[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Siang y la efeméride patria


foto-articulo-Domingo

“Mi profesión es la Historia, mi devoción la Literatura, mi amor la Educación”.
— Siang Aguado de Seidner

La temprana partida de Siang Aguado de Seidner, trae la nostalgia por el educador y formador don Salvador Aguado Andreut, maestro (en su genuino sentido filosófico y también cristiano) de quien tuve la fortuna de recibir enseñanza, como también los otros compañeros que disfrutamos de sus lecciones animadas y elegantes, profundas por un lado, y divertidas por su finísimo sentido del humor. El Instituto Modelo, el colegio más liberal que se conocía, cuyos alumnos pertenecían a familias medio acomodadas pero no ricas y en el que enseñaban maestros eminentes procedentes del exilio republicano español, intelectuales de nivel superior como el psicólogo Amador Pereira y el matemático Antonio Osuna, y también otros emigrados hondureños rotundos enemigos de la dictadura cariísta. Tuvo profesores de nivel universitario, sin duda insignes, de la talla intelectual de José Mata Gavidia, Guido Barrientos, Milton Zepeda, Sergio Álvarez. Colegio prestigioso fundado por el abogado y notario e ingeniero civil don Miguel Asturias Quiñónez, también rector de la Usac. 

Graduado, quien esto recuerda, de maestro de educación primaria, carrera a la que optaba por pragmatismo, ya que, cumplida la mayoría de edad necesitaría recursos mayores para cursar una carrera universitaria, vuelve a encontrar al doctor Aguado como catedrático en la facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales. Él, siempre puntual, elegante y elocuente, comentaba, por algunas veces horrorizado, acerca de la gramática de algunas resoluciones judiciales, en las que casi no se advertía quién saldría condenado, si el acusado o el ofendido. Sumé, entonces, un año más de recibir la generosidad de su cátedra.

Pasa el tiempo y la suerte que no me ha faltado, me permitió contar con la eminente asesoría del doctor Aguado en el Consejo Técnico del ministerio de Educación. Los dictámenes durante ese cuadrienio lucían impecables, acotados por su discreto análisis. No se trataba solamente de examinar expedientes y emitir opinión o juicio, ya que su identidad con su país adoptivo le inspiraba exaltar sus símbolos. De ahí que tomó la iniciativa de traducir el precioso librito El Quetzal de Carlos Samayoa Chinchilla al inglés y al francés y encargar versiones en mam, q’eqchi’ y kaqchikel. Completando esa dignidad, agregó las mejores poesías inspiradas en el ave indiana. Además hizo gestiones ante Geographic Magazine para que permitieran ilustrar con la primera fotografía que se conocía de esa ave en vuelo. Editamos varios miles del pequeño libro para valorizar un símbolo nacional. 

En ese entorno familiar del doctor Aguado surgen grandes valores de excelencia cultural y de identidad con la nueva patria, tan genuinos como con la precedente. Así también los que tenemos la fortuna de vivir en nuestra tierra, sin necesidad de escape por la miseria o el terror, debemos reconocer a aquella familia que adoptó la nuestra para dignificarla. 

En estos días de meditaciones acerca de la sociedad y de la vida, las mentes sanas, despojadas de sus parcialidades y sus extremismos y más inquietas en la salvación que, como predicaba Cristo, correspondía a los justos y, por decirlo también, a los arrepentidos, encuentro un folleto, con fina dedicatoria, de Siang Aguado de Seidner, cuyo título es más que oportuno y su análisis en absoluto necesario: Reflexiones de cómo una generación entiende e interpreta su circunstancia histórica y sobre la auténtica y genuina independencia de Guatemala (Academia de Geografía e Historia de Guatemala, 1988).

El tema del bicentenario de la declaración o acta del 15 de septiembre de 1821, señala un emblemático curso de dos siglos, que tanto el gobierno y los entes representativos y académicos indudablemente han de celebrar, como también los colectivos sociales y los individuos compartirán con las mismas expresiones de júbilo a las que convocó Dolores Bedoya de Molina. Esta es la parte de identificación y expansión de júbilo, sin descartar el crítico, pues aún, con pobreza y otras taras, tenemos el recurso al desahogo. 

La universidad del Istmo me ha honrado al invitarme a participar en un grupo que prepara eventos conmemorativos de la singular fecha, la cual es significativa para reproducir el ambiente social, cultural, económico, político, internacional y de otros rubros que caracterizaron esa efeméride y sus personajes y lugares epónimos y los sucesos ocurridos en otros pagos cercanos a nuestra historia. Reencontrado el ensayo de Siang, cuyo título invita a las reflexiones, nada mejor que aportarlo como elemento de análisis respetuoso y agradecido a aquella niña que, a sus cinco años, arribó como una promesa de entusiasmo, dignidad y honra de su patria definitiva. (q. e. p. d.).

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Tres finalistas para el premio a Jugador Más Valioso de la NBA

El Jugador Más Valioso de la NBA de la pasada temporada, el griego Giannis Antetokounmpo, fue elegido este sábado junto a LeBron James (Los Angeles Lakers) y James Herden (Houston Rockets) finalistas para el premio de este año.

 

noticia Edgar Balsells
Dinero Libre

“Cada nueva era de la economía confronta nuevos desafíos”. ‘The Economist, Free Money’

noticia Redacción / elPeriódico
Más de 700 guatemaltecos varados en el extranjero han regresado al país


Más en esta sección

Ejecutivo quiere terminar el año haciendo compras por excepción

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

La del monodelespacio

otras-noticias

Publicidad