[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

El ocaso del imperio


foto-articulo-Domingo

La confirmación mayor, de las grises elecciones estadounidenses, es la ruptura –desde adentro– de la gran nación que, al margen de las rancias alusiones ideológicas, es –indudablemente– el imperio, hasta hace pocos años hegemónico que se consolidó en 1989, con la caída del Muro de Berlín y mostró su vulnerabilidad, a partir del terrible atentado contra las Torres Gemelas, en 2001; hecho repudiable que coincidía, con el despegue –en vertical– de la República Popular de China… una mezcla rara de potencia industrial, bajo un muy opaco y denso, régimen totalitario. 

El contrapeso más grande para EE. UU., la nación de ícono de la libertad y democracia surgía desde una dictadura y China no estaba sola, sino afianzaba sus lazos de “amistad” o sociedad, con otra nación que también renació de la división y confusión… Rusia, con su fiero líder –Putin– a quien pocos ¿O ninguno? ha tenido el atrevimiento de confrontar; ello, pese a que representa –también– una dictadura, con afligido disfraz democrático. Todo este escenario, planteaba una nueva forma de capitalismo, o una renovada envoltura para el socialismo. Lo cierto es que las cosas, como iban, para occidente, no era posible que continuaran inalterables. Ello principalmente porque occidente estaba endeudado hasta las orejas.

Estados Unidos de América, erró fatalmente, cuando se olvidó que una de las bases de la libertad, es la autonomía económica y esta se diluye, el endeudamiento obsceno e inagotable, rumbo que tomó el país más poderoso del mundo, apoyándose en la ventaja de poder imprimir billetes de forma ilimitada, porque su moneda, poseía –igualmente– la hegemonía mundial que, el Euro, por ejemplo, nunca estuvo ni ligeramente cerca de disputar, menos aún el Yuan. Mientras EE. UU. imprimió billetes y colocó deuda sin parar, sus astutos rivales crecieron y acumularon grandes reservas en oro. En la última década, tanto Rusia como China, se destacan, como compradoras masivas del valioso metal. La guerra se trasladó al plano económico y por lo visto –este año– también biológico. 

La unipolaridad mundial, protagonizada por EE. UU., se fue debilitando, poco a poco y los dos gobiernos de Obama fijaron un rumbo distinto para el gigante del norte; este fue virando a la izquierda de forma paulatina y su presidente, lo que no ocurría desde Kennedy –quien fue muy distinto a Obama– fue bien recibido, casi por el mundo entero e incluso obtuvo un –inexplicable– “Nobel de la paz”; también fue aclamado por Latinoamérica, aunque se constituyó en el mayor “deportador” de indocumentados, todo lo cual hizo, con una infaltable sonrisa diplomática; su discurso fue políticamente correcto, aunque sus acciones fuesen 

antagónicas a este. Obama sabía que el imperio estaba en crisis y no podía continuar solo, así que fue complaciente con el relativismo y el doblez, lo cual gusta más que nada en estos años. En su camino fortaleció –por omisión– dictaduras terribles como la venezolana y la nicaragüense, haciéndonos recordar –necesariamente– al también “sonriente” Jimmy Carter. 

Trump surgió como el líder capaz de devolver la autoestima a los alicaídos estadounidenses, defensores de la propiedad privada, la empresarialidad y la grandeza americana. Exaltó el nacionalismo, ofreció una nación nuevamente poderosa y respetable; indudablemente aportó luces en ese sentido, negarlo es absurdo. Tuvo un discurso enérgico contra China e intentó “corregir” el desbalance del comercio exterior de su país; en el camino, machucó muchos callos y se ganó la animadversión de los más visibles actores de la Unión Europea y hasta de su vecino Canadá. Intentó vindicar la fe que había sido desplazada y fue todo lo políticamente incorrecto que se puede ser, lo cual en estos tiempos resulta “intolerable”, especialmente para quienes exigen tolerancia. Pudo haber sido mucho menos altanero y sin duda habría logrado más. 

Aunque la historia registre a Trump –a mi juicio de forma tendenciosa– como el “gran divisor del pueblo estadounidense”, la verdad es que esta fractura imperial, viene de muchos años atrás y lo que empezó como una fisura, se ha ido agrandando, evocando la cita de Marcos 3:24 “Si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer”. Fueron los políticos codiciosos y quienes luchan por el poder global consolidado y “reinicio” del orden mundial, quienes se encargaron de exportar el conflicto interno, entre demócratas y republicanos, a todos los países que nunca dejaron de ser “alineados”, aun y cuando la Guerra Fría se había extinto. 

Guatemala entre otros países menesterosos e infaltablemente tomadores de decisiones foráneas y ante la incapacidad de autodeterminarse… esclavos voluntarios, sufren desde hace años, los injustos daños de la división interna del imperio; de su gobierno manan directrices 

antagónicas y nos convertimos en campo de batalla ideológico que, no solo acaba con vidas, sino mata almas y hace que nos dividamos y hasta odiemos ¡Terrible! Ello ha quedado reflejado, en el fracaso y corrupción de las cortes, en los procesos electorales y en la gestión pública local que ha ido de mala a vergonzosa. 

El mundo en caída libre, desde el punto de vista moral. Cada vez se reconoce menos la virtud como valiosa y el oportunismo, envuelto de “bello” engaño, resulta ser lo preferido, por las masas. No se demandan a competentes y aguerridos, para la cosa pública, sino a payasos manejables y que suscriban –sin chistar– las directrices diseñadas por los poderes fácticos, en contienda perenne. Estos poderes, son justamente los interesados en demostrar que ni el emprendimiento, ni la honradez, ni el trabajo tesonero son importantes y proponen aberraciones como que, “el Estado puede mantener a todos en sus casas sin trabajar” … de pronto nos encontramos en un mundo que erige al Estado como deidad, mientras repudia los valores eternos y la existencia de Dios. 

La unidad mundial grotesca que será recibida con júbilo y donde la razón no cabe, porque debemos obedecer lo que promulgan las redes sociales controladoras, tendenciosas y censuradoras, nos llevará extrañamente a un gobierno mundial, en donde EE. UU. será parte importante, pero ya no determinante; una religión global que logre amalgamar lo que todos creen, es decir, con base relativista extrema, y una moneda única que empobrecerá a todos, porque las pérdidas y desmanes procreados por los gobiernos, durante décadas, se democratizarán. El pensamiento crítico será visto como antisistema y perseguido con ferocidad, mientras todos los que no quieran tener problemas, deberán suscribir, como válidas y exactas, las falacias promulgadas por una dictadura férrea, aunque ocupándose –a cualquier costo– por los rezagos sociales legendarios del mundo pobre, mientras encarcelan y persiguen a los otrora “empleadillos” de quinta categoría que fueron presidentes, ministros y auditores, de las “democracias” ridículas y miserables que dejarán de existir. 

Lo que viene es aciago e inesperado. Asistimos al triste funeral del imperio, referente de sueño, lucha, progreso y libertad. Este no va más; el asunto ya está platicado, en las altas esferas que lo manejan todo –especialmente la tecnología e información– sin tomar opinión de ninguno de nosotros. Toca seguir viviendo, trabajar para lograrlo y proteger a los nuestros lo mejor posible, frente al embate inclemente de la decadencia. ¡Piénselo!

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
La primera Caravana de Migrantes del 2021 podría ingresar la próxima semana

Ciudadanos de Honduras, El Salvador y Nicaragua deben presentar una prueba negativa de COVID-19 para ingresar a Guatemala. 

noticia AFP
Hallan en Francia una sepultura “excepcional” de un niño de hace 2 mil años

Esto “refleja un cierto estatus social, una familia ciertamente muy rica”, añadió.

noticia Sputnik
Cojín inteligente registra las ausencias en el sitio de trabajo


Más en esta sección

Una juramentación de urgencia y de noche

otras-noticias

Hermano de diputada e implicado en caso Los Huistas es hospitalizado

otras-noticias

Denuncias de vecinos de Joyabaj llevan cinco años sin respuestas

otras-noticias

Publicidad