[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

El Bosque del Hiezo


foto-articulo-Domingo

Allí está siempre él, alucinado, se deleita con el grito de los goles; hoy extasiado porque su equipo favorito está en la cima, toma cerveza y come caracoles. Vive en un bosque, pero el lugar no es suyo, se siente ufano por ser parte de este, aunque le sobra el miedo, la ignorancia, la fatuidad y el reiterado ayuno. 

Dentro de aquel raro bosque tan espeso, encuentra todo: sus amistades, sus gustos, sus anhelos, la gratitud porque le permiten respirar sus ansiedades, sueños y desvelos. Como único techo en noches frías, tiempo de tempestad o en la sequía, tiene las ramas endebles de follaje, agonizante, amarillo y ralo, pues ha sido devastado, en vida… por un funesto e inclemente “matapalo”. 

Si uno pudiera elevarse, sobre el bosque… lo suficiente para no ver su raleza, vería el panorama bello y demencial que, en evidente contemplación pasmosa, otrora se nombró “Quauhtlemallan”. Viendo con atención y sin carreras, uno puede notar diversos árboles: un pinabete, un pino y un ciprés, un bello cedro y espigadas caobas. Hay naranjales, limonares, y hay hormigos, robustas ceibas que todo lo decoran. Matilisguates y hermosas jacarandas, en fin “la gloria” en Caja de Pandora. 

Ninguno de los seres de aquella densa jungla tiene una casa… viven bajo árboles. La diferencia que siempre ha de existir está en el árbol que sirve de cobijo, es su morada y deja subsistir. Algunos viven a la sombra de un olmo, otros en cambio, bajo el verdor azul del eucalipto; gente de ficus, gente de araucaria, de casuarina o triste chirivisco. No manda allí, ni un león, ni un mono araña; rige en cambio un animal siniestro que parece salido del averno y se ha multiplicado, ocupando –todas– las sillas del gobierno. Es una especie rara, fruto de la involución de los chapines que resultó de repugnante mezcla de importadas hienas, con apestosos y feos zopes ruines; de este horrible menjurje surge el “Hiezo” que tienen alas y ocupa las alturas, gobernando a placer, porque son muchos y someten entren engaños y torturas. 

Las otras aves han desaparecido, solo “Hiezos” dominan desde arriba, hacen ruidos grotescos y espantosos, promulgando sin parar sus desatinos; timando siempre, sometiendo al iluso y alimentándose con quesos y con vinos. También con carne de los mejores cortes, con finos patés, y ricas avellanas, al fin sus gustos, se los pagan todos… los que viven debajo de las ramas. Y como consecuencia natural de hartarse tanto –podrán imaginar– también “descomen” y aquellas deyecciones asquerosas, caen en las cabezas de sus peones. 

Los peones son los otros animales. Sapos lechosos, marranos arribistas, muchos venados, caballos deportistas, mansas ovejas y cabras trapecistas. Tenaces mapaches, fieros gatos de monte, laboriosas hormigas, inteligentes búhos, variados tacuacines y conejos, perros fieles que sirven a los zorros, serpientes varias, tejones y zorrillos… pumas, jaguares que tienen en común no tener uñas y sin ningún colmillo. En fin, se ven todos los animales: grandes pequeños, huesudos, musculosos, también los hay curiosos y babosos, mariposones y ratones labiosos. Las alimañas se han empoderado, pero sobre ellas reina una sola especie… son los funestos “Hiezos”, la gran hueste que por fin ha sometido a los pendejos. 

Ya no importa la dimensión de ningún árbol, fina madera o impresionante copa, nadie está a salvo, porque reina el protervo, a los que inconscientes exaltaron, hicieron odas, mantuvieron y criaron. Trabajan todos para sostener aquella especie, tan repulsiva, tan fea y tan creciente que de pronto se convirtió en la gran pudiente, así como implacable e indecente.

Siendo los “Hiezos” una especie sin par, tan abundante y tan degenerada, han depredado el antes bello bosque, apesta a ellos todo… no es por nada. Los animales que los empoderaron, haciendo posible su sórdido reinado, hoy se relamen sus heridas, quietos, reniegan mucho y están atormentados. Mañana saldrán a trabajar porque no hay de otra, es condena y pena capital, recibirán del “Hiezo” –como siempre– su matutina y letal ducha fecal ¡Piénselo!

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Plan busca formar en agricultura a estudiantes en Costa Rica

El plan de trabajo consta de 36 meses en los que se probará un modelo educativo para la enseñanza y el aprendizaje de las ciencias naturales y ambientales con el fin de abordar las necesidades de la realidad rural.

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
PNC desmantela un posible narcolaboratorio en Izabal

Localizaron 2 mil 150 arbustos de coca.

noticia AFP
El confinamiento total amenaza a Europa


Más en esta sección

Los 82 diputados que apoyaron la juramentación de Mynor Moto

otras-noticias

¿Qué diputados votaron a favor de la juramentación de Mynor Moto?

otras-noticias

CANG publica convocatoria para elección de magistrados de la CC

otras-noticias

Publicidad