto?

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Carlos Rodas
El verdadero desarrollo

Siendo el hombre el protagonista del desarrollo del mundo y  las sociedades, el verdadero desarrollo es sobre la plataforma base, que es espiritual.

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Más de dos mil migrantes han sido retornados a Honduras según IGM

Los migrantes desde el 15 de enero buscaban cruzar el país rumbo a EE.UU.

noticia César Soler Colaborador/ elPeriódico
Migrantes continúan llegando a Petén

La caravana migrante de hondureños fue dispersada el lunes para evitar que lleguen a EE.UU.



Más en esta sección

“Borat, siguiente película documental” gana el Globo de Oro a la mejor comedia y Sacha Baron al mejor actor de comedia

otras-noticias

Chloe Zhao gana el Globo de Oro como mejor directora por “Nomadland”

otras-noticias

Arjona anuncia concierto “Hecho a la Antigua”

otras-noticias

Publicidad